El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


martes, 6 de marzo de 2012

REHENES.

El Mercurio informa que: Los 23.000 escolares de Aysén son los únicos que no están en clases, por las tomas, porque no hay calefacción, y porque no hay con que hacer el almuerzo en los colegios. En la zona ya no hay alimentos, no hay azúcar, harina, leche, carne, frutas, verduras, ya no queda nada. Solo hay medicamentos en el hospital de Coyhaique, pero no en las zonas mas apartadas. Villa O’higgins está virtualmente aislada por la falta de combustible. En el mercado negro, una cajetilla de cigarrillos cuesta $4.000. El litro de petróleo $2.000. El metro cúbico de leña asubió de $18.000 a $25.000. Al parecer, la protesta ha hecho más pobres a los habitantes de la región, y ni hablar del desastre turístico, y la más que segura baja en la demanda para la próxima temporada. ¿Y que hace el gobierno para ayudar a los que no están de acuerdo con las tomas, pero que no pueden hablar por miedo?. Nada. Como ellos no reclaman, no incendian, y no amenazan, en la práctica no existen, no importan, y no los hacen bajar en las encuestas. Chile es hoy, un País de rehenes. Los alumnos que quieren estudiar, de los que no estudian. Los que quieren trabajar, de los que no lo quieren hacer. Los que solo piden orden para salir adelante, de los que quieren vivir de lo gratis. Los no comunistas, de los comunistas. Los que no tienen acceso a la prensa, de los que si lo tienen. Los que creen en el estado de derecho, de los que no creen en el. Los que sabemos que en Chile de está llevando a cabo una revolución comunista, de los que no lo saben o no les importa. Esto nos pasó por votar por el mal menor, que se transformó en el mal mayor, y tal vez en la puerta por donde la extrema izquierda entre a La Moneda. Tenemos un gobierno sin convicciones, sin personalidad, cuya estrategia consiste en parecerse a la izquierda para no parecer de derecha, pero eso no se lo cree nadie, y se quedó sin el apoyo que tenía, y sin el que buscaba. Se quedó sin nada, y nosotros, los chilenos del día a día, nos quedamos con un gobierno que solo manda, multa, cobra impuestos, prohíbe, y obliga a la gente de trabajo, a los que nos regimos por el estado de derecho y no por el de izquierdo como los que lo quieren derrocar. Hay prohibiciones para comer, tomar, bailar, fumar, trabajar, emprender, hablar. No se pueden construir las represas de Aysén, ni la central de Barrancones, no quieren el mall de Castro, ni el de Puerto Varas, ni el de Providencia, no se puede hacer el camino por el fundo de Tompkins. Pero se puede incendiar, saquear, asaltar, destruir, tomar, usurpar, paralizar una ciudad o una región. Todo esto lo avalan el estado de izquierdo que nos rige, y el gobierno que solo manda y abusa a los que lo apoyaron pero que ya no lo siguen haciendo. Somos en el fondo, rehenes de Piñera.

7 comentarios:

  1. Una vez más y como siempre ha ocurrido en la historia, en todo aquél lugar en el que el comunismo y sus secuaces se imponen ( a la fuerza, siempre) dejan su estela de molestias, sufrimientos, desabastecimiento, violencia y muerte sobre los ingenuos que toleran que se impongan sobre ellos pasivamente.
    Estos tontitos habitantes de Aysen han tenido una versión breve y 2.0 de la Unidad Popular, en carne propia, para que vayan conociendo lo que no aparece en los actuales textos de estudio de historia de Chile.

    ResponderEliminar
  2. Al parecer, y segun CNN Chile, la nueva doctrina del Gobierno seria dialogar dentro de la Ley y no seguir aceptando el desborde subversivo.

    Debe ser cierto porque no le queda otra.Si le doblan la mano en Aysen es el fin, los "estudiantes" se lo comen en la Alameda.

    Y chao.

    Por lo demas, Aysen es un hueso facil de roer. Cuestion de decirle a los ayseninos "muy bien, hagan lo que quieran, sigan con sus bloqueos, y mueranse de hambre".

    Se retiran las ofertas de combustible subnvencionado...palo a los camioneros....,mantengan los bloqueos...y veamos cuantos dias los ayseninos aguantan a sus autoproclamados representantes.

    Enfin, veamos cuanto tiempo le duran los pantalones al Gobierno.

    ResponderEliminar
  3. Cristian y Andrés. Veo en Emol que los manifestantes despejarán los caminos, seguramente es por la presión de los habitantes de la zona que lo están pasando mal, no creo que lo hagan por convicción. En todo caso, aun puede pasar cualquier cosa.

    ResponderEliminar
  4. En 24horas de TVN los lectores de noticias no paraban de repetir el "gesto" de los asambleístas.

    http://www.24horas.cl/videos.aspx?id=149257

    ResponderEliminar
  5. RJ. Aquí no hubo ningún gesto. Tal como escribí en el blog, y tal como dice Andrés, ya no quedaba comida, por, lo que me imagino, entre ellos habría muchos problemas. No es lo mismo tirar piedras en la Alameda y luego ir a la casa a tomar onces, que estar aislado y sin comida ni combustible.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón, somos un país de rehenes. Todo grupo, organización, entidad de nuestra sociedad es rehén de los violentistas del respecivo grupo, organización o entidad. Lo lamentable es que esos violentistas son una minoría, pero se mueven como si fueran la mayoría. Considerando por ej. el universo estudiantil, los violentistas fueron un grupúsculo, pero paralizó el año lectivo por la desidia y el entreguismo del gobierno.
    Ahora en Aysen los zurdos que asumieron el poder de facto no calcularon que los cómodos, los silencios de siempre empezarían a rebelarse por el desabastecimiento y han tenido que ceder. Aunque yo no confio mucho, la táctica de los rojos siempre ha sido dos pasos adelante, uno atrás, s se amoldan a las circunstacias sin perder su norte eso si. Vamos a ver en que va a terminar toda la situación en esa zona.
    Es verdad, para los "buenos" todo es prohibición, sanciones, pero los violentistas tienen "chipe libre" para destruir, incendiar, saquear todo lo que se le ocurra. Claro, los primeros no reclaman, ni se toman las calles como los segundos.
    Yo creo que no somos rehenes de Piñera, ese timorato, vanidoso, pagado de si mismo, por el terror que le tiene, es rehén del PC y por lo tanto todos somos rehenes de ese grupúsculo que en fondo maneja el país

    ResponderEliminar
  7. Hunter. Tienes razón, Piñera es rehén de los comunistas –otro rehén más-. Yo tampoco creo que esto sea el fin de las protestas en Aysén, aun queda mucho camino por recorrer, pienso que solo cedieron ante la escasez de comida y combustible, pero volverán a la carga, de eso no tengo dudas, y cualquier cosa que les den ahora, no servirá de nada, en poco tiempo pedirán mas y mas.

    ResponderEliminar