El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 2 de diciembre de 2012

ESTOY CASTIGADO.


Hoy fue un día atareado. El cumpleaños de mi mamá; ver el partido fútbol donde eliminamos a los indios y al ladrón del árbitro; una repasada a la rápida al diario; ir a dejar a mi hija a donde tenia que ir; y a la vuelta, cuando me aprestaba a llegar a la casa a descansar y a escribir el blog, me llama por teléfono mientras manejaba la “jefa de hogar” para pedirme que pase al supermercado y que compre un jugo y una bebida. Obvio, es fin de mes y el supermercado estaba hasta las masas, más encima sin cajeras, y para mas remate sin aire acondicionado.

¿Y eso era todo?. No, no era todo. Me siento a leer el diario, prendo el computador, y nuevamente la “jefa de hogar” (la que manda) me pide que me apersone a tomar onces. Para allá partí, obediente, como debe ser. Comenzamos hablando sobre una cosa (bueno, la que hablaba era ella), luego de otra cosa (que también decía ella), y luego, no se como, la gran jefa llegó a la conclusión de que yo no la ayudo en nada, ni con la casa ni con el cabro chico.

Yo, incauto como todos los hombres, traté de argumentar las razones que demuestran mi abnegada y eficiente ayuda en las labores del hogar y la crianza del heredero. No hubo caso. Ella (la jefa) tenía una serie de argumentos de dudosa calidad que demostraban justamente lo contrario. Los enumeró uno a uno, ninguno me convenció del todo, pero ya la suerte estaba echada, no había escapatoria, y ante la opinión pública y la historia, yo ya había quedado como el malo. Recordé al pobre Pinochet, que ha tenido que pagar las culpas de moros y cristianos, solo faltó que la jefa (la que manda) me acusara de secuestro permanente del control remoto. ¿Será un crimen imprescriptible?. Con la memoria que tienen las mujeres para recordar todo, supongo que sí lo es.

Pero claro, como siempre es posible empeorar una situación que ya es difícil de sobrellevar, se me ocurrió explicar lo inexplicable, de argumentar lo inargumentable, de comentar lo incomentable, y muy suelto de cuerpo espeté que el problema no es mío sino de la naturaleza que hizo a los hombres hombres y a las mujeres mujeres. Chuuuuuuuu, no había terminado la desafortunada frase, cuando comprendí que estaba en un serio problema, tincada que pude comprobar gracias la respuesta que recibí por la temeraria ocurrencia de decir la verdad. Fue algo así como decir que los extremistas que murieron para el golpe se cocinaron en su propio caldo, o que Pinochet arregló el país, o que los comunistas han dejado la cagada en todos los lugares donde se han metido. Puras verdades, pero incomodas. No hay nada como la verdad oficial, puede que no sea verdad, pero es la única forma de salvar el pellejo.

Bueno, aquí estoy, exiliado frente al computador, mordiendo el polvo de la derrota, sin argumentos válidos para sostener mi tesis, y con la total convicción de que es mejor no volver a abrir la boca por un par de días. 

23 comentarios:

  1. carezco de la gracia tuya para describir estas situaciones domesticas donde uno recibe palos en vez de aplausos pero es lo que me sucedio este mediodia.
    Me meti a la cocina para lavar platos y ordenar el frigidaire porque no hay tamaño de frigidaire que aguante al desorden interno.
    La Bruja hasta me amenazo medio en broma de expulsarme del hogar y mi hija me sermoneo por intrusear el frigidaire donde tenia las papillas para la guagua.
    Solo alcance a exclamar ¡el Pago de Chile!antes de evacuar el recinto.
    Ha sido una semana aciaga por Quijote.
    ¿quien me manda asear la cocina?
    Dias atras le envie un e mail a un Ministro de este Gobierno para ofrecerle sugerencias en algo que el no domina pero, como buen politico, esta anunciando por la TV.
    ¡no me contesto!
    ¿quien me manda ayudarlo? Que se joda.
    Y no les cuento dos anecdotas mas porque ya me dio verguenza.
    Hay que plegarse al Mundo Oficial, a la Verdad Oficial, aunque, como dice MAXIMO, no sea la Verdad, pero es la que no incomoda.

