El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 12 de octubre de 2012

CHAO.


Ubilla se tiene que ir. ¿Por qué?. Por haber estado ahí. ¿No es ese el criterio que se usa en algunas ocasiones?. Pues esta es la ocasión. Además, se tiene que ir ya que los que han estado ahí, tienen que haber sabido lo que ahí sucedía. ¿No es esa la otra razón para enjuiciar, encarcelar o despedir a alguien de su trabajo?. Pues esta es la ocasión para hacer lo mismo. 

Y hay más. ¿No es Ubilla miembro del ministerio que ha cursado algo así como mil querellas en contra de los que “estuvieron ahí”. Claro que si, entonces que ahora no se queje. ¿O Ubilla es el cura Gatica de palacio?.

Y eso no es todo. ¿No fue Ubilla uno de los articuladores del intento de golpe de estado que la “nueva derecha” de las mascotas del presidente 24/7 le intentó infringir a Carlos Larrain?. Todos sabemos que así fue.

Ahora usemos el sentido común. ¿Alguien puede pensar que desde Piñera hacia abajo no saben que la Concertación robó hasta que se cansó durante veinte años?. ¿Hay alguien en Chile que no sepa eso?. Otra pregunta. ¿Hay alguien que no tenga claro que el gobierno de excelencia 24/7 no ha denunciado a nadie por estos hechos solo para caerle bien a la izquierda?.
Entonces, a este gobierno no le ha importado que se roben el dinero de los contribuyentes con tal de no hacerse problemas, bajar en las encuestas y lograr la reelección para seguir haciendo un gobierno socialista. ¿Qué tienen que ver Ubilla con todo esto?. El es parte de la trama, es un articulador político que ve que les conviene a ellos, solo a ellos y nada más que a ellos.

Por último. La Concertación no soltará la presa. Liquidar a Ubilla son votos, tal como Ubilla ha pensado que liquidar a “milicos” son votos para ellos, y “dar cosas” a cuenta del bolsillo de los contribuyentes  son votos para ellos.

 Miren lo que dijo Charles-Maurice Talleyrand Périgord, hábil político entre los hábiles políticos: “Lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible”. Simple y claro.

Ubilla se tiene que ir porque no se puede quedar. Además, puede renunciar como un “gesto de grandeza” entre abrazos y aplausos de sus pares de la nueva derecha.


2 comentarios:

  1. Hummm, si los políticos fueran consecuentes, honestos, lógicamente que Ubilla tendría que irse.
    Ese Ministerio ha aplicado el criterio de perseguir militares "por haber estado ahi", bien, ahora corresponde que se apliquen su propia doctrina y Ubilla tenga que tomar la pista, estuvo ahi, fue el jefe y necesariamente tendría que haber sabido los manejos producidos, sobre todo que los cuadros concertacionistas permanecieron en sus cargos y él sabía como habían metido las manos, le faltó control y fue negligente.
    Pero el payasín hasta el momento lo ha blindado, total Ubilla pertenece a su jauría. Pero tenga cuidado, Piñera no conoce la lealtad y si las cosas se ponen pesadas y pueden afectar en las encuestas no va a trepidar en dejarlo caer.
    Veremos que pasa, pero lo correcto es, por la misma doctrina emanada de ese Ministerio, que no sólo Ubilla, sino que que el goma, el alter ego del payasín deben volar del Interior

    ResponderEliminar
  2. Hunter. Si fueran consecuentes, pero no lo son.
    Yo se que una cosa es aplicarle esa doctrina a los militares y otra cosa sería aplicársela a los políticos. Lo que escribo es para dejar en claro la diferencia.
    Pienso que Ubilla terminará por salir si la Concertación se lo propone, la presión política y las encuestas serán más fuertes. El payaso defenestrará a su goma en menos de lo que canta un gallo.
    Business is Business.

    ResponderEliminar