El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 22 de septiembre de 2012

LA IGUALDAD vs EL VALOR.


El gobierno, a través del ministerio de vivienda, entrega casas gratis a personas consideradas por el aparato burocrático como pobres. Creo que esas casas cuestan doscientos mil pesos, o algo así. No difieren mucho de un departamento destinado a quienes el aparato burocrático considera esta vez, de clase media, o no-pobres, los que por lo tanto, deben ser adquiridos con ayuda de un subsidio y un crédito hipotecario a 10, 20 o 30 años.
¿Cuánto vale una vivienda regalada por el gobierno de segunda mano?. Nada, o casi nada. ¿Y por qué?. Porque la persona que aspira a esa vivienda no la compraría ya que el estado le regalará una nueva en algún momento; porque la persona que quiere comprar una vivienda con su dinero no compraría una “vivienda social” y porque el “propietario” de la vivienda no obtendría nada o casi nada de dinero a cambio, por lo que se quedaría sin casa, y sin el dinero suficiente para comprar otra. 

Algo parecido sucede con las tierras que el gobierno les regala a los chilenos de origen mapuche. ¿Cuánto vale un fundo de esos?. Nada. ¿Y por qué?. Porque el propietario del fundo es una “comunidad mapuche”, es decir, son propietarios todos los miembros de la comunidad, por lo tanto, no es propietario nadie. Porque existe prohibición de vender, arrendar, hipotecar y gravar dicho fundo. Porque en esas condiciones nadie lo puede trabajar, y en una generación mas, los que en teoría tendrán que “vivir” de lo que también en teoría produzca el fundo que no se trabaja, serán mas personas, y por lo tanto serán más pobres.

¿Y la educación universitaria?. Lo mismo. El gobierno regala carreras universitarias a los “pobres”, las mismas carreras que tienen que pagar de su bolsillo los padres de los alumnos no-pobres. Por lo tanto, el gobierno estafa a los no-pobres al obligarlos a pagar una carrera que no tienen ningún valor, ya que para los “pobres” es gratis (la carrera vale cero). Estas carreras que no tienen valor ya que cuestan “cero pesos”, por la sola acción del mercado, serán en algún momento tan masivas que habrán miles y miles de titulados innecesarios, lo que destruirá el poco valor que aun tienen estas carreras hoy.
Este caso, es el peor de todos, ya que la acción gubernamental no solo elimina el valor de algunas casas o de algunos fundos como en los dos casos anteriores, aquí le elimina el valor a la totalidad de los títulos obtenidos, ya que la sobre abundancia de mano de obra producirá una baja en los sueldos que logrará lo que todo buen socialista desea. La igualdad. 

La igualdad crea pobreza. La igualdad crea dependencia. La igualdad destruye valor. La igualdad distorsiona la realidad.




8 comentarios:

  1. Excelente Máximo..... que mejores ejemplos diste en el post de hoy..... la igualdad crea dependencia y sobretodo, pobreza (así como la consideran los comunistas).

    Pero espera.... se me olvidaba algo.... es que esta anhelada igualdad es la que quieren comunistas y socialistas PARA LOS DEMÀS, ya que para ellos no corre (no van a fonasa ni colegios publicos, menos restoranes "populares"). Me acordé del título del Blog de Ciro "Libertad o Socialismo, ambos son incompatibles", y también a propósito de Ciro y la "igualdad", te recomiendo Máximo que te hagas una cuenta Twitter para que veas los aportes que ahí damos, en este caso particupar, relacionado a Waissbluth y su "casa no lucrativa".

    La igualdad para comunistas-socialistas es de la boca para afuera sin tocarlos a ellos!....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Rodrigo. Claro, igualdad para el herraje, ellos son “honorables”.
    Y no tengo Twitter, mi Nokia del año de la cocoa con suerte sirve para hablar.
    Waissbluth es un charlatán al servicio de una causa, lo que aun no tengo claro, es si su mujer tiene o no tiene colegios.

    ResponderEliminar
  3. Maximo.
    Recuerdas cuando cite a Og Mandino. Él en una parte del libro dice algo así "hoy día aumentaré mi valor en ciento por ciento". Desde luego, que cuando habla así no se refiere a sacar títulos y más títulos, sino hacer las cosas en el tiempo correcto.

    Esos 'pensadores de la riqueza' como les llamo, nunca mencionan esa igualdad que le gusta a la Izquierda; pues, según ellos, todos tenemos la posibilidad de llevar a cabo nuestros deseos y sueños. Y que éstos se lleven a cabo y se queden en meros sueños. Por eso, mismo no le dan importancia a la universidad.

    ResponderEliminar
  4. Javier. Claro, porque la igualdad solo se puede lograr igualando hacia abajo.
    También me gustaría decir, aunque se que está claro, que yo no estoy en contra de la Universidad, todo lo contrario, yo estoy en contra de que se regalen las carreras y con eso pierdan su valor. Todo por supuesto, con dinero de los contribuyentes.

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo. Mi comentario apuntaba simplemente que la universidad no es todo.

    ResponderEliminar
  6. Javier. Eso es cierto, pero aquí a la gente le metieron esa lesera en la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. En un foro del que participo se comenzó a hablar sonbre el coeficiente de gini, que en Chile sería de 0,521 o algo así. Lo principal era que debía reducirse ese coefiicente. Yo creo, después de un largo tránsito desde un pensamiento socialistoide igualitarista a uno de libertad de emprender y hacerse responsable de su propio camino, que la desigualdad es natural y hasta necesaria, ya que es esta la que incentiva a los individuos a la superación de sí mismos, y eso en todo ámbito de la vida.
    La igualdad sólo es una falacia inventada por los franceses en la revolución, para embaucar a las masas ignorantes y desde esa época hasta ahora ha servido con el mmismo fin.
    ¡¡¡¡¡¡¡Viva la libertad, aun para equivocarse!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Rolando. Exacto, la igualdad es un invento.

    ResponderEliminar