El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 9 de octubre de 2011

SAQUEADORES DEL ESTADO.

Ya conocimos el escándalo de los indigentes propietarios de varios taxis. Las universidades estatales pidiendo aportes basales, que son dineros por los cuales no se rinde cuentas. Ni hablar de la sobrepoblación de funcionarios públicos para pagar favores políticos. Que decir del Transantiago. Ahora salió a la luz pública algo que todos sabíamos desde siempre, los falsos exonerados políticos. Sumemos las becas Valech, otro “arreglin”. Los que quedaron traumatizados por la PLR que les puso un “milico”, y ahora cobran pensión vitalicia. Suma y sigue. Así podríamos seguir hasta que se nos acabe la tinta.
Y los políticos de izquierda quieren mas estado. Y la gente ingenua y también la oportunista, quiere mas estado. Ahora también los políticos de derecha quieren mas estado. Resulta que últimamente casi todo el mundo quiere mas estado. Pero no hay como administrar este tremendo estado sin que haga agua por todos lados, y sin que cada vivaracho saque su tajada. Entonces, como el estado siempre tiene en que gastar la plata o quien se la robe, nunca les alcanza, y como no les alcanza y hay una jauría de lobos esperando su presa, siempre terminan subiendo los impuestos para que les alcance. El barril sin fondo que es el estado no tiene límite, ni aquí, ni en Europa ni en USA, ni en ninguna parte.
En USA, se han ganado elecciones prometiendo bajar los impuestos, aquí en Chile sería un suicidio político proponerlo. El problema pasa porque la gente cree que solo los “ricos” pagan impuestos. ¿Y que vendría siendo un “rico”?, para los políticos es cualquier persona que no viva de los favores del estado, y para el “pueblo” un rico es cualquiera que no sea pobre.
La verdad, es que en una economía con tantos monopolios y con mercados en que en apariencia no lo son pero funcionan como tales como las farmacias, cualquier alza de impuesto se traduce en un aumento de precios, por lo tanto esas alzas de impuestos las termina pagando el consumidor. Aunque no existieran monopolios, si subir los impuestos fuera la solución, bastaría con subirlos al 80% y porqué no al 100%, y listo, seríamos desarrollados, pero esto no funciona así. Un peso administrado por su propietario, siempre será mejor invertido que un peso administrado por el estado, eso está demostrado empíricamente. Por lo tanto, mientras más impuestos se cobran, mas ineficiente se transforma el gasto de ese dinero, hay menos inversión, menos trabajo, menos crecimiento, y aumenta la pobreza.
Hoy dos ejemplos de laboratorio para probar lo que digo, la misma gente, la misma cultura, la misma religión, la misma ubicación geográfica, todo exactamente igual: Alemania occidental -- Alemania oriental, y Corea del sur – Corea del norte. Los resultados los conocemos todos. ¿Y porque en Chile se insiste en lo mismo?. Seguramente es porque hay muchos lobos esperando su presa.

4 comentarios:

  1. Con referencia al despilfarro estatal de los exonerados, te entrego algunas cifras aparecidas hoy en El Mercurio de Valparaiso: en Chile hay 157.038 individuos aceptados como "exonerados políticos", y de elos eran miembros oficiales de Partidos políticos de izquierda 1.014 comunistas, 694 socialistas, 201 miristas, 60 DC, 51 MAPU y 10 radicales.
    El desembolso que pagamos todos los chilenos trabajadores con nuestros impuestos para beneficio de estos vagos alcanza a $ 133.000 millones, o sea, US$ 24.538.745 anuales.
    El gobierno de Piñera debiera (soñemos) ahorrar recursos estatales suprimienfdo estos beneficios políticos, asi como el PRAIS, los pagos Valech y el financiamiento del Museo de la Memoria.

    ResponderEliminar
  2. ¿Saben que hay muchos frescos que fueron despedidos ANTES de 1973 y los frescos igual cobran???????

    Que decir de los familiares de terroristas....

    ResponderEliminar
  3. Maximo me puedes dar un email de contacto o escribirme al email de mi perfil?

    ResponderEliminar
  4. Cristian. Imagínate si a esos 25 millones de dólares, le sumamos todos los otros beneficios a ex- esto y ex-lo otro. Supongo que serán cientos de millones de dólares anuales, y si agregamos los robos, el exceso de personal y la baja productividad, supongo que llagaríamos a miles de millones de dólares anuales. Todo eso sacado del trabajo de los contribuyentes.

    Heitai. Habiendo plata de por medio (plata ajena, porque la propia la cuidan), me imagino cualquier cosa.
    A ver si mañana te escribo a tu mail.

    ResponderEliminar