El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 7 de diciembre de 2013

VACACIONES EN LA ISLA PERDIDA.

A veces pienso que soy demasiado crítico con los políticos de derecha que viven dándole el gusto a la gallada para poder ganar una elección en lugar de perderla, si ni yo mismo practico lo que predico. Después de todo, siempre será mejor ganar. Bueno, casi siempre.

Yo en la casa hago lo mismo que los políticos de derecha, trato dentro de lo posible y a veces dentro de lo imposible de acatar en todo a la patrona, quien vendría a ser algo así como “la calle”, la que se supone que no manda aunque siempre se termina haciendo lo que ella dice que se haga. Incluso, le digo que podemos hacer todo como ella quiera, aun convencido de que mis ideas son las mejores, aunque no las más populares. ¿Vamos a tal parte? –me dice-. ¡Como tú digas! –le contesto-. ¿Y saben lo que pasa?. Igual se enoja. ¿Quién la entiende?. Pienso que ni ella misma se entiende.

La jefa de este humilde y dictatorial hogar me dice que yo tengo que tomar decisiones, aunque a ella no le gusten esas decisiones; y dentro de lo posible y lo imposible, que de preferencia tome las decisiones que a ella le gustan, pero que las tome yo, es decir, que adivine. Probablemente corresponde a algún tipo de rasgo atávico de la época de Maricastaña del que aún no es capaz de deshacerse, donde el macho alfa hacía y deshacía, y la mujer le aplaudía sus desvaríos. Eran otros tiempos. Yo, ni hago ni deshago, ni me aplauden ninguna cosa. Debe ser por la modernidad, las teleserie nocturnas, el feminismo y todas esas leseras que no sé quién inventó.

Cada vez que trato de darle en el gusto para poder ganar en lugar de perder, me sale el tiro por la culata. El problema es que si no le doy en el gusto, también me sale el tiro por ahí mismo; es como que se me empieza a revelar. Eso me pasa por no haber defendido mis ideas por tanto tiempo en pos de la “paz social”. Ahora ni hay ideas, ni paz social.

Ya estoy advertido, este verano se va a tomar tres semanas de vacaciones. ¡Tres!. ¡Y todas juntas!. ¿Se imaginan lo que es eso?. También me insinuó que quiere ir al sur, hasta Chiloé, desde ahí pretende tomar un camino que lleva a no sé dónde, y de ahí una lancha que va a una isla perdida entremedio de la nada, y una vez en la isla hay que ir caminando a la punta del cerro de la famosa isla. ¿?.

Pensé por un momento en decirle “si mi amor”, aunque recapacité a tiempo y decidí que tal vez esta era la ocasión para demostrar qué tan macho puedo llegar a ser. ¡No!, eso queda muy lejos. ¿Qué pasa si le sucede algo al cabro chico en una isla perdida llena de indios?. ¿No te gusta Viña mejor?. O podemos ir otra vez a Olmué, y así yo aprovecho a juntarme a conversar con Hunter. No había terminado de imponerme por presencia, cuando comprendo que había apostado todo mi capital político en una decisión arriesgada e impopular. Por un momento pensé que me armaría una barricada en la cocina. ¡Y cuál fue mi sorpresa!, cuando me dice que no está de acuerdo pero que si no me parece no vamos tan lejos.

¡¿Ven que se puede?!. Par mí y para la derecha aún no está todo perdido, solo hay que promover nuestras ideas sin flaquear, las que por supuesto son comprobadamente las mejores, y tratar de interpretar los gritos de “la calle” y en mi caso de la patrona, aunque no hacerles caso y buscar una salida alternativa. Todo sea por mantener la “paz social” y la hogareña y así evitar vivir el comunismo y enterrarme tres semanas en el fin del mundo. ¡Vamos que se puede!.



6 comentarios:

  1. Compadre, de verdad Ud. necesita urgente vacacionar en Olmué y poder conversar con el suscrito para que aprenda algunas cosas. Lo primero que le hace falta es efectuar un pronunciamiento o golpe de estado como dicen los zurdos y transformarse en un dictador y silenciar la calle, en este caso su media naranja.
    Acá para que sepa soy el Pinochet y no se mueve una hoja en la casa sin que yo lo sepa y lo autorice
    Así que lo espero para instruirlo. Seré la CIA en el golpe que planeas jajajajajajajaja-
    Pero sabes, tu puedes tener remedio o solución, pero la derecha o mejor dicho nueva derecha no tiene el más mínimo remedio, que ideas van a promover si no tienen ideas propias, por míseros votos han abrazado ideas del adversario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Gurú. Jajaja.
      Bueno, por no dar el golpe de estado a tiempo, mira en lo que vamos. Jajaja. A la calle no hay que darle tregua.

      Si ando este verano por allá, te aviso.

      Eliminar
  2. Cuidado con cruzar esa delgada línea o el que se irá a la punta del cerro serás tú jajaja

    No es por dármelas, pero Viña suena muy trillado, es como regalar bombones; lo más fácil. Si quieren ir al sur, dense una vuelta por los Saltos del Petrohué que está "cerca" de Pto. Varas y Las termas en Puyehue que está "cerca" de Osorno, hay hoteles para citadinos como ustedes jajaja. Ahí si descubren que son alérgicos al aire puro (sobre todo el cabro chico) no estarán tan lejos de la mano de Dios :). Además si la gracia es cruzar en transbordador hacia Chiloé por el día, también están "cerca".

    Hace varios años, en uno de mis retiros, me fuí a una "punta" de la Isla de Chiloé, cerca de Ancud. No lo recomiendo, a menos que vayan dispuestos a las inclemencias del clima y un campamento de scouts cantando leseras toda la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja.
      Mira, a mi me gusta cualquier lugar que quede a menos de dos horas de camino, y no me gusta cualquiera que quede a mas de esas dos horas.
      A Chiloe, ni amarrado.

      Eliminar
    2. yo no se para adonde voy a ir de vacaciones venia juntando plata para ir a brasil 2014 pero los precios que cobran son una locura voy tambien con cabro chico asi que con lo que habia reunido creo que me voy a comprar una parcela en la octava region y ahi tengo pa veranear años y me olvido del cuento.

      Eliminar
    3. No te la compres de Bio Bio al sur, o te te pueden quemar con casa y todo.

      Eliminar