El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 18 de mayo de 2012

GRAN SEÑOR Y RAJADIABLOS.

La Corte de Apelaciones inhabilitó por un mes de sus funciones al alcalde de Ñuñoa Pedro Sabat. El Municipio, se negó sin razón, como hacen todos los Municipios de País, a entregar una patente de expendio de alcohol a una comerciante que la solicitó y cumplió con todos los requisitos para que le fuera otorgada. Esta mujer presentó entonces un recurso de protección en contra del Consejo Municipal por este acto ilegal, abusivo y discriminatorio. En aquella ocasión, la corte determinó que la decisión había sido arbitraria e ilegal y ordenó a las autoridades municipales otorgar la patente, sin embargo, esto no ocurrió, por lo tanto, y ante una nueva demanda de la afectada la Quinta Sala de este Tribunal decidió en forma unánime suspender al Alcalde Sabat de sus funciones, y multarlo con medio sueldo durante los 30 días que dura la sentencia. En el fallo, el tribunal destacó que la decisión fue por "la renuencia inexcusable de lo recurrido a cumplir lo ordenado por esta Corte". La mujer que acusó al alcalde es María Mackarena Seppi Cartes, quien recurrió a la Justicia luego que en la sesión ordinaria N°8 del Concejo Municipal de Ñuñoa, realizada 9 de marzo de 2011, rechazó una solicitud de patente de alcoholes para un local ubicado en avenida Irarrázaval 1966. Ante esto, Sabat señaló que "la Justicia es de seres humanos y se puede equivocar. En este caso creo que está equivocada, no corresponde la sanción que me han dado ya que no es cierto lo que me imputan". Sobre la situación, el edil explicó que "hubo una persona que postuló a una patente de alcoholes para una discoteca de Irarrázaval, por unanimidad del concejo y el alcalde votamos en contra. Volvió a solicitar la patente y se la volvimos a rechazar, luego apeló ante la Corte de Apelaciones y se la entregamos el 24 de abril". Sabat agregó que "voy a tener que tomarme un mes de vacaciones gratis… es una situación que tienen que corregir". Pues bien. Ahora falta que el abusivo, dictatorial, injusto, discriminador, ¿se podrá decir en este caso, prevaricador? Alcalde, se disculpe públicamente e indemnice a la señora Seppi, y le explique a la ley, a los vecinos, a la prensa, y a los chilenos todos, porqué no entregó la patente de alcoholes a quien en derecho le correspondía, a sabiendas de que su actuación no solo lo retrata de cuerpo entero como persona, sino que además el sabía que era ilegal. ¿Y, Sabat?. ¿Por qué no le diste la patente a la señora?. Como yo se que el tipo no dará ninguna respuesta, les voy a contar que los Alcaldes no quieren entregar patentes de alcoholes ni de ninguna otra cosa que a ellos les pueda ocasionar eventualmente un problema. Los políticos, sean Alcaldes, Diputados, Senadores, Presidentes o lo que sea, solo están preocupados de dos cosas, si están en la oposición, llegar al poder, y si están en el poder, mantenerlo a toda costa. Y para esto, no quieren salir en la televisión por nada que no sea una inauguración, una fiesta para comprar votos, o una entrega de un canasto con tallarines, arroz, te, y un tarro de jurel a una vieja en una población. No hay ningún motivo para que en una zona comercial no se autorice una patente de alcoholes o cualquier otra, ya que para eso el plano regulador de la comuna que hace el propio Alcalde autoriza el comercio. El Alcalde y el Consejo Municipal están formados generalmente por un grupito de dictadorzuelos que se obnubilan con el mísero poder que les da la gente para que hagan lo que corresponde por ley y no para que abusen de los demás. Sabat no es el único, son todos iguales. Gente de lo peor, que solo busca votos, y no deja trabajar a los contribuyentes que financian a la Municipalidad para que con esa plata el Alcalde regale tallarines en las poblaciones.

6 comentarios:

  1. Creo que la acción judicial interpuesta por doña Ma. Macarena Seppi resulta un muy buen precedente contra los pequeños dictadores que se instalan en las municipalidades.

    ResponderEliminar
  2. Cristian. Así es. Yo les he contado que soy comerciante, hijo, nieto, sobrino y amigo de comerciantes. Y si yo les contara lo que es una Municipalidad se van de espaldas. Un día de estos les contaré el caso de un amigo mío, que tuvo el mismo problema con la Municipalidad de Estación Central.

    ResponderEliminar
  3. Ese recurso de proteccion ha sido una luz al final del tunel. Yo pensaba que contra el totalitarismo municipal no habia solucion alguna.
    Como señala Maximo, le roban plata a los pequeños comerciantes para regalarles tallarfines a sus votantes, y de paso pasarse el año viajando a expensas de los vecinos.
    Hasta el momento con las Munis y en general con toda la asi llamada Administracion Pca solo cabe humillarse, mover la colita, y si es posible, coimearlos.
    Ellos son los verdaderos dueños de la empresa privada chica, y si uno se rebela termina clausurado.

    ResponderEliminar
  4. Andrés. Espero que este ejemplo lo sigan todos los emprendedores que caen en garras de la burocracia y de políticos que no tienen escrúpulos para arruinar a un comerciante o a un industrial que arriesga su capital y su trabajo. Hay que seguir demandándolos y ojala pedir la remoción de los Alcaldes y Concejales que abusen de los contribuyentes.

    ResponderEliminar
  5. Hay que tener algun abogado capaz, de lo contrario pierdes el juicio y la plata.
    Eso ya me paso.
    Me salve porque acudi ¡ a un politico!...je...je...por la via del Poder Politco amanse al maton burocratico.
    Pero fue un chiripazo.
    Un abogado que entienda Derecho Admnistrativo es una rara avis.
    En el caso de Ñuñoa la solucion fue via recurso de proteccion. Mas facil. Claro que te echas encima a toda la jauria "fiscalizadora" for ever. O quiza no. Es la Loteria de las Pymes.

    ResponderEliminar
  6. Andrés. Lo de la jauría fiscalizadora pienso que será la venganza del dictadorzuelo. Aun no, porque se podría notar, pero la venganza es un plato que se come frío.

    ResponderEliminar