El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 29 de noviembre de 2014

LA TELETON ES UN BUEN NEGOCIO.

Todos los años escribo sobre la Teletón. ¿Si me gusta o no?: Da lo mismo. ¿Si la encuentro parafernálica?: Tampoco importa. ¿Que hacen llorar a la gente con las exhibiciones de lisiados?: Solo a los que lo quieren ver.

Lo cierto es que yo no participo de la Teletón. No soy cantante ni humorista; ni bataclana empelotada a media noche; no soy accionista de ninguna de las empresas que integran la Teletón; no tendré estatuas como don Francis y afortunadamente nunca he necesitado de los servicio de la fundación.

En Chile, este país repleto de populacho bárbaro, torvo, oportunista y mal parido, mi no participación en la Teletón significaría casi necesariamente estar en contra de ella. ¿Por qué esta necedad?: Porque la gente no aprecia ni respeta la libertad si esta es ajena (a veces no aprecia la propia). ¡Gran error!, la única libertad que vale y podemos defender es la del otro, no la nuestra. Si yo defiendo la mía y usted la suya, no sirve. Necesitamos respetar al otro y que el otro nos respete a nosotros, o se terminan los derechos individuales.

El gran mérito de la Teletón es ser una iniciativa de personas que se asocian libremente con un fin común. ¿Es un negocio la Teletón?: ¡Obvio!, si esa es precisamente su gracia, que sea un negocio donde participan libremente los que quieren y los que ganan con él, y además, nadie pierde con ello. Las empresa ganan dinero y prestigio; los artistas ganan popularidad; la gente que ve el programa gana entretención y si colabora, obtiene una oportunidad de sentirse “buena gente”, ¿es malo eso?; los niños lisiados obtienen una rehabilitación de primera calidad, y todo libremente, con dinero de quien quiere colaborar y sin coartar la libertad ni los derechos de nadie.

Hoy, en medio de la revolución marxista que nos llevará hacia el “Chile que todos queremos”, se critica a la Teletón por ser privada, por ser un negocio y, según los voceros de esta verdadera “campaña del terror”, por no ser un derecho social. Dicen que el Estado debe hacerse cargo de esto. Y mi pregunta es: ¿Qué le impide al Estado habilitar en cada hospital público un ala de rehabilitación?. ¿Es necesario terminar con la Teletón para que el Estado pueda colaborar?. La respuesta, aunque parezca mentira, es ¡sí!, si el Estado quiere “competir” con la teletón, primero debe destruirla, y por una razón muy simple, no puede competir con ella.


Aquí estamos frente a un símil de los patines del ministro Eyzaguirre. Es necesario destruir lo bueno para que no se note lo malo. Sin punto de comparación, es más fácil. Es el socialismo, la cultura de la mediocridad, que apelando a la complicidad de los más bajos instintos de la población más básica, destruye para poder construir su utópica irrealidad. 

23 comentarios:

  1. Maximo: no por el hecho de que no participes, significa que estés en contra de ella. simplemente das un paso al costado y dejas que los que si creemos en la obra, participemos.

    La columna de Tomás Bradanovic hace una excelente referencia a aquellos pasteles dedicados a desprestigiarla a toda costa. ellos no participan ni dejan participar. que son weones resentidos y eunucos, conscientes de que no podrán hacer nada en sus putas vidas que trascienda o que valga algo, solo motivados por su limiatrofiada mentalidad.

    Son como el perro del hortelano, que no comen ni dejan comer. pero más que eso, son los tarados (complices pasivos) que les "compran" su historia y la difunden como si fuera un gran descubrimiento. ¡y pensar que por mentiras así se ha llegado incluso a provocar guerras!

    Los zurdocarroñas como buenos ineptocratas que son, prefieren destruir lo bueno para que no se note lo malos y mediocres que son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio que no estoy en contra, estoy a favor, pero eso aqui en Chile no se entiende, el mariconeo, la mala leche y la envidia son mas fuertes.

      Eliminar
    2. coincido contigo y eso del mariconeo, la mala leche y la envidia vienen con el gen que trajeron los españoles. antiguamente se le conocia como juboneo. el chiste de los cangrejos es un fiel reflejo de la idiosincrasia de algunos chilenos.

