El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


miércoles, 15 de febrero de 2012

EL PARAISO DE LA "GORDI" EN 16.000 SACOS


Cuando el fin del régimen comunista de la ex RDA era inminente, los agentes de la Stasi llevaron a cabo su última misión en defensa del socialismo: destruir los documentos más comprometedores que estaban almacenados en el cuartel central del organismo que dirigió Erich Mielke, el famoso "señor del miedo". El frenético trabajo de destrucción, primero en forma mecánica y, posteriormente, a mano, duró hasta el 15 de enero de 1990.
Ese día, una multitud, armada con rabia acumulada durante 40 años, asaltó el edificio y descubrió 16.000 sacos repletos de documentos destrozados que habían sido elaborados por 90.000 espías a sueldo y un ejército de 170.000 informantes que tenían la misión de vigilar, día y noche, a una población de 16 millones de personas.
El gobierno de la Alemania actual, ordenó, en febrero de 1995, iniciar la reconstrucción manual del contenido de estos 16.000 sacos repletos con restos de documentos secretos,
pero el trabajo artesanal encerraba un dilema, la reconstrucción de los 16.000 sacos tardaría 700 años.
Los artesanos sin embargo, alcanzaron a reconstruir varios documentos, entre ellos aparece uno que resume el contenido de una reunión donde los jerarcas solicitaban autorización a Moscú para invadir Polonia y acabar definitivamente con ese país", "Pensaban igual que los nazis. Por suerte, Moscú no respondió a la petición". También van apareciendo antecedentes de innumerables personas con una vida paralela de informantes del régimen comunista. 
Pero la solución estaba pronta a llegar, el ingeniero Bertram Nickolay tenía 45 años cuando vio en la televisión un reportaje que mostraba el trabajo del grupo de artesanos, que armaban con paciencia infinita trozos de papel en las dependencias de una pequeña oficina oficial en Zirndorf, una localidad cerca de Nürenberg, y pensó en diseñar un software que luego fue bautizado como “ePuzzler”, el que se está utilizando para reconstruir un puzzle gigantesco de más de 600 millones de trocitos de papel, que puede arrojar muchas luces sobre los métodos de trabajo de la famosa Stasi, la policía secreta de la ex RDA, los "pecados" cometidos por el régimen y el nombre de sus agentes infiltrados en las más altas esferas de los países enemigos del paraíso comunista alemán.
El escáner memoriza el tamaño, el color, la letra, el grosor del papel y el contorno de los trocitos. La información es enviada al computador, que se encarga de seleccionar, con la ayuda del programa "ePuzzler", las minúsculas piezas del puzzle, para luego iniciar la reconstrucción. En pocos segundos aparece en un monitor la página en su versión original. La restauración de 400 sacos concluirá en junio próximo.
El ingeniero y sus ayudantes saben que tienen entre sus manos una misión histórica y que ha despertado el interés en otros países europeos que, al igual que la ex RDA, sufrieron el rigor de una dictadura comunista.
El doctor Nickolay también tiene un interés personal en el gran proyecto de su vida. Su gran amigo Jürgen Fuchs, un famoso escritor disidente de la RDA, tenía 48 años cuando falleció, en 1999, víctima de un cáncer a la sangre.
El escritor tenía 25 años cuando fue detenido por primera vez por la Stasi y a lo largo de su cautiverio, según historiadores que han intentado reconstruir el sistema de terror del general Mielke, fue sometido a sesiones de irradiación radiactiva que le habrían gatillado la leucemia.
"Si puedo reconstruir la página que demuestre que Jürgen fue sometido a un baño radiactivo que le causó la muerte, le habré hecho justicia a mi amigo y a todas las víctimas anónimas de ese sistema", dice Bertram Nickolay.




5 comentarios:

  1. Heitai. Transmisión de pensamiento.
    No sabía que esta noticia es antigua, solo la vi hoy en La Tercera. La duda que tengo, es si se dará a conocer todo, o será como los archivos de la CIA, a los que le rayan todo lo que no quieren que se sepa. ¿Aparecerán la “gordi”, Escalona, y el resto de la jauría?.

    Le tengo hasta un dibujo trucado, pero no lo se poner en el blog, parece que un rato mas me enseñarán a hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. La izquierda obviamente no desea que se conozca esa parte. De hecho, la esposa de Honecker no se arrepiente de nada, y aún cree que el comunismo es vigente.

    Hace tiempo estuvieron de moda el Archivo Mitrokhin en el que se afirmaba que Allende era agente de la KBG.

    Según el escritor Jorge Edwards varias chilenos trabajaron en la Stasi.

    Falta por revelar los documentos de DGI cubana.

    Aquí alegan de que la DINA había ocupado gas mostaza, y allá usaban radiación.

    A Heitai le conté una historia tenebrosa y macabra que hizo la Stasi a una mujer. Reemplazo por otra que fue secretaria de un canciller alemán y la auténtica le hacía creer por drogar que ella no era Juanita Pérez mas era Juanita Pérez.

    ResponderEliminar
  3. Javier. La izquierda ha tratado siempre, y sobre todo desde la caída del comunismo en Europa, de ir borrando las huellas de sus actos criminales, desde la propaganda, hasta reescribir la historia como en Chile. Yo dudo que si aparece algún documento que comprometa a la “gordi” o a otro chileno involucrado se de a conocer.

    ResponderEliminar
  4. Los saqueos y desmanes del 27 F han sido borrados. Nadie los recuerda, ni los políticos ni los medios. Para qué decir la Justicia. La culpa de quien no sacó a los militares a la calle en el primero momento por una tranca, está a la vista. Pero todos son ciegos. ¿Servirá el software ese para aclarar memorias?

    ResponderEliminar