El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 25 de mayo de 2012

TOO BIG TO FAIL.

La Polar ofreció $15.000 como compensación a los repactados unilaterales. Como ya hemos sabido, aquí hay gente a la que se le entregó una tarjeta sin pensar en que pagaría, y estas personas nunca pensaron pagar. Pero también hay clientes regulares de la empresa, los que vaya a saber uno que problema pudieron haber tenido y no pagaron su cuenta a tiempo, y ahí los sinvergüenzas de La Polar literalmente se los “afilaron”. Los malos ratos de estas personas durante años, las perdidas de oportunidades de trabajo, los ingresos a DICOM, y las preocupaciones y malos ratos, no valen $15.000. Tal vez no valen ni 10 veces ese monto. Además, la empresa tiene que devolver todo lo que cobró en forma tramposa, descontar los intereses en exceso, y en resumen, cobrar lo que corresponde, y pagar lo que corresponde. Esto no es merito de la empresa, es solo justicia. Pienso que la oferta de la empresa es una vergüenza, si yo fuera uno de sus clientes estafados no la aceptaría, y creo que lo adecuado es que la empresa pague lo que realmente corresponde o que simplemente quiebre. Se que me dirán que ahí se pierde todo. Si, puede ser, pero hay algo que estuvo de moda a propósito de la crisis sub prime, y que vuelve hoy a la palestra: El Riesgo Moral, que se puede definir como: "cualquier situación donde una persona decide cuánto riesgo tomar mientras que alguien más paga el costo si las cosas salen mal". O el ya famoso “Too big to fail”, que en Español quiere decir “demasiado grande para caer”. A mi me parece que las grandes empresas tiene que tener muy claro que si caen, nadie las salvará, y así no caerán por el miedo a perderlo todo. Es cierto que los ejecutivos de La Polar estafaron principalmente a los accionistas de la empresa, pero así es el capitalismo, los excesos se tienen que pagar, o se fomentan las malas decisiones, los riesgos innecesarios, y los problemas sistémicos en las economías como los que vemos hoy en Europa. Longueira y Peribonio no tienen nada que hacer en esto, están fomentando el vicio, y no dejan que la economía funcione como corresponde. Recuerdo la crisis bancaria en Chile en tiempos de Pinochet, se tomó el toro por las astas, los accionistas de los bancos lo perdieron todo, se resguardó el dinero de los depositantes, y los bancos pasaron nuevamente después de la estatización a manos privadas. Al cabo de un par de años, la economía estaba nuevamente en funcionamiento. Este caso de La Polar se tendría que haber puesto como ejemplo para que nadie mas se tiente a hacer estupideces al creerse "Too big to fail”.

2 comentarios:

  1. Han hecho más daño que la Concertación, y no les importa.

    ResponderEliminar
  2. Están haciendo todo lo que ayer criticaban. Eso se llama populismo. El gobierno solo ve las encuestas, no quieren cesantes por los líos que les podría acarrear. Así llegó Europa a la quiebra.

    ResponderEliminar