El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo. La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


Síganme en twitter: @BLOGDEMAXIMO


viernes, 22 de julio de 2016

EL BLANCO DE LAS CRÍTICAS.

Les voy a contar la razón por la que no servirá de nada despedir a la ministra Javiera Blanco. Si la despiden, nombrarán en su lugar a alguien “de exclusiva confianza de la Presidenta de la República”, y todas las personas de exclusiva confianza de doña Claudia están hasta el cogote con mierda.

Si nombraran a alguien decente (algo que no pasará) no podría aceptar el cargo, y de aceptarlo intentaría hacer su trabajo, y su trabajo partiría por destapar esta olla maloliente. Ergo, no sirve para el trabajo, por eso no lo pueden nombrar en el cargo.

Luego de 26 años casi ininterrumpidos gobernando a su antojo, con solo un paréntesis de 4 años en que el Payaso Sonriente no se mojó el potito denunciando las irregularidades que con toda seguridad encontró, no podemos pedir más que lo que tenemos. Si Caval recibió el crédito un día después de que la Claudia ganó la elección (puta que son eficientes para robar estos weones), imagínense lo que se puede hacer con mas de 20 años a disposición.

De todas formas la ministra, supongo, tiene sus días contados en el cargo. En este momento deben estar negociando los años de servicio, que le pagarán entregándole un trabajito por ahí, tal como al Peñailillo y a todos los que saben demasiado, y la garantía de una futura postulación al parlamento.

Mientras tanto, el segundo piso busca a alguien que aun siendo parte de la jauría, no tenga un portuario demasiado fácil de verificar. Lamentablemente para estos adalides de la autoridad moral, en la era de internet eso es casi imposible.


jueves, 21 de julio de 2016

SENAME Y OTRAS CURIOSIDADES.

La encuesta de ocupación en Santiago de la Universidad de Chile de marzo pasado, mostró un desempleo del 9,4% ¡Escándalo!. A los pocos días, se anunció que se dejaría de financiar dicha encuesta, supongo que por contrarrevolucionaria o algo por el estilo.

En la encuesta de junio, y a pesar de que el panorama económico del país sigue deteriorándose, la misma encuesta nos dice que ¡el desempleo bajó! Hasta el 7,6% ¡Milagro! Tal vez el presupuesto que financia la encuesta será reconsiderado.

O la encuesta anterior estaba mal hecha; o la nueva encuesta está mal hecha; o ambas lo están. Cualquier cosa antes de que el desempleo haya disminuido desde marzo al día de hoy. Lo único más o menos claro es que los telefonazos surtieron efecto.  

Por su parte, el Sename está en entredicho. Según la Unicef, en la contabilidad del “stock” de niños del año 2010, faltan 60 muertos. El Sename se defiende asegurando que están vivos. A mí me gustaría verlos en vivo y en directo, de lo contrario podríamos estar en presencia de niños “detenidos desaparecidos”. Fueron detenidos por un organismo del estado y luego desaparecieron. Todos los funcionarios del Sename pueden ser declarados culpables, ya que todos “estaban ahí”, por lo que “no pudieron más que haber sabido” lo que estaba pasando.

En Chile, sin duda, las instituciones funcionan. Todas tienen un nutrido e imaginativo departamento explicativo que explica las explicaciones necesaria para explicar lo que haya que explicar. En eso son muy buenos.


Ya lo saben cabritos, necesitamos “maz estao”, “maz estao”, “maz estao”. Gendarmería, Sename, Conadi, las universidades estatales, son nuestros orgullos nacionales. Y no solo ellos, tenemos muchos más.

miércoles, 20 de julio de 2016

TAREAS PARA LA CASA.

El último debate importado es el de las tareas para la casa. Se dan varias razones para la propuesta de prohibición, ente ellas, que los alumnos tengan tiempo libre para jugar, ser felices comiendo perdices y compartir con su familia esos ratos inolvidables que quedarán estampados en la memoria. Todo muy romántico.

A los liberales los tratan de convencer de otro modo. Les dicen que así se sacan al Estado de sus casa. El Estado se introduce en su casa a través de las tareas. Como si el Estado no se mete ya lo suficiente en nuestros bolsillos.

La verdad, como siempre, está oculta detrás de buenas palabras, mejores intenciones y papers de “entendidos en la materia” que restriegan sus posgrados en el caracho de doña Juanita. La verdad es que esta idea proviene desde Europa, como no. Francia fue su cuna, como no. Y dice que las tareas para la casa generan desigualdad, una familia con recursos, ganas y algunos libros, podrá ensañarle algo valioso a sus hijos, además de cometer el sacrilegio de rebatir la verdad oficial que se enseña en colegios estatales. En cambio, el niñito que vive en alguna población donde a todo reventar se compra La Cuarta el día domingo, quedaría rezagado.

En mi opinión, el problema es otro. Comenzando por el atentado a la libertad y el sentido común que fue la jornada escolar completa, iniciativa que se vendió como un avance hacia el desarrollo, sin embargo solo sirve como jardín infantil para mujeres que trabajan. Dejan ahí a sus cabros hasta la hora de la corneta, porque no saben qué hacer con ellos. Y obvio, mas encima no les pueden mandar tareas para la casa.

Pienso además, que el colegio es nefasto para el desarrollo de los niños. Es una verdadera cárcel regentada por profesores, en su mayoría comunistas, ignorantes, semi analfabetos, sobrepasados por las normas impuestas por el ministerio de educación y el derecho de los niños, que además ni siquiera saben las materias que imparten. Ni hablar que por su ideología y escaso nivel intelectual (la mayoría estudió pedagogía ante la imposibilidad de estudiar cualquier otra cosa) no entienden cómo funciona el mundo real, por lo que es imposible que preparen a sus alumnos para enfrentarlo.

La educación estatal y la no estatal luego de la famosa reforma, será más un adoctrinamiento para crear “ciudadanos políticamente correctos” que lugares de desarrollo personal.

Hoy, las “materias” están en internet, y la cultura y educación debieran estar en la casa, en el ocio y el tiempo libre. No más tareas, es cierto, aunque tampoco tanto colegio y tanto profesor

Por último, considerando un futuro laboral cada vez más difícil para todos por efecto de la robotización de diversas tareas productivas (ej: agricultura, comercio) y de intermediación por efecto de la tecnología, entre otras labores, no es absurdo pensar en trabajos de medio día para muchas mujeres (u hombres, si cambian las leyes de familia), y así poder sacar a los niños a la una de la tarde de esa esclavitud llamada colegio.