El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


jueves, 27 de septiembre de 2012

"SE PERDIÓ EN EL CAMINO".


Según “El Mercurio”, durante el 2010, las policías y aduana decomisaron  9.935 kilos de cocaína. De esa cantidad, “solo” le entregaron al ministerio de salud para ser destruidos 8.860 kilos, de los cuales solo se destruyeron 8.769. Entonces, hay (o habían) 1.166 kilos de cocaína que “se perdieron en el camino”.

Lo que no cuenta “El Mercurio, porque no lo sabe nadie, es la cantidad de cocaína que no se decomisó el año 2010, la que me imagino podrá ser varias decenas o cientos de veces mas de lo que se incautó.

Para hacer “desaparecer” más de una tonelada de cocaína desde la custodia de organismos del estado, la cantidad de funcionarios públicos involucrados tiene que ser tremenda. Policías, jueces, ministerios, políticos, etc, etc. Y ni hablar de la cantidad de gente involucrada en la internación y venta de la cocaína que finalmente llega a los consumidores.

El gran negocio de la cocaína y de las drogas en general, consiste precisamente en su prohibición por parte de autoridades que, ni están en condiciones de hacer cumplir dicha prohibición porque algunos funcionarios no pueden y otros no quieren; ni tienen una razón sólida para prohibir algo que solo afecta al consumidor y no a quien no la consume; y mas encima, el mismo ente que prohíbe está involucrado en el negocio y son parte de la red de corrupción. Así las cosas, el cartel de las drogas creado por los estados que las prohíben, ni se puede controlar porque el estado no es capaz de hacerlo, ni se puede terminar, ya que la corrupción no permitirá que el negocio se termine al legalizarlo.

Ya lo dijo Ronald Reagan, el estado no es la solución, es el problema.

Los monopolios, estatales o privados; las grandes redes de contrabando, crimen y corrupción; y el tráfico a gran escala, como el de alcohol en los años ’20, el actual tráfico de drogas, y el trafico de armas, son provocados, respaldados, apoyados, fomentados, y/o creados por los estados. Solo la libertad puede terminar con ellos.

Pronto comenzarán a traficarse en Chile, dulces a las salidas de los colegios; saleros a la entrada de los restaurantes; y se venderán completos y papas fritas en algún oscuro subterráneo para no ser detectados. 

11 comentarios:

  1. Dos cosas se desprenden de tu post. La primera es que los funcionarios son corruptos, pues no entiende la cantidad de droga que se 'pierdo en el camino'. Y lo segundo, como han señalado varios estudiosos desde el punto de vista liberal, es que el Estado es el crea esos carteles con su prohibición.

    ResponderEliminar
  2. Javier. Eso es. Y la única manera de terminar con todo esto y con el crimen asociado al narcotrafico es permitiendo la droga.

    ResponderEliminar
  3. Pero si ese es un secreto a voces. De dónde sale tanta plata? Tratamos de engañarnos diciendo que no hay corrupción. Mentira, la corrupción campea en este país, si hasta la mordida mexicana tiene lugar acá. La policía, especialmente gente de la PDI está coludida con los traficantes y cuando sorprenden y decomisan un cargamento no es por trabajo de inteligencia, son los soplos de los traficantes que protegen. El famoso apuntalamiento, del que se escribió un libro, ahora es a nivel mayor, apuntalan los traficantes.
    Pero si hasta chistes se cuentan de como los kilos incautados se transforman en gramos al llegar al juzgado.
    Tu tienes razón, para que oficialmente se pierda más de una tonelada de droga, la cantidad de involucrados en los organismos intervinientes es mayúscula y digo oficialmente porque estoy cierto que antes de dar a conocer un monto decomisado, ya se le sacó su alita. Así estamos.
    De todas maneras yo creo que la solución no es legalizar cuanta droga existe, sino que poner fin de alguna manera a la corrupción que nos está ahogando a todo nivel.

    ResponderEliminar
  4. Hunter. Claro que hay corrupción, pero aquí en Chile señalan a los argentinos y a otros vecinos para distraer la atención con ellos. Puede ser que en otros lugares existas mas corrupción, pero eso no quiere decir que la nuestra sea poca.
    Buen punto el que mencionas, eso de que los kilos se transforman en gramos, entonces lo que se “pierde en el camino” es mucho mas.
    Bueno, si terminan con la corrupción no hay problemas, pero como eso no es posible, tenemos que elegir entre prohibición con corrupción y crimen, o la legalización y los problemas que ello traiga consigo. No hay más posibilidades, la mala o la peor.

