El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


jueves, 1 de diciembre de 2011

LA TELETON. 27 HORAS DE CAPITALISMO.

La Teletón es el mejor ejemplo de lo que se puede lograr cuando personas de distintas ideas, realidades, situaciones económicas, y que persiguen distintos intereses pueden lograr si se les deja decidir que es lo que les conviene y como quieren conseguirlo. El estado está ausente de esta iniciativa, si no fuera de esta forma, la burocracia, el combate a la iniciativa privada, y las decisiones políticas, habrían arruinado el proyecto, los centros de atención estarían quebrados, pedirían subir los impuestos, el sindicato se habría tomado la fundación, y los pacientes esperarían meses o años para ser atendidos. Todo esto, suponiendo que las encuestas dijeran que estos centros de rehabilitación son necesarios, de otro modo seguramente no existirían.  La Teletón es, en definitiva, un ejemplo perfecto de capitalismo, sin trabas, sin prohibiciones, y sin estado vigilante.
La Teletón no es una obra de caridad, es un negocio, y es tan buen negocio que todos ganan. Don Francisco ha logrado pasar a la historia gracias a esto, refuerza su imagen pública y por ende su negocio particular que es Sábado Gigante. El resto de los artistas y comunicadores depende de su exposición en la Teletón para conseguir figuración y trabajo el resto del año, un éxito en la teletón, puede ser hit del verano y mucho dinero para el que lo logre. Las empresas que participan ganan una recordación positiva de su marca que ninguna publicidad les podría dar. La gente que aporta dinero se siente útil y recibe a cambio 27 horas de show y entretención completamente gratis. Ese dia todos son buenos, todos son nobles, todos son solidarios. Ese día todos ganan. Y esta bien que así sea, para eso trabajan, se esfuerzan, y entregan un buen producto a sus potenciales consumidores.
El dirigente comunista de la Confech, Camilo Ballesteros, anunció que su agrupación estudiantil no participará de la Teletón, la cúpula de la Confech llegó a la siguiente resolución: “La Teletón debería ser un derecho, con financiamiento del Estado”, opinó, agregando que no esta de acuerdo con el sistema de aporte de las empresas, el que le parece “complejo”.
Si hacemos un símil entre la educación y la Teletón, vemos que los dirigentes comunistas solicitan una educación gratuita, de calidad, y estatal. La Teletón es de calidad y gratuita, pero no es estatal. De esto desprendo que lo que les interesa a los comunistas es solamente que todo sea estatal ya que las otras dos premisas se cumplen. ¿Les importará a los niños lisiados si la Teletón es estatal o privada si reciben la atención que buscan?. Claramente no. ¿Sería mejor el servicio de estos centros de rehabilitación si fueran estatales?. Si vemos el ejemplo del resto de la salud pública, la respuesta es una sola: sería peor la atención. Entonces, ¿los comunistas se preocupan por la salud, por la educación, o por la política?. Juzgue usted. Yo ya tengo mi respuesta.

13 comentarios:

  1. La Teletón es una buena iniciativa y es mejor que siga siendo tal como está, antes que pase a manos del estado y la administren los mafiosos de la ANEF, pero sí reconozco que me produce un gran rechazo la manipulación que hace don Francisco para que la gente ignorante done su plata y también me producen rechazo, artistas de 2da que van a "apoyar" a la Teletón para que los contraten para Viña, como Carlos Baute.

    ResponderEliminar
  2. Revistajupiter. Don Francisco siempre ha vivido de lo mismo, las emociones del pueblo. Es su negocio, y la Teletón es parte de ese negocio. Por eso digo, todos gana, todos lucran, aquí no hay caridad, hay conveniencia, hay trabajo, hay dar para recibir. ¿Y no es eso acaso el capitalismo?. Pero en la pasada todos sacan su parte, eso es lo bueno, y eso es lo que los comunistas no soportan.

    ResponderEliminar
  3. Creo que los comunistas no soportan : 1) que la teletón no se financie con impuestos a "los ricos" 2) que las empresas se beneficien vendiendo sus productos.

    Su dogma no les permite ver que si la teletón funcionara como ellos quieren, los ricos se las arreglarían para traspasar el costo a los menos ricos, y estos a la clase media...etc

    ResponderEliminar
  4. Revistajupiter. Si, eso y mas. Les molesta sobretodo que funcione, y que funcione bien, y que la gente la compare con un hospital del estado y note la diferencia. Pasa lo mismo con Pinochet, si este hubiese sido un “milico” pinganilla de mala muerte y hubiera arruinado al país, no tendrían tanto interés en desprestigiarlo. Lo odian porque fue exitoso. Los comunistas odian todo lo que tiene éxito, ya que desnuda sus ideas retrogradas e ineficientes. Si todo fuera estatal, ¿en base a que compararían que es malo?.

