El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 1 de septiembre de 2012

DEVUÉLVANME A MIS POBRES, YO LOS VI PRIMERO.

Durante la Dictablanda, la gran novedad del año para los regalones en la metodología para distribuir lo que se denomina gasto social, y que a estas alturas mas se parece a gasto electoral, fue lo que se bautizó como “focalización de la pobreza”, esto consistía, y aun consiste pero solo en teoría, en hacer un catastro de la pobreza y así destinar los recursos a quienes mas lo necesitan. Por ejemplo: Si el gobierno de turno considera que al agua potable es un bien esencial y todos deben tener acceso a el, no se debe subsidiar el precio del agua para todo el mundo, sino que el precio tiene que ser el de mercado y solo se subsidia a las familias mas pobres a través de un descuento en la cuenta de esa familia. Pues bien, para poder hacer esto, hay que saber quienes son pobres y donde están. Eso era la “focalización de la pobreza”, hoy devenida en un conteo de pobres. Como todos sabemos, toda buena idea generalmente se termina degenerando con el tiempo, producto del uso y abuso de ella. Hoy, el conteo de pobres, a quienes se les entrega cada día mas cosas, para así ganar mas votos, y así ganar elecciones, se ha convertido en prácticamente la única actividad de los políticos, aparte, por supuesto, de legislar para prohibir lo que la gente quiere hacer con su vida, y obligar a la gente a lo que no quiere hacer, pero eso ya es otro tema. Las últimas acusaciones cruzadas sobre la encuesta Casen, se han convertido en la madre de todas las batallas electorales, y sin duda pueden terminar decidiendo las próximas elecciones. La mas reciente novedad al respecto, y que sin duda no será ni siquiera la penúltima, es la inclusión a última hora de una pregunta que aparentemente reduce la pobreza desde el 15% al 14.4%, justo la diferencia del margen de error que el gobierno misteriosamente no había entregado. Solo falta que la Concertación acuse al payaso y sus secuaces de coimear a la Cepal. Ese 0.6% de gente que según el gobierno son ex pobres y ahora son otra cosa que no se especifica, tal vez pueden ser de clase media o algo parecido, están siendo reclamados por la Concertación como “sus” pobres y quieren que se los devuelvan para así poder ellos sacarlos de la pobreza en el próximo gobierno de la Gordi y quedarse con esos votos; después de todo, la Concertación tiene razón, ya que ellos los vieron primero y son pobres gracias a las políticas socialistas aplicadas durante los veinte años de la democracia del arco iris. La guerra por los pobres está que arde. El gran negocio de la política, es que existan “ricos” a quienes quitarles cosas, y que existan “pobres” para regalarles las cosas que previamente le quitaron a los “ricos”, de tal forma que los pobres dejen de ser pobres pero solo gracias a los regalos que periódicamente les siguen dando los políticos para que no vuelvan a ser otra vez “pobres”, si se terminan los regalos, los ex “pobres” vuelven a ser “pobres”. Eso se llama “clientes cautivos”. Si los “pobres” dejan de existir, se termina el negocio.

4 comentarios:

  1. Máximo:

    La pobreza siempre ha sido el caballito de batalla de la política, sobretodo de izquierda. Sin embargo, en estos días con nuestra "derecha", son peores que los mismos zurdos para sacar ventaja de ellos. Es una treta antigua, de la cual aun se valen los comunistas, pero que ahora en favor de mantener el poder y la teta del Estado, todos usan.

    Bajaron la pobreza? Lo que hicieron fue omitir el margen de error que en toda estadística existe, y que programas como Gauss, Stata, SPSS, o E-Views te lo dan cuando le ordenas que estime la ecuación. Solo tretas asquerosas de políticas adictos al poder.

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo. Independientemente del margen de error, lo vergonzoso es que suba o baje la pobreza, el uso político será el mismo, Si uno gana el otro pierde y viceversa.

    ResponderEliminar
  3. yo sospechos que algunos "ricos" se estan cabreando.

    Suelo toparme en el Blog de El Mercurio con un amigo que tiene un campo. Siempre esta choreando contra el creciente estatismo que no deja trabajar a "los ricos".

    Hoy me llego un e mail y me dice que vendio el campo y que con el tiempo libre se ira a meter a CONUPIA a pelear por sus ideas.

    Le respondi que yo a mi vez, y por iguales razones, habia resuelto vender mi boliche y que en eso estoy, con un alivio increible y una sensacion de dignidad recuperada....he dejado de ser un
    abyecto chupamedia de la burrocracia.

    Entonces, salvo la liberacion individual de estos dos francotiradores, puede que no suceda nada mas.Pero puede tambien que sea el germen de un cabreamiento mas amplio.

    Ya por lo menos, en la CASEN (ver articulo de Perez de Arce) el cabreamiento es insolito, para no creerlo

    ResponderEliminar
  4. Andrés. Como ya les comenté hace unos días, yo soy “rico”, aclaro: rico entre comillas, es decir, soy de los paga mas de lo que recibe. O mejor dicho, soy de los que me roban más de lo que luego me devuelven. Tú me entiendes. Tu amigo, tú y yo ya somos tres, pero hay muchos más.

    ResponderEliminar