El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 16 de octubre de 2011

TODOS MARCHAN

Los estudiantes y los profesores marchan. Los anarquistas marchan. También marchan los ecologistas. Marchan los homosexuales y lesbianas. Otros que marchan son los defensores de los animales, hasta se meten a las medialunas. Ahora están marchando los católicos. Y para no creerlo, también marchan los zombies. Para que decir los empleados públicos, esos marchan a cada rato.
Y después dicen que el gobierno militar no dejó huella, medio mundo esta marchando como “milicos”, claro que con otros fines y muchos con otras pintas.
Las marchas militares eran mejores, mucho orden, uniformes, una corneta, un tambor y un guaripola. Ahora son mas variadas, y tienen mas implementos, mochilas con piedras, paños para cubrirse el rostro, lienzos, carteles, bombas molotov, tarros para pedir monedas, plumones para rayar muros, pinturas spray para el mismo uso, palos, cadenas, linchacos, y otros artículos de difícil descripción.
Antes se marchaba directo al desarrollo, hoy se marcha directo al hoyo, pero de que marchan, marchan, es cosa de encender el televisor y confirmarlo.
Hay unos cuantos que se fueron a marchar a París, nada de giles. Partieron a  especializarse en nuevos tipos de marchas, tomas, y campamentos en plazas, una variedad aun incipiente por estos lados pero que no tardará en llegar, mas aun cuando viene el verano.
Los que amenazan con marchar, para protestar y para estar de moda, son los cavernícolas de la garra blanca, premunidos de camisetas blancas, palos, cuchillos carniceros, marihuana, y copete que llevarán puesto para contrarrestar el frío de la pre cordillera, marcharan hacia el estadio de la católica el día del partido, para manifestar su indignación por ser discriminados al no venderles entradas; mas encima los dejaron con los crespos hechos ya que se habían conseguido la plata pidiendo en el paseo Ahumada. No dejan de tener razón, si pueden destruir el resto de los estadios y sus alrededores, porqué no también este, después de todo estamos en democracia y todos tienen derecho a ser saqueados. Igualdad ante todo.
El País también marcha, pero no marcha bien, marchamos a los tumbos, de protesta en protesta y de promesa en promesa. Debe ser porque ahora marchan los comunistas y no los militares. Otros que no marchan bien son China, USA, y Europa, casi nada, como para ponerse a temblar.
Los optimistas dicen que marchamos directo al desarrollo. Los pesimistas aseguran que marchamos directo a la debacle. El problema es que dicen que un pesimista es un optimista bien informado.

5 comentarios:

  1. Es verdad, hoy por hoy en este país todos marchan, menos los militares, ya ni desfilar los dejan.
    Estoy contigo que estamos marchando, y marchando directamente al despeñadero por una serie de circunstancias que desgraciamente se han producido al mismo tiempo y que permiten al zurderio actuar a sus anchas, incluso pidiendo ayuda en Europa con la única finalidad de desestabilizar y a la larga provocar la caida de Piñera. Para mi estas circunstancias son: un gobierno timorato que ha entregado la iniciativa a los vándalos, con un presidente que no gobierna y su único interés es esperar los resultados de las encuesta y con unas FF.AA. neutralizadas e infiltradas. Combinaciónn perfecta para el debacle político. Y para peor, al parecer se juntará una debacle económica considerando los signos que se muestran en el mundo.
    En suma, soy un pesimista pesimista, veo un futuro negro, con una Bachelet que se sacará la careta y dejará de ser loba con piel de oveja para ser la loba que siempre ha sido..

    ResponderEliminar
  2. Hunter. Don Hermógenes dice que se está dando la combinación “perfecta”, en que coinciden los 40 años y los 100 años en que aquí queda la escoba. ¿Será para tanto?. En una de esas pasa de esa forma. ¿Alguien tienen al día el pasaporte?. Por si acaso digo yo.

    ResponderEliminar
  3. En la historia los pesimistas han sido los mal informados. No es raro, porque los juicios erróneos se originan en información insuficiente o imprecisa.

    ResponderEliminar
  4. Jagarcia. Puede ser, todo puede ser. Pero yo pienso que ser optimista es, precisamente, pretender que las cosas dejen de ser como son, y pasen a ser como queremos que sean. En todo caso, hoy marchan los optimistas y los pesimistas, todos marchan, y al parecer seguirán marchando, y por mucho tiempo……(y no es que sea pesimista).

    ResponderEliminar
  5. Sr. Jagarcía: Como me declaro pesimista y bien pesimista, entonces, para Ud. estoy mal informado y mis juicios por ende son erróneos. Le agradecería por lo tanto, si no es molestia, que me corrigiera o indicara cuales son mis errores en mis opiniones.

    ResponderEliminar