El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 8 de abril de 2012

PROHIBIDO ESTUDIAR.

Una asociación francesa, la Federación de Consejos de Padres de Alumnos (FCPE), ha protestado por una práctica que consideran poco útil y germen de desigualdades: "Desde hace tiempo denunciamos las tareas que les envían a los alumnos a la casa, cuya utilidad nadie ha probado y que no hacen más que acentuar las desigualdades entre los niños que pueden beneficiarse de ayuda y los que no". Y como para cada locura hay un loco, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) no quiso ser menos, y pretendiendo estar “a tono con los tiempos” comunicó que contemplaba promover una iniciativa similar en España. El objetivo, explica su presidente, es llamar la atención sobre un sistema educativo que no funciona. "Se está enseñando con metodología del siglo XIX a niños del siglo XXI", afirma Jesús María Sánchez, que se queja del excesivo "academicismo y enfoque memorístico" de la educación, en vez de centrarse en potenciar las competencias básicas”. Ante la tremenda confusión en que están metidos estos padres –la metodología de enseñanza vs las tareas para la casa-, y todo esto para prevenir una supuesta desigualdad, me viene a la mente el coro de enajenados que gritaba “fin al lucro” en la Alameda, y que pretendía estatizar la educación para así mejorarla. Como podemos ver, el objetivo último de mucha gente en todo el Mundo, es igualar las cosas, la educación, la salud, lo que sea. Para ellos, la mejor forma de igualar, es prohibir las tareas, para así no dejar que el alumno que estudie mejore sus conocimientos, -¿les suena la palabra prohibir?, está de moda últimamente por estos lados-. Si nadie hace tareas, nadie aprende más que el otro, y así son todos iguales – iguales de ignorantes, pero iguales al fin y al cabo-. Santo remedio. Afortunadamente, así como hay gente que quiere igualar a todos para de esa forma no ver su ignorancia, hay otros que opinan lo contrario, y la asociación española “Confederación Católica de Padres de Alumnos” (Concapa) no comparten esta opinión: "Las tareas que envían para la casa ayudan a crear un hábito de trabajo, de orden y superación, en el que la familia debe implicarse, estimulando el aprendizaje junto con el colegio", argumenta la asociación en un comunicado. Por último, hay profesores españoles que opinan: "las tareas les sirven a los alumnos para reforzar el contenido que se da en el aula y además les crean un sentido de la responsabilidad", explica Sonia Munera, profesora de cuarto de primaria en un colegio público. "Las tareas fomentan la lectura, la capacidad de investigación, no son sólo ejercicios", insiste, y destaca la importancia del apoyo familiar. "El padre no tiene que explicar, tiene que motivar y asegurarse de que el hijo hace su trabajo". Al igual que Munera, Marta Polo, profesora de primaria en otro colegio público opina que "la diferencia entre los que hacen las tareas y los que no es enorme”. “Siembras ahora para recoger después" y cree que el trabajo en casa es "necesario para asimilar todos los contenidos que se imparten en el colegio". Tal vez mis amigos de este blog se pregunten por que cada cierto tiempo escribo sobre temas que están vigentes en algunos Países europeos, bien simple, porque aquí se copian todas las barbaridades que se les ocurren a los socialistas europeos. No me extrañaría que en algún momento, si hay los suficientes gritos, las suficientes barricadas, y alguna encuesta que lo avale, se prohíban las tareas para la casa en Chile. Así nos pareceríamos a los europeos, y de paso seríamos todos iguales, el mayor anhelo de las dos coaliciones políticas socialdemócratas que se reparten el poder en nuestro País. A estar preparados. La nueva ley del payaso sonriente podría ser “Prohibido estudiar”. Nada de raro, si tomamos en cuenta que pronto estará prohibido comer.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay un par de padres que se proclama representante del resto y hace lobby para que los niños no aprendan nada, pero no se les hiera sus sentimientos.

    En mi colegio una vez propusieron comprar computadores (año 1984), y salió un viejo diciendo que eso discriminaba a X,Y, y Z, así que no se hizo nada y seguimos aprendiendo computación en el pizarrón.

    ResponderEliminar
  3. Rj. Con ese criterio estaríamos escribiendo en los muros de una cueva.

    ResponderEliminar
  4. Ya escuché, el año pasado algo semejante que quería uno de esos "expertos shilenos" en la materia... le viene como anillo al dedo a la generación de bestias, padres de los delincuentes actuales.

    ResponderEliminar
  5. Heitai. No sabía que ya habían propuesto algo así en “chilito”. No andaba tan perdido, algunos quieren ser europeos, pero de los rascas, que también hay y bastantes. Que no estudie nadie, así somos tondos tontos, pero iguales de tontos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, estás aberraciones existen y seguirán existiendo. Basta comparar las diferencias entre algunas generaciones en cuanto a las facilidades en su educación, la eliminación de gran cantidad de materias, los exámenes, etc. Pero si salvo un par de tarados, prácticamente todos los que ingresan a la educación básica egresan de cuarto medio y hay alumnos de tercero básico que aun no pueden leer bien. Y toda esa manga quiere ingresar a la universidad aunque el mate no le de ni para la educación básica, pero como no se puede dejar repitiendo, es la orden, ahí están, peleando por llegar a una universidad gratis en la que lógicamente darán la hora, pero no importa, total será gratis y podrán navegar de carrera en carrera.
    Pero si hasta en el gobierno militar se produjo una aberración, al parecer alguien del ministerio de educación tenía un hijo perno y no se encontró nada mejor que eliminar el sistema de notas y dejar dos conceptos: Logrado y No Logrado, con lo cual evidentemente nivelaban a todos pero hacia abajo. Afortunadamente duró menos de un año

    ResponderEliminar
  7. Hunter. En los últimos mas de 20 años, todas las “ingeniosas” ideas que se han aplicado en la educación persiguen lo mismo, la igualdad. Hay una obsesión por la igualdad. Que todos pasen de curso, que todos entren a la universidad, etc. Y de la calidad nadie se preocupa, solo se habla de ella, y se reclama al viento. Claro, si se preocupan de la calidad, se termina la dichosa igualdad. Las dos cosas no se pueden tener.

    ResponderEliminar
  8. Con este comentario me vino a la mente la ENU, (escuela nacional unificada) proyecto educacional emblemático de Salvador Allende. Es posible que con esto de la educación gratis para todos algún retrogrado quisiera reflotar la idea fracasada en 1973 para seguir luchando por la igualdad y la mediocridad, no sería nada de raro total hoy en chilito se consigue casi cualquier cosa, es cuestión de hacer barricadas, instar al caos generalizado, apedrear carabineros incluso matarlos, quemar buses y vehículos policiales, a la larga algo se consigue, de seguro la Camilita trae nuevas ideas de Cuba para implantarlas acá en pos de la igualdad y seamos todos igualitos. Veo con preocupación el futuro cercano de Chile, con una autoridad que no pone los puntos sobre las ies, es posible que nos desbarranquemos nuevamente.

    ResponderEliminar
  9. Beduino. La ENU pretendía lo mismo que pretende hoy la Camila y sus secuaces. Quieren tener el monopolio de la educación para hacer que todos piensen igual. El lucro es una excusa, la calidad es otra excusa, los aranceles también. Todo es una excusa para plantear las cosas de tal manera que la gente las acepte, y ofrecer algo gratis es la mejor manera de lograr un apoyo incondicional del populacho bárbaro. Una vez en el poder, chao pescao.

    ResponderEliminar