El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 29 de junio de 2012

SUELDO MINIMO Y POPULISMO.

Sigue el Show por el sueldo mínimo, un tema que detestan todos los gobiernos al tener que moderar las expectativas, y que aman los políticos ya que les da tribuna para dedicarse a la demagogia que tanto aman. Me extraña que una persona que considero seria como don Carlos Larraín, esté jodiendo con el temita, y solo para llegar a una cifra que cause impacto mediático, como son los $200.000 que propone. Claro, no es lo mismo 199 que 200. Los números redondos engañan. Lo que aun no aclaran los miembros de la ex derecha, es la razón por la cual cuando eran oposición no convenía subir el sueldo mínimo mas allá de lo prudente, y ahora si es lo apropiado. En todo caso no necesito la respuesta, todos la sabemos, y para el que no lo sepa, se llama populismo. ¿Está de moda la palabra populismo verdad?. Veamos el asunto del famoso sueldo mínimo. Los costos de la mano de obra, tal como cualquier otro costo de producción en una empresa, solo están relacionados con la productividad y la oferta y demanda. Punto. Nada más. El sueldo mínimo es entonces, una decisión política, ya que ningún gobierno puede calcular la productividad de cada trabajador, de cada empresa, de cada rubro de la economía, ni adivinar la oferta y demanda de trabajo. En Chile se habla mucho del índice de cesantía, lo que no tiene ningún valor si no se utiliza junto al índice de población activa, algo de lo que ningún político habla, ya que dejarían al descubierto que la poca gente que trabaja en Chile es la principal causa de la pobreza en el País, y no el sueldo mínimo. Veamos algunos ejemplos de sueldo mínimo en el Mundo: Suecia y Dinamarca, dos paradigmas de la socialdemocracia en Latinoamérica, no tienen sueldo mínimo. Alemania tampoco tiene sueldo mínimo, pero tiene sueldos mínimos de acuerdo a la actividad. Holanda, Suiza, y otros Países de la misma zona sí tienen sueldo mínimo. Pues bien, todos estos Países son ultra desarrollados, tienen niveles de ingreso mas o menos similares, y el sueldo mínimo no influye en el nivel de vida. Otro ejemplo: Chile tiene un sueldo mínimo de US$ 365, con un ingreso per cápita de US$ 18.000. Paraguay tiene un sueldo mínimo de US$ 358, con un ingreso per cápita de US$ 5.300. México tiene un sueldo mínimo de US$ 102, con un ingreso per capita de US$ 15.200. ¿Hay alguna relación en todo esto?. Claramente no la hay. Tercer ejemplo: España tiene un sueldo mínimo de E 748, pero tiene una ayuda a personas sin trabajo de E 426, por lo tanto, ningún español quiere trabajar por el sueldo mínimo ya que solo estaría ganando E 322, menos la locomoción, el almuerzo, y la levantada a las siete de la mañana, esto lleva a que en ese País exista un 25% de cesantía y los trabajos por el sueldo mínimo los desempeñan africanos y latinoamericanos. ¿Hay alguna lógica en todo esto?. Obviamente que no. Pues bien, se puede seguir ejemplificando, pero creo que el punto queda claro. No hay ninguna razón de ningún tipo para que exista sueldo mínimo, y no hay ninguna razón de ningún tipo para que el sueldo mínimo en algún País sea una cifra u otra. No hay ninguna razón para que el sueldo mínimo en Chile sea de $ 182.000 como es hoy, o que pudiera ser mayor o menor a esa cifra. El sueldo mínimo y su monto, solo responde a razones políticas.

5 comentarios:

  1. El paraíso que le gusta a los liberales es, pues, Hong Kong, y allí el gobierno británico a través de su gobernador nunca se le ocurrió imponer el sueldo mínimo. Ni siquiera le interesaban a los chinos que escapaban de la China comunistas y a los vietnamitas que llegaron por las misma razones. Querían, simplemente, libertad.

    De hecho, esa ciudad estado es una regiones más prósperas del planeta. Lo divertido, es cuando uno le argumenta a alguien de izquierda, ellos le atribuyen a la raza, esto es, porque son chinos.

    ResponderEliminar
  2. El maestro de Bruce Lee llegó a Hong Kong en la década del 50. Llego con nada y pudo abrir una escuela de artes marciales, luego de derrotar un chino prepotente.

    ResponderEliminar
  3. Javier. Los británicos hicieron en Hong Kong, todo lo que no se atrevieron a implementar en su País. Solo el gobierno de Margaret Tatcher logró revertir el socialismo en parte.
    Solo la productividad puede mejorar los sueldos en el mediano y largo plazo. El sueldo mínimo es una mentira, pero es demasiado complicado hablar del tema públicamente.

    ResponderEliminar
  4. "Ningún sindicalista gana el sueldo mínimo, cuando ellos dicen que el alza del sueldo mínimo “es insuficiente”, en realidad están diciendo que quieren subir más los costos de contratación de su competencia (jóvenes y desempleados), para mantenerlos lo más alejados posible del mercado laboral. Cuando Alemania se unificó, los sindicatos de la construcción de Alemania del Oeste hicieron lobby para subir el sueldo mínimo de sus nuevos colegas del Este, y con ello evitar competir con ellos por los mismos puestos de trabajo.

    Las alzas del sueldo mínimo tienen como consecuencia menor empleabilidad. Producto de esa menor empleabilidad, hoy, muchos jóvenes deben tener estudios de educación superior para poder postular a cargos que antes sólo requerían saber leer y escribir, a lo más cuarto medio rendido.

    A los políticos les gusta aparecer defendiendo a los jóvenes y a las Pymes, pero rara vez los defienden. En ninguna “negociación” de leyes laborales están presentes jóvenes desempleados o dueños de Pymes. Los políticos negocian las leyes laborales con los grandes sindicatos y gremios empresariales. Ni a los sindicalistas ni a los grandes empresarios les afecta el sueldo mínimo, pero ellos son los encargados de negociar con los políticos las reglas para los jóvenes y las Pymes. Esa es la forma como los grupos de interés regulan al resto de la sociedad."

    Extracto de mi última columna en El Dínamo

    ResponderEliminar
  5. RJ. Muy Buena tu columna, y la comparto plenamente.

    ResponderEliminar