      Eliminar
  2. me alegra que los discapacitados reciban ayuda, eso por supuesto.
    Pero me resulta imposible particiipar ayudando a una pastosa, amermelada e hipocritona expresion de bondad y caridad solo motivada por el interes comercial de sus actores.
    Es como si el Banco Chile tratara de convencerme que actua por amor a Chile, a sus clientes, cuando sabemos que es una sanguijuela que solo actua por amor propio
    La Teleton es eso. Un buen resultado logrado por hipocritas, empezando por D fco y todo el resto del elenco. eso es lo que me repugna
    Ahora que esta pandilla de hipocritas logre un buen resultado es una de las tantas contradicciones que uno debe tragarse en la Vida, no mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No son hipocritas, todos hacen su negocio. Otra cosa es que la gente se lo crea, lo que ya no es problema de quienes te cuentan el cuento.

      Al que le convenga y le guste la Teleton, que participe de acuerdo a sus interes, al que no, pues que no lo haga. Si todo fuera asi en Chile no tendriamos comunistas, ni lucha de clases, ni chaqueos masivos, ni cuentos chinos.

      Eliminar
    2. Está claro que a ustedes no les gusta la Teletón por don Francisco, sugieran mejorarlo, sugieran a otra persona que atraiga a la gente, eso por un lado. Por otro lado, Máximo muestra pruebas que es un negocio para dob Francisco, demuestra que él gana plata con esto. Ustedes hablan por otros motivos, por lo que escuchan de otros.
      Están como la Camila Vallejos que decía no al lucro y si te pones a pensar qué les importa si hay lucro si hay miles de niños que se rehabilitan, miles de niños que algún día se accidentarán y necesitarán la Teletón. Qué pasa si a un nieto o hijo de ustedes les pasa un accidente o nace con deformaciones? No lo llevarán a la Teletón porque hacen negocio? Porque el Banco lucra, las empresan evaden? Qué les importa a ustedes, eso no les incumbe. No ayuden, pero recuerden que nadie está libre de una desgracia.

      Eliminar
    3. Ale. El negocio de las empresas es el prestigio y la difusion de su marca; la de los artistas es mantener su presencia; la de don Francisco es tambien su prestigio; la de los lisiados es que los atiendan gratis. Los negocios no son necesariamente llevarse una maleta llena de billetes.

      Parece que no leiste bien lo que puse hoy.

      Eliminar
    4. Puede ser...disculpa entonces.

      Eliminar
  3. Hummm, es como si el panadero nos quisiera convencer que fabrica pan de puro altruista que es ...y la gente le creyera
    Son hipocritas.
    Ahora, como yo nunca he visto la Teleton, solo hablo de oidas. En una de estas D Fco ha dicho cara e palo que lo hace por interes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si eso hace el panadero, incluso te puede tratar de "casero" aunque no sepa tu nombre ni te haya visto nunca.

      Y don Francisco no dice que es un negocio porque la gente no quiere escuchar eso, aunque saben de que se trata. La gente compra una ilusion (de colaborar y ser bueno por $2.000) y don Francisco se la vende. No todo es vender pan, tambien se venden intangibles. Una polera Lacoste te ofrece estatus, aunque todos sabemos que es de algodon, igual que todas, y no por eso el propietario de Lacoste es hipocrita, solo satisface un deseo que la gente esta dispuesta a financiar. Por eso digo que lo importamte no es lo que pensamos tu o yo, lo importamnte es lo que piensan los que se interesan en la Teleton porque a ellos les conviene. De eso se trata la libertad y el mercado.

      Eliminar
  4. Hay algo de lo que prácticamente nadie ha hablado: el dictamen del Tribunal Constitucional respecto del Administrador Provisional para las universidades o nuevo interventor de universidades. Los que patalearon argumentaron que esta figura vulnera el derecho de propiedad y el TC dijo que así es pero que las universidades son de interés público por lo que el derecho de propiedad puede irse a la mierda. Con esto no se necesita asamblea constituyente ni otra wea de esas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son las interpretaciones que sobrepasan la legalidad. Como la ley de amnistia de Aylwin.