    ResponderEliminar
  2. Andrés. Jajaja. Bueno, eso no tiene solución, si uno ayuda dicen que hacemos puras cagadas, y si no ayudamos es que somos unos machistas. Palos porque bogas, y palos porque no bogas.
    Hay que decirle a las mujeres la verdad oficial: “Si mi amor”. No queda otra.

    ResponderEliminar
  3. No sean peladores señores blogueros, ustedes los varones proveedores son harto flojonazos y de vez en cuando merecen una parada de carros bien dada.
    Hablando en serio, nosotras las mujeres a veces estamos tan metidas en " lo doméstico" que nos embrutecemos, lo digo porque me sucede, muchas veces parezco loca gritándole a los niños que recojan su ropa, que hermanen los calcetines que se sacan, que coman, que no se toman toda la coca ligh, a mi marido lo reto porque no me ayuda, etc etc ( tengo nana igual). Pienso que nos hace falta tonar un respiro, quizás salir de vez en cuendo, no pedimos nada extraordinario, quizás atención a la persona y notan solo a la dueña de casa.
    Revuerden que somos hormonales, los hombres también lo son pero solo cuando ven chicas lindas...nosotros siempre y nos afecta el ánimo, la sensibilidad, etc. En teoría todos los hombres y mujeres sabemos lo que sucede pero no se nos debe olvidar que todo eso ocurre y que cuando dicen "todas las mujeres son iguales" o " todos los hombres son iguales" nos referimos a los comportamientos comunes y corrientes que nos suceden a través de nuestras vidas.

    Por eso...regaloneen un poco más a su señora com palabras bonitas y no la hagan sentir una Crisanta cualquiera.
    Me encantó tu escrito Máximo, aterrizado y veraz porque eso le sucede a tooooodos. Mi marido estoy segura que se sentiría tan identificado como lo hace Andrés.

    :)

    ResponderEliminar
  4. Por experiencias como las de Andrés es que no hago ni el intento de hacer algo en la cocina: cada vez que he tratado, me terminan echando, diciendo que estorbo. Claro que siempre tengo que tolerar los reclamos porque 'no ayudo'. Y, como soy precavido, jamás contesto de vuelta: si no, me pasaría lo que a Máximo. Hay que saber aceptar quién manda en la casa. Y tomárselo con humor incluso. Como le dice mi papá a mi madre: 'cuidadito que te pille mandando yo'. Jajaja.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja. Parece que a todos nos pasa algo parecido; matices más matices menos, la cosa es similar.

    ResponderEliminar
  6. Este Foro es particularmente util

    Resulta que hoy en la mañana llego la empleada y cuando advirtio que en la pieza de servicio le habia movido de lugar sus zapatos procedio a sermonearme.

    "En todo lugar de trabajo el Personal tiene derecho a un espacio propio...voy a ir donde la Mathei", dijo, y ante mis explicaciones que por la llegada de "los afuerinos" a alojar (mi hija, su marido, el nieto)yo estaba forzado a ordenar me revelo un supuesto "acuerdo" de no alterar nada mientras ellos estuvieran alojando.

    En vista de todo eso la llame frente al PC, junto a la Bruja mas mi hija, y procedi a leerles cada uno de los comentarios de este Blog, para advertirles el injusto abuso de que soy victima y subrayando el "axioma de Cristian"....nunca mas me meto en nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrés. Ríndete, ahora el enemigo es muy numeroso. Las bajas pueden ser cuantiosas.

      Eliminar
  7. Ale. No somos peladores, somos unas víctimas de la dictadura. Jajajaja. Queremos nuestra indemnización Ahora!!!!.

    Cristian. Estás como Hamlet, ¿ser o no ser?, en este caso es ¿hacer o no hacer?.

    Rolando. Tenemos que salir a la Alameda y presionar al gobierno para decrete estas cosas como “machicidio”. ¿Qué opinará la Schmidt?.

    (Son bromas,…… aunque espero que la jefa no lea esto). (Por si acaso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Máximo y amigos, les aseguro que si hacen méritos, seràn indemnizados como se lo merecen. Contraten a Huguito Gutiérrez o a Morgado, estarán felices de ayudar a estas víctimas de la dictadura femenina.
      :)

      Eliminar
  8. jajaja..... que excelente frase Cristian... "que te pille mandando yo"......jajajajajaja

    Bueno, a mi me pasa lo de Máximo, pero peor, ya que soy acusado de secuestro permanente del control remoto.

