El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


martes, 16 de agosto de 2016

SUMAS Y RESTAS CIUDADANAS.

No sé qué tanto se le puede creer a una encuesta, de hecho no sé qué tanto se le puede creer a quien sea. En realidad no creo que sea conveniente creerle a nadie; ya saben, por eso de que somos humanos, demasiado humanos.

En cualquier caso hay encuestas que cuadran más o menos con la realidad, lo que implica dos cosas: que la encuesta puede estar más o menos bien hecha y nadie pagó por ella, y/o  que no es necesario hacer encuestas, basta con conocer un poco a la gente.

Según las encuestas, la inmensa mayoría de la gente quiere cambiar el sistema de pensiones. Quieren un sistema en que sea posible depositar menos y cobrar más. Si lo encuentran me avisan para cambiarme también.

Una de las exigencias es que sea “solidario”. Otra de las exigencias es que “su” dinero no vaya al fondo solidario, sino a su cuenta individual, ergo, quieren que sea solidario con ellos con el dinero de “otro”. Me imaginé que la gente podría querer esto, se ve muy conveniente, cualquiera que sume y reste de corrido puede confirmar la conveniencia.

Como podemos apreciar, nuestros compatriotas se consideran lo suficientemente pobres como para cobrar, y por supuesto, no se consideran los suficientemente ricos como para pagar. Esto quiere decir que el sistema propuesto por la “ciudadanía” es perfecto, solo basta encontrar a quienes se consideran lo suficientemente ricos como para dar a los demás y el sistema funcionará como reloj.

Además la “ciudadanía” considera injusto que las FF.AA mantengan un sistema de pensiones distinto, por lo que me imagino que ante la pregunta: ¿le gustaría pertenecer al sistema de pensiones de las FF.AA?, la respuesta sería un no rotundo, por lo injusto supongo. Aunque de hacer la pregunta tal vez nos encontraríamos con