    ResponderEliminar
  5. Puede ser que parte de esa droga "perdida" sea peso inflado como para hacer alarde publico de las cantidades incautadas?
    Se sabe que la PDI es la más corrupta en ese tema pero es cosa de ver cómo las pilicias muestran sus trofeos por la tele.

    ResponderEliminar
  6. Tambien se sabe que la droga que se incuata la usa la PDI para hacer negocios con los traficantes, para que le den soplos mayores... Mientras pillan 20 kilos en la aduana, estan pasando 2 toneladas por el lado, yo creo que para que se termine la corrupcion (que lo veo posible) tiene que haber un segundo "AUGUSTO" en Chile, que corte la corrupcion de raiz, que realicen vigilas publicas de todo lo incautado y de las cuentas, que se revisen de verdad, y que los electores dejen de ser tan estupidos de votar por las mismas basuras de siempre, es el ciclo fatal de la politica, falta que llegue un "Héroe" para que acabe con todo eso y que sea capaz de cargar con la responsabilidad para que despues lo llamen opresor y muchas cosas mas. Y la verdad creo que la guerra contra las drogas no se va a ganar nunca, y una manera de ganarla seria tomar una medida extrema de matar a los adictos, pero claro... no se puede. Demos gracias que aunque nuestra corrupción no sea menor, es menor que en otros paises don Maximo... Tambien creo que no es necesaria la destruccion del estado, ya que el estado somos todos, la poblacion tambien es parte del estado, pero lo que falta es que gente de mayor sabiduria llegue al poder, gente virtuosa y justa de verdad, y que le de lo mismo lo que diga el sucio populacho y haga la pega bien hecha...
    SALUDOS DON MAXIMO!

    ResponderEliminar
  7. En general no estoy deacuerdo con legalizar la droga , puede que sea tentador ante la corrupción del estado pero no estamos ponderando como la droga le hace daño a toda la poblacion sobre todo a los más pobres creando personas que son cero aporte para el pais y por el contrario fomentando más crimenes .

    Si me dan eleguir considero que es mayor el daño de legalizar la droga , al legalizar la droga se hace un tremendo daño moral a las personas que es más significativo que la corrupción

    ResponderEliminar
  8. Ale. No creo, pienso que Hunter tiene razón, hay mucha droga que se “cae” por ahí antes de llegar a los juzgados.
    Claro, muestran lo que no “se perdió en el camino”.

    Nelson. Eso de los informantes es cierto, y si entregan un poco de droga o no apresan a un pequeño narco con el fin de agarra al “pez gordo”, me parece bien. Pero eso no es todo, hay “movidas raras”.
    Lo del segundo Augusto se ve bien difícil. Y no se trata de destruir el estado porque tiene que cumplir sus funciones, pero lo tienen que hacer bien, y en el caso de la droga o se prohíbe y la sacan de circulación, o la legalizan y terminan con el crimen. Hoy es una chacota, es cosa de mirar lo que pasa en México, donde ha muerto más gente que en cualquier revolución del medio oriente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Carlos. Entiendo tu posición, pero en estos momentos la gente mas pobre vive en las poblaciones rodeados de narcotraficantes, en la practica, ellos son los dueños del territorio. En algunos lugares la policía no se atreve ni a entrar. En Brasil por ejemplo, han tenido que sacar a los militares a la calle para que pongan algo de orden en las favelas.
    Pienso que es mejor reconocer el problema, poner orden en el asunto, y sacar de las manos de los criminales este asunto.

    ResponderEliminar
  10. Estoy en completo desacuerdo con tu postura, Maximo.
    No podemos facilitar una libre difusion de enfermos adictos de los que después, más encima, habría que hacerse cargo.

    ResponderEliminar
  11. Cristian. Entiendo tu posición, pero recuerda que lo mismo se pensaba del alcohol durante la prohibición en USA y el país llegó a ser la primera potencia mundial. En todo caso, hoy los adictos ya existen, y el crimen asociado al narcotráfico también, y no he visto que alguien se haga cargo de eso.

    Quiero dejar en claro que no apruebo el uso de drogas, esa porquería es un veneno, el asunto es que igual la consumen, y al legalizarla nos evitaríamos la corrupción y el crimen.

    ResponderEliminar