El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


martes, 6 de diciembre de 2011

LA MANO DETRAS DEL TRONO.

Pablo Longueira se ha convertido en un virtual primer ministro del presidente Piñera. Dicta el “relato”, marca la agenda, pone los temas en la prensa. Siempre está donde las papas queman. En mantener los impuestos en 20%, en los intereses de las tarjetas de crédito, en terminar con el impuesto especifico a los combustibles, en las cuotas de la ley de pesca, en la colusión de los pollos, pidiendo la cabeza de los ladrones de La Polar. Longueira la lleva, Longueira corta el queque. Recordemos que nada mas asumir como ministro, la bancada de diputados de la UDI en pleno dijo que “a Longueira no se toca”. Es el líder del partido, de las bases, y de los pobres de derecha. Si Piñera toca a Longueira, se termina la amistad, y se declara la guerra.
Golborne existe porque había unos mineros enterrados. Allamand existe porque se cayó un avión. Y ahora la ministra Schmidt existe porque se aumentó el postnatal. Son producto de casualidades, son flor de un día, en el primer lío que se vean envueltos caerán tal como alguna vez subieron. Pero si Allamand está tan conmocionado con su apoyo en las encuestas, que no quiere abrir la boca si no es para mostrarse acongojado. Y la ministra es tan “galla”, tan “regia ella”, que no me le imagino pidiendo votos en las poblaciones, “que horror, no te creo linda”. Golborne es una incógnita, veremos en que termina su periplo por la política.
Longueira sin embargo sube y sube su aprobación, y baja y baja su rechazo. A puro ñeque, en la pelea corta, en el día a día, es un peleador de fondo, no le hace asco a nada, sabe su negocio, habla de frente, no se esconde, tiene su fuerte en las poblaciones, y le quedan dos años por delante. Se que a mis amigos de este blog no les gusta Longueira, dicen que es populista, y en parte lo es. No le perdonan el salvavidas a Lagos, y yo tampoco. Tampoco digo que sea mi primera opción de candidato. Pero ya les dije una vez y lo reitero, el tiene los votos del pueblo, vivió en las poblaciones, tiene calle, y el resto de los presidenciables por accidente no le llegan ni a los talones. En una campaña casa a casa, puerta a puerta, se los come a todos juntos.
Si la derecha quiere gobernar, si quiere tener un presidente que marque la agenda y que no viva sonriendo y a la defensiva como el payaso del helicóptero sin bencina, Longueira es el hombre. Pablo Longueira va lento pero seguro, la aprobación que tiene se la ganó solito. El dice que se retirará de la política y yo le creo que lo haría, pero si está bien posicionado el 2013 la cosa cambia. Se siente, se siente, Pablo presidente.

12 comentarios:

  1. Si bien mi candidato es don Hermógenes, es cierto que Longueira tiene mucho mas horario de vuelo que el resto del gabinete en su conjunto.
    Lo que no entiendo es que siga en economía, porque cuando quede la tendalada, ahora desde el lado de la economía, el ministro de esa cartera va a convertirse en un vulgar fusible.
    ¿Por que no se lo llevan a interior mejor?
    Realmente no recuerdo haber leido que piensa Longueira respecto de los presos políticos militares, y específicamente de la verguenza y orgía jurídica que es el caso Krasnoff.

    ResponderEliminar
  2. Buen análisis. No me gusta Longueira porque usa el bien común para sacar ventajas personales.

    El ex senador Arancibia dijo varias que Longueira no le avisó a nadie cuando salvó al gobierno de Lagos el año 2002 o 2003. Nadie en la UDI lo ha desmentido. Más que nada, me preocupa que Longueira salvó a Lagos de populista que es. Si hubiese dejado que Lagos cayera por su propio peso, jamás hubiésemos conocido al gobierno de Bachelet.

    Longueira y populista, pero además demagogo. Inventa teorías de la nada para explicar sus posiciones.

    Como dije antes, Longueira es el autor intelectual de la Comisión Valech, sí el mismo Longueira que se escondió detrás de un piquete de Carabineros para insultar a Ted Kennedy cuando vino a Chile.

    Longueira adoptó una retórica socialdemócrata porque sabe que esa tendencia es aceptada por los periodistas, le da lo mismo que el resto sufra las consecuencias de malas políticas; siempre se puede culpar a las crisis externas por la mediocridad interna.