    Siempre lo digo con orgullo: mi padre (QEPD) y mi madre me enseñaron que en la casa ambos trabajan y hacen cosas.... nada es de uno, sino de dos. Por eso se lavar, planchar, cocinar, coser, etc etc.... siempre me llamaron "nana" mis amigos..... pero pucha que sirve saber de todo y no depender de nadie.

    Aún así, a veces (me atrevo a decir una vez al mes, aunque Ale me retará...jajajaj) le vienen los cambios de ánimo y soy retado por no apoyar en la casa, siendo que hasta le sirvo once a la cama TODOS los días, y desayuno los fines de semana. Sin embargo, los retos están igual (siendo que ambos trabajamos en cosas bien cansadoras) así que uno debe asumir que NUNCA ENTENDERÁ A LAS MUJERES, SÓLO SE LES DEBE AMAR.

    Suerte Máximo, total el mal rato dura entre 4 y 5 días no mas.........jajajajajaja

    PD: no me retes Ale..........jajajajaja

    ResponderEliminar
  9. Rodrigo. Tu crimen es de lesa humanidad, estás jodido.
    Veo que tu caso es grave, tal vez sin retorno. Jajaja.
    Yo he optado por el camino contrario, prefiero que me reten por no hacer nada, aunque igual hago algo…….de puro miedo nomás. Jajajaja.

    ResponderEliminar
  10. Sabes Máximo, me has decepcionado, que vergüenza. Cómo te dejas mangonear? Necesitas algunas lecciones para que te pongas los pantalones. Apréndeme, yo golpeo la mesa y mis deseos y órdenes se cumplen. Cuando digo yo voy a lavar la loza, no se me discute, tampoco cuando "decido" ir al super y así en tantas cosas. Disciplina militar jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj eso no te lo creo, debes ser uno más Hunter.

      Eliminar
  11. Hunter. Así se habla. Ídolo!!!!. Ahora tú eres Batman y yo soy Robin!!!!. Jajajaja.

    ResponderEliminar
  12. "Yo he optado por el camino contrario, prefiero que me reten por no hacer nada, aunque igual hago algo…….de puro miedo nomás. Jajajaja. "....perlas de sabiduria.

    Aqui en la casa con los leseos de MAXIMO ya logre que cambiaran los carachos...

    ResponderEliminar
  13. PROPONGO DENTRO DE ESTE BLOG, UN ANEXO LLAMADO "EL CLUB DE MAXIMO TOBY"

    Sitio donde, nosotros, los vilipendiados, mangoneados, retados, y vilmente tratados por nuestras féminas, podamos llorar nuestras penas, amarguras y sin sabores...calladitos, sin molestar a nadie, no por nada Chile es un país machista donde manda la mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Renato, esa propuesta me dejaría fuera ya que no podría participar en ese Club por mi condición de " chiquilla".
      Qué harían sin nosotras....!!

      Eliminar
  14. ¿Ale, que qué haríamos sin Uds.?, ¡Muchas cosas!, por ejemplo,.............................................................................................................................................................................................................la verdad que no se me ocurrió nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh!!! La verdad es que harían muchas cosas pero igual nos echarían de menos, no todo es pasarlo bien en la vida. Nosotras también los extrañaríamos demasiado!!

      Máximo, quién es Lulú sin Tobi?

      Eliminar
  15. Andrés. Bueno, de algo que sirva la desgracia ajena. Jajaja.

    Renato. No sería mala idea, me vienen a la memoria esas películas donde aparece un grupo de alcohólicos anónimos contando su triste experiencia. Jaja.
    ¿Qué haríamos sin las mujeres?: Ver futbol.

    Ale. No te preocupes, tu serías la Pequeña Lulú.

    ResponderEliminar
  16. ¡ja, ja, ja, ja, ja! ... amigos los leo y primero me río ... pero después me echo a llorar ... ¡pues y chuatas!, me parece vivir la mesma historia ¡bujujuju!.

    Es un hecho ... las féminas son los máximo mientras pololeamos o estamos de novios ... pero nos casamos y automáticamente se suben a la escoba y asumen la categoría de brujas .... ¡ja, ja, ja, ja, ja!.

    En todo caso ... igual las queremos ... ¡sí seremos lesos!

    ResponderEliminar
  17. Cristian. Al parecer somos muchos las víctimas de la dictadura, y todo por pensar distinto. No queda mas que acatar.

    ResponderEliminar