El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 10 de octubre de 2015

LA FELICIDAD ES UN DERECHO.

Quien pretenda ganar la próxima elección presidencial, debe ofrecer una garantía constitucional que asegure la felicidad de cada chileno. ¡La felicidad es un derecho!.

Este digno e igualitario ofrecimiento no debe ser explicado, de tal forma que cada compatriota sueñe con su propia felicidad. Ya quedaron atrás esos dias de “la alegría ya viene”, sin fecha fija ni ley expresa; o el lavinista “viva el cambio”; los anuncios de igualdad hacia abajo, o el resto de las frases especulativas de los candidatos de ayer, hoy y siempre. En chileno quiere y merece algo concreto, una ley de la república que le garantice felicidad.

Si tenemos una ley que garantice la felicidad se terminarán los problemas. La gente feliz no reclama, no roba, no se toma colegios ni universidades, ni siquiera necesita trabajar ¿Para qué trabajar si ya se es feliz con lo que se tiene?. Esta revolucionaria idea, que por supuesto se me ocurrió a mi y a nadie mas, es la mejor forma de terminar la obra inconclusa de Salvador Allende. ¡Sin duda!.

Pienso que los votos están. No me imagino a algún infeliz parlamentario oponerse a la eterna felicidad del pueblo. Sería un acuerdo transversal, de esos en que todos se toman las manos mientras se pegan codazos para salir en la foto que los inmortalizará. Y lo mejor de todo, es que la ley, si se redacta bien, no necesita presupuesto. ¡Doblemente buena!.

Por ejemplo, si alguien reclama por un aumento del sueldo mínimo, se le dice que el dinero no hace la felicidad; si alguien pretende educación universitaria gratuita, se le enrostra su obsesión por el ascenso social, y se le muestra el estudio que demuestra que los obreros son mas felices que los gerentes, por lo tanto los gerentes están incumpliendo una ley de la república. (La Segunda de hoy sábado, pag. 7).

A quienes reclamen por las bajas pensiones, se les podría explicar que a esa altura de la vida ya se estjkkfffffff pensiones, se les popa vida ya se estes popdros gerentes estes que los ricosazon para salir en la foto que los inmortá mas cerca del señor y debemos prepararnos para lo inevitable. No podemos fijarnos en pequeñeces. Todo es un asunto de Fe, voluntad y respeto por la ley.

Los mas beneficiados con esta genial idea que como ya saben se me ocurrió a mi y a nadie mas, por lo que merezco algún tipo de reconocimiento, son los señores políticos. Ellos serán los mas felices de todos y así matarán dos pájaros de un tiro. Podrán, por fin, cumplir la ley, y al tener a todo el pueblo feliz y contento, podrán robar a manos llenas sin que a nadie le importe. Un hombre feliz no se fija en detalles tan mundanos.

Y si alguno asegura no ser feliz e igual reclama, se le aplica la legislación. No es posible que alguien sea un pobre infeliz que no repete la ley, siendo que es un derecho y mas encima gratis.



6 comentarios:

  1. Hace poco Hermógenes Pérez de Arce recordó la palabras de Piñera, cuando estaban los matones de Camila Vallejo en La Alameda, en la que según el capitalismo no nos hacía más felices. Y que por tanto, había que recoger el llamado de los matones sobre el igualitarismo.

    Piñera no mostró signos de desprendimiento, ni se le ocurrió meterse en el monasterio Los Trapences, de Santiago.

    Si la felicidad es un derecho, estamos ad portas de Estado Totalitario.

    ResponderEliminar
  2. Te estás poniendo fome jajaja

    Es difícil aventurar qué votaría el populacho. ¿Por los ofertones; por un salvador que venga a arreglar la cagada que dejará este gobierno; por una cara nueva? Yo me inclino a pensar que al final, como siempre, sereremos esclavizados por ese pequeño porcentaje de mercenarios (como el senador Bianchi) que define las elecciones.

    ResponderEliminar
  3. Dificil que la gente sea feliz ( si es que eso existe) cuando la meten en una maquina de moler carne donde la receta es
    # trabaje como bruto, reciba una porqueria de sueldo, endeudese bajo coaccion y engaño, consuma, compre, y no tenga ni una estructura humana y moral que lo sostenga, vale decir, no hay una Iglesia, no hay una Patria, no hay una Historia, aunque---ya lo se----todo eso tenga pies de barro".
    En resumen, el Absurdo versus "el colchon etico"

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajajaja me hiciste reír con ganas. Discrepo con Challenger en ese sentido, para reírse el tema.
    Pero no eres original en la propuesta. Tu sabes que cachureo por todos lados y en alguna parte recuerdo haber leído que el mico que habla con los pajaritos quiso o quiere instalar el día o el ministerio de la felicidad, así que le estás copiando al mico jajajajajaja.
    Pero si allá querian eso, a lo mejor no es mala idea. Una ley si con duras penas para que nadie se atreva a quebrantarla, si alguien reclama de los robos y abusos de los políticos, ya no es feliz y debe ser enviado a la cárcel por quebrantar la ley, igual en todos los casos que pones. Estoy de acuerdo jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Letelier en Washigton ayudaba a promover junto con Ted Kennedy el embargo de armas, dejando a Chile en la indefensión en pleno conflicto con Argentina y la muy probable agresión peruana. Esto lo hacía con plena conciencia de lo que significaba para la integridad nacional. Eso en cualquier país del mundo es alta traición y lo más seguro es que hubiese corrido igual suerte. Yo tampoco tengo claro quién lo hizo, pero en todo caso si de mi hubiese dependido, habría mandado a mis servicios de inteligencia a ejecutarlo. Ya no era un asunto ideológico sino un problema de sobrevivencia

    ResponderEliminar
  6. Ups, creo que me equivoqué de posteo. Pero igual vale. Sorry

    ResponderEliminar