El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 31 de enero de 2015

MEDICIONES.

El gobierno mide sin parar. Mide por ejemplo la calidad de la educación, que es en realidad la capacidad de los alumnos de aprender la verdad oficial dictada por el Ministerio de Educación, a través de un profesor comunista que no sabe las materias que enseña. Como el asunto no anda muy bien que digamos y no pueden cambiar a los profesores ignorantes atrincherados en su sindicato, ni terminar con el estatuto docente que Aylwin y Lagos les regalaros como reconocimiento a los favores concedidos en las campañas del plebiscito y la siguiente campaña presidencial, se buscan fórmulas para cuadrar el círculo.

La última novedad del año que nos entregan los burócratas fanáticos de la Nueva Mediocridad, ha sido suspender la prueba Simce, lo que en realidad no reviste mayor importancia si desde ahora los otros padres, esos que lo son de los hijos ajenos, “elijarán” colegio a través de un tómbola como la de Sábados Gigantes. Si los padres no pueden elegir, para que necesitan saber. Muy socialista todo esto, muy igualitarista y muy mediocre también.

Lo otro que mide el gobierno, es la pobreza, la madre de todas las mediciones. Los pobres son aquellos electores que están bajo una línea imaginaria que el gobierno define como “línea de la pobreza”. De aquí para abajo son pobres y de aquí para arriba son no-pobres. Y aquí está el negocio, de los pobres, de los políticos y de la “alianza público-privada”.

El negocio consiste en que a medida que, gracias al capitalismo, la libertad y el estado de derecho la pobreza disminuye, los políticos van corriendo la línea de la pobreza. Así, si un fulano es pobre con un ingreso de 50 lucas y obtiene las 50 lucas, el pobre desaparece, lo que es positivo para cualquier gobierno y negativo para cualquier oposición. Si en cambio se corre la línea de la pobreza a 70 lucas, el pobre vuelve a aparecer como por arte de magia y el negocio continúa. Los pobres son como los rinocerontes, hay que protegerlos de la extinción.

El gobierno de excelencia 24/7, en su afán por ser más izquierdista que la propia izquierda, insiste en medir la “pobreza multidimensional”, medición que por supuesto, aumenta el número de pobres, por lo que aumenta el negocio de la pobreza. Cualquier día de estos será necesario un Ipad y vacaciones en Caburga para salir de la pobreza, lo que implicará una nueva subida de impuestos y un botín aún más grande para repartir.



   

7 comentarios:

  1. Años atras lei un libro titulado "Como mentir con Estadisticas".

    Hoy el Gobierno comenta satisfecho el desempleo de solo un 6%, pero en paginas interiores de El Mercurio se informa sobre la creacion de empleos estatales por parte del Gobierno que explicarian casi la mitad de esa bella cifra.
    Tambien recuerdo como bajo el Gobierno del cristalino, etico, y hombre de fuertes principios, D Sebastian, se modificaron los criterios para medir la creacion de puestos de trabajo y resulto que si tu habias trabajado una hora durante la semana anterior ya eres empleado.

    O si tu y yo tenemos 2 panes, yo me como los dos, y el consumo promedio es uno por cabeza.

    Uf...¡sigan midiendo muchachos ! ...lo importante no es ser, es parecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero y de que se sorprenden?....si cuando el desemplo vaya en 30% el INE medira solo 2% y estaremos en pleno empleo...si pudieron falsear el CENSO cualquier cosa puede ocurrir.....nos estamos pareciendo cada vez mas a argentina en donde los muy carerrajas no quieren decir cuantos pobres hay.

      Eliminar
    2. Eso que dices es importante, si el gobierno comienza a contratar a todos los desempleados, no quiere decir que el pais no este en problemas, sino que aumentan los preblemas en el mediano plazo.


      No creo que llegue al 30%, pero igual aumentara si consideramos los empleos publicos.

      Eliminar
  2. El negocio, sobre todo, de la Izquierda es hayan pobres. De ahí la reforma tributaria para empobrecer a la emergente clase media que no viene del campo como antaño.

    Sin los pobres se les acaba una de sus banderas. La otra bandera es la igualdad, es cuando un pobre deja ser tal, entonces, hay que promover la envidia porque un fulano compro un auto barato y económico, y otro mengano compró un Mercedes Benz deportivo.

    Con las estadísticas están jugando como el gobierno de Cristina 'la loca'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mas encima, los "sacan" de la pobreza a punta de regalos, y si dejan de regalar, vielvene a la pobreza. Ese es el negocio del politico y del falso o no falso pobre.

      Eliminar
  3. Acá, concordando contigo y con lo que dice Javier, está claro que a los políticos en el fondo lo único que les importa es que haya pobres y usar su caballo de batalla de terminar la pobreza y la desigualdad, este es un término más moderno, Si uno mira la historia política de Chile, los candidatos ofrecían terminar con la pobreza, lo que después, logrado el triunfo, no lo lograban por ser imposible y además inconveniente, se les acabaría la clientela electoral.
    Es evidente, que el uso de cifras y mediciones se seguirán manejando para que siempre aparezcan pobres y desigualdad, y los políticos puedan seguir lucrando a costa de todos simplemente anunciando el fin de la pobreza y la desigualdad, ayer, hoy y en 100 años mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y entre medio roban para ellos, y siguen ganando elecciones a cuenta del dinero ajeno.

      Sobre las cifras, solo hay que ver Argentina.

      Eliminar