    Lo que más me disgusta y preocupa de Longueira, es que nunca ha trabajado. Nunca. No sabe qué significa producir. Todo se lo debe a los contactos de la familia de su señora.

    ResponderEliminar
  3. Francisco. En economía está “en su salsa”, o sea “resolviendo los problemas de la gente”. Longueira no dice nada de los militares, no se le puede pedir mas tomando en cuenta como están las cosas. De Krassnoff no opinó. Al menos no se “deleita” como los de la derecha “boutique”, que arrasan con los “milicos”.

    ResponderEliminar
  4. Revistajupiter. Se que Longueira es un tema sensible para la derecha. Se nota que a ti no te gusta para nada, yo también tengo mis aprensiones con el, pero, ¿tiene la derecha otro líder popular?, ¿y si lo tiene cual sería, fuera de Lavín que es de la misma cuerda de Longueira?. Y otra cosa, mas allá de tus gustos personales, ¿qué opinas de lo que digo, en cuanto a que el resto de los candidatos son inventos y Longueira es de verdad?.

    ResponderEliminar
  5. Es cieto. Le he dicho varias veces a Golborne que si quiere ser presidente tiene que dejar de decir que es "de clase media" y que creció en Maipú. No basta con eso.

    La lata es que lo que pueden arreglar esta cosa, no quieren ser candidatos o no tienen carisma para serlo.

    ResponderEliminar
  6. No repetiré mi opinión sobre pablito los otros políticos de derecha. Su verso creo que casi es un emblema de mi blog jeje

    En la Alianza ya no saben que planear
    Para cambiarse de bando,
    No le dan las neuronas para pensar
    Que a sus electores están traicionando

    en todo caso, discrepo en dos cosas, no es que no existan más candidatos, es que NO HAY políticos de derecha, así de grave es la cosa, solo oportunistas listos a servirse del plato.

    Y NO recordemos a lavín.. a propósito, ¿recuerdan que el segundo apellido de la rata evasora de impuestos, obstructora de la justicia, violadora del código de ética médica, traficante de influencias, defraudadora del fisco, giradi es LAVÍN????????

    ResponderEliminar
  7. Heitai. Se que “Pablito” te da urticaria. ¿Girardi – Lavín?, con razón hay tanto bacheletista –aliancista. Esto ya no es endogamia, es incesto.

    ResponderEliminar
  8. Shuuuuuuuuuuu, de cual estaí fumando o que tomaste? jajajaja. Prefiero pasar, sólo te diré que no votaría por ese tipo ni aunque me pagaran

    ResponderEliminar
  9. Hunter. Lo que pasa es que los candidatos que nosotros queremos no serán candidatos. Yo, o voto por la UDI, o por la Concertación, pero por la derecha “boutique” de Piñera y el resto de los infiltrados no voto nunca mas. Si no es Longueira y la UDI Popular, no hay mas posibilidades reales.
    Por si te interesa:Tengo un amigo comunista, que conoce a un “goma” de Chávez, que es amigo de un gallo de las FARC, que conoce a un colombiano que maneja un submarino hechizo, que entrega “de la guena” en México, y tiene contactos con el cartel del Golfo, que tiene un distribuidor en Los Ángeles, que me la manda con una “mula” boliviana que entra a Chile con visa de turista. Si te interesa avísame, y capaz que termines votando por Longueira.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja, gracias, no te molestes porque ni volado votaría por Longueira.
    Mira, si ha combatido toda su vida a Piñera, no puedo entender que se haya ido a trabajar a sus órdenes, eso es ser inconsecuente, y yo no paso ni a los inconsecuentes ni a los desleales. Además sabe que el jefe Piñera lo odia cordialmente, qué está haciendo ahí entonces? ambiciones personales digo yo y para eso dalo mismo él o un concertacionista.

    ResponderEliminar
  11. No voto por Longuiera, ni por los mencionados. Falta creer en los principios y tener valentía.

    ResponderEliminar
  12. Hunter. Veo que eres duro de roer.

    Javier. Estoy de acuerdo contigo, pero el 2013 se acerca, y alguien tiene que ganar.

    ResponderEliminar