    ResponderEliminar
  5. Pero este año parece ser la nueva bandera de lucha de los comunistas el antiteletonismo (?). Se han tomado como algo personal que fracase la Teletón, así como han aprovechado la investigación sobre Juan Fernández en algo personal contra la FACH en su totalidad.
    Definitivamente el zurderío necesita oponerse a algo.

    ResponderEliminar
  6. La izquierda es anti todo lo que no sea el estado. El odio y la envidia los destruye por dentro. Necesitan oponerse a algo, ya que no son capaces de crear.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que me carga la Teletón, esas "27 horas de amor" las encuentro insoportables, esa sensiblería rebuscada para incentivar las donaciones no me gusta. También me carga esas caras de angustia falsa de los animadores cuando expresan que están muy lejos de la meta, cuando está ya todo cocinado, tanto cuento del lobo no les vaya a pasar la cuenta alguna vez.
    Eso no quiere decir que no admire la Teletón como obra, lo que hace en favor de minusválidos es diga de aplauso.
    Lo que me preocupa es hasta cuando el sistema de recaudar fondos podrá mantenerse vigente. El alma de las 27 horas es don Francisco, de hecho aparece en todas las propagandas de los productos que están en la Teletón, pero don Francisco tiene ya más de 70 años y no se ve ni por casualidad el relevo. Ahí pasaría a ser estatal y adios obra Teletón.

    ResponderEliminar
  8. Yo diría que es un buen negocio a causa de que es solidaria.
    Los comunistas llevan años haciendo sus críticas, porque detestan el emprendimiento y todo aquello que dependa de los particulares y no del Estado.
    Pero ya vemos que la Teletón logra superar sus sucesivas metas a pesar de que los comunistas no aportan.

    ResponderEliminar
  9. Hunter. A mi tampoco me gusta el show de la Teletón. No la veo desde que era cabro chico. No es distinta a cualquier programa de farándula o un reality show, pero de otro tema. Pero a lo que yo voy, todo es voluntario, el estado no se mete, todos hacen su negocio, y sobre todo funciona mil veces mejor que si lo hiciera el estado. Capitalismo puro. Y los comunistas lo detestan.
    Don Francisco ya tiene que tener pensado su relevo, el no es un comunicador, es un empresario que se dedica a las comunicaciones.

    Cristian. Yo diría que es buen negocio porque se da a entender a la gente que es solidaria, pero es un negocio. Es como el “movimiento estudiantil”, que convence a la gente con lo gratis, pero en el fondo es solo política. Don Francisco y los comunistas son buenos vendedores de ilusiones, y desde ahí obtienen lo que buscan.

    ResponderEliminar
  10. De todas formas aunque la teletón funciona muy bien, es solo un caso puntual para ayudar a cierto grupo de la sociedad que requiere apoyo, no es que existan más iniciativas así por lo que no me atrevería a decir que el capitalismo espontáneamente se preocupa de los problemas sociales. Lo que si es claro es que la administración privada en general es mucho mejor que la estatal para afrontar cualquier necesidad del país.

    Sobre la CONFECH sin comentarios es demasiado evidente su conducta anti privado y anti empresas

    ResponderEliminar
  11. Concuerdo plenamente con la opinión de Hunter.
    Los fundamentos de mi opinion los puse en mi post de hace 4 años http://www.cuidadoporquienvotas.blogspot.com/2007/12/el-verdadero-milagro-de-la-teleton-hoy.html

    ResponderEliminar
  12. Me llama profundamente la atención, el comportamiento díscolo de nuestra juventud, tomando como referencia lo que sucede con nuestros representantes nacionales del fútbol, principalmente, los cuales actúan, por la trascendencia de su quehacer, como íconos, en especial para la juventud, llama la atención los claros signos de irresponsabilidad, desobediencia, y la carencia de valores primarios y su afán materialista.

    Creo que, y sin temor a equivocarme, que estamos YA frente a los resultados a lo que nos está llevando una educación de neto corte progresista, donde se exacerban el libertinaje, los derechos y los placeres mundanos, en vez de los deberes y el esfuerzo personal.

    ResponderEliminar
  13. Carlos. En USA existen innumerables iniciativas de este tipo y es muy frecuente que existan donaciones para hospitales, universidades y otras instituciones. La deferencia es que en ese país nadie piensa que en cualquier momento aparece un comunista y expropia su donación, y además, las personas que hacen fortuna son reconocidas y respetadas, no como en Chile y Latinoamérica en general, en que la envidia de la gente los hace retraerse para no figurar públicamente.

    Cristian. Leí tu blog, concuerdo en algunas cosas y en otras no mucho. Lo importante de la Teletón, mas allá de sus virtudes y defectos que también tiene, es que se demuestra que los privados hacen mejores cosas que el estado si los dejan tranquilos.

    Renato. Lo que te puedo decir es muy similar a lo que le dije a Carlos. Se nota le gigantesca brecha cultural entre Chile y USA. Allá se resalta la creación, y aquí el desinterés, la envidia, y la destrucción. Como tu dices, es la cultura “progresista”.

    ResponderEliminar