El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


jueves, 3 de noviembre de 2011

PALABRAS QUE CREAN REALIDADES.

Durante mucho tiempo estuvimos acostumbrados a escuchar que la batalla de las ideas la había ganado la derecha, que la concertación solamente se dedicó a administrar el capitalismo que implementó el gobierno militar. Pero el capitalismo no es mas que el sistema económico de una sociedad que promueve la libertad individual, y hoy en Chile se promueve lo opuesto a esa sociedad.  
La izquierda fue en realidad la que ganó la batalla de las ideas, impuso creencias que hoy son compartidas por una gran parte de la sociedad. Definió conceptos que contenían ideas opuestas al sistema que estaba implementando. Aylwin dijo que su gobierno no mantendría el capitalismo “cruel” ni volvería al socialismo, y definió su sistema económico como “economía de la solidaridad”, como si algo así realmente existiera. Entonces, se utilizó el capitalismo solamente como una forma de generar recursos e impuestos para implementar medidas socialistas. Los “atentados contra los derechos humanos” se entienden hoy como un militar matando a un comunista. Y los derechos, como la obligación de un “rico” hacia un “pobre”. Los impuestos solo pueden aumentar, el estado solo puede crecer, las leyes laborales solo pueden rigidizarse. Los “ricos” son malos y avaros, y los “pobres” son personas desafortunadas explotadas por los “ricos”. En definitiva, se aceptó el capitalismo, la libertad, y a los empresarios como un mal necesario, algo que hoy ya comenzó a ser incluso innecesario. El cambio del “modelo” es el futuro, sea lo que sea lo que ese cambio signifique. No se sabe que hacer de ahora en adelante, pero si está claro lo que hay que destruir, el sistema que se adoptó por conveniente, y que por el solo uso del lenguaje se convirtió en inconveniente y en la causa de todos nuestros males. El capitalismo y la libertad ya hicieron su trabajo, ya se juntó demasiada plata, ahora hay que repartirla para poder gastarla. ¿Y que haremos después de gastarla?, eso ya es una pregunta inconveniente, políticamente incorrecta, no viene al caso analizarla hoy, ahora estamos en otros menesteres, además, la izquierda aun no ha definido el concepto ni la palabra adecuada para nombrar ese futuro. Tiempo al tiempo, no se apuren.
La derecha es la única responsable de que exista este vocabulario creado por la izquierda para crear un nombre y una idea asociada a ese nombre. Dejaron que los medios se repletaran de personas afines a la izquierda, a pesar de ser ellos los propietarios, y como si eso fuera poco, los mismos políticos y lideres de opinión utilizan estos términos acuñados por la izquierda para dirigirse a la gente, a sus electores. La derecha ha sido cómplice de la creación de una verdad oficial, pensaron que habían ganado la batalla de las ideas, pero el tiempo ha demostrado que estaban equivocados.

10 comentarios:

  1. Como bien dijo el poeta irlandes W.B. Yeats, "Los mejores carecen de toda convicción, mientras que los peores están llenos de apasionada intensidad”
    .
    La convicción de Satanás para hacer y propagar el mal, los cristianos la desearían para propagar el bien.
    Triste.

    ResponderEliminar
  2. Creo que fue Napoleón quien aseveró: A oídos de los ignorantes, siempre los argumentos de los vencidos suenan mejor que los de los vencedores.

    ResponderEliminar
  3. Cristian y Renato. Los argumentos de la izquierda no tienen base, pero son fáciles de vender, apelan a deseos básicos, recurren a frases rimbombantes, no pueden apelar a la razón, ya que si se analizan, se comprende que no tienen contenido ni lógica. Por eso sirven para ganar adeptos, pero no para gobernar.

    ResponderEliminar
  4. Maximo:

    Propongo que los que pagamos impuestos, nos indignemos en serio y en lugar de subirnos los impuestos como lo dijeron los empresarios, procedamos a rebajarnos en un 50% los impuestos.
    El SII no podría demandar y embargar a unos 5 millones de chilenos, les sería imposible.
    Estoy indignado, porque con mis impuestos estoy alimentando a politicos corruptos , exonerados, exiliados, retornados y toda una fauna de aprovechadores de las instituciones del Estado.
    ¡Basta de abusos con los que pagamos impuestos!

    Miguel Morasca

    ResponderEliminar
  5. Miguel. Me anoto, ¿donde hay que firmar?. Claro que lo que propones es grave, mira que en Chile puedes incendiar, asaltar, cogotear, amotinarte, secuestrar colegios, pegarle al ministro, en fin, lo que quieras, menos dejar de pagar impuestos. ¿No ves que el estado también es capitalista?.
    Si destruyes un semáforo no pasa nada, pero si no das una boleta te clausuran. ¿Lindo verdad?.

    ResponderEliminar
  6. El Estado es el ente creado por la humanidad más usurpador que se tenga conocimiento, si no pagas los impuestos con dinero que es de tú exclusiva propiedad y fruto de TÚ esfuerzo, pierdes la libertad, si no pagas las malditas Contribuciones pierdes TÚ propiedad...¿QUÉ TAL?

    ResponderEliminar
  7. Renato. Álvaro Bardón siempre decía que los impuestos son una forma de robar, y ponía como ejemplo, qué haría una persona si un asaltante le pone una pistola en el pecho y le pide la billetera. Es lo mismo, si dices que no entregas la billetera te ganas un balazo, y si dices que no pagas los impuestos vas preso (el balazo te lo pegan adentro). O dicho de otra forma, el asaltante te pega un balazo y el estado te pega un “sablazo”.

    ResponderEliminar
  8. Dicho elegantemente, el Estado te roba a nombre de los pobres.

    ResponderEliminar
  9. En resumen, en estos veinte años, ¿Los think tank habrán servido de algo, que no sea enmendar malos proyectos en el parlamento?

    ResponderEliminar
  10. Renato. Exactamente, en nombre de los pobres, por eso no pueden permitir que se acaben los pobres, ¿en nombre de quien seguirían robando?.

    Javier. Han tratado que lo malo sea menos malo, y que el socialismo no se nos venga encima de un “paraguazo”.

    ResponderEliminar