      Eliminar
  5. Hay solo un aspecto que me molesta de la Teletón, el que desarrollé in extenso en un post de mi blog en el 2007, pero que ha seguido vigente hasta ahora.Ver en http://cuidadoporquienvotas.blogspot.com/2007/12/el-verdadero-milagro-de-la-teleton-hoy.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo lei. Eso de juntar el dinero a ultima hora es parte del show. La emocion, le dicen. Sobre que don Francis cobra, yo no lo creo, y si asi fuera se sabria. Los artistas colaboran a cambio de exposicion mediatica. Todos ganan indirectamente, lo que hace posible la obra, y eso es lo importanmte.

      Eliminar
  6. No tengo mucho más que agregar con respecto al "negocio" porque opino igual que tú.

    Pero entro a Twitter, leo imbecilidades donde no debe haberlas y empiezo a emputecerme. Hay varias deformaciones que circulan con respecto a la Teletón. Reproduciré algunas dependiendo del espacio y de cuánto me dure la mecha:

    - El Show inmoral de la caridad.

    La Teletón es un show televisivo es cierto, diseñado para conmover e incentivar la caridad en las personas. ¿Es eso algo inmoral?

    Evidentemente que no. Sería inmoral si mintiera; si los que aparecen ahí no son quienes dicen ser. Los lisiados son de verdad y no hay nada de malo que aparezcan, son parte de la realidad; realidad que no debe ser motivo de vergüenza. Cuando una persona pide ayuda honestamente no tiene por qué ser motivo de vergüenza.

    Otra cosa muy distinta es si a fulanito le gusta ver el "show". A mí no me gusta, así como tampoco me gusta ir a misa a escuchar el "show" del cura para después pasarme la bandeja; y tampoco veo ni escucho otros "shows" sobre problemas jurídicos, desgracias o enfermedades para después pasarme la "bandeja" de los avisos comerciales y el rating.

    - El fariseísmo de la Teletón; Las donaciones deben ser anónimas.

    Otra deformación esta vez de carácter religioso con visos de incomprensión de lectura; supongo que todos conocen la historia así que no la repetiré. Para los que no tienen idea, lean Mateo 6:1-3 y 23:1-39.

    No tiene nada de malo donar en público siempre y cuando sea verdad. Las personas famosas o adineradas que donan en público constituyen un incentivo y un modelo a seguir. Si se benefician de ello poco debe importarnos; ¿Acaso no se beneficia el que dona anónimamente? Claro que lo hace, se siente buena gente y parte de una causa; se alegra de llegar a la meta.

    - En vez de gastar todo ese dinero en traer artistas, mejor lo donen; Mario Kreutzberger se queda con un porcentaje; otros mitos de $.

    Según tengo entendido las personas y artistas donan su trabajo y su imagen al show (también se benefician de ello), los pasajes y los hoteles también son donados. ¿Uds. creen que Mario Kreutzberger necesita un porcentaje? ¿Uds. estarían a los 70 y tantos años animando un show televisivo?

    Y si fuera pagado, si los artistas cobraran ¿qué? Los rehabilitados y los centros están ahí ¿No es suficiente con eso?

    No señores, lo que pasa es que hay que buscarle el cuesco a la breva para justificar las ansias estatistas reprimidas. Porque todas estas críticas y mitos apuntan a un solo objetivo: Terminar con la Teletón; iniciativa privada exitosa incomparable a cualquier iniciativa socialista.

    La Teletón no es la única iniciativa privada exitosa: busquen Extra life y Children’s Miracle Network Hospitals. Aprendan lo que puede hacer la sociedad civil y las personas comunes donde menos lo esperan. Por ejemplo, sentados frente a un computador jugando juegos de video.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que Twitter es Twitter, de ahi sacas cualquier cosa. Lo fundamental es destacar que lo importante es la asociacion entre personas libres buscando un fin comun.

      Eliminar
    2. No te creas, esos mitos no son solo de twitter.

      Eliminar
    3. Challenger, el resentimiento frente al exito ajeno es un mal endémico y de un destacado color rojo y un aroma a carroña casi nauseabundo.

      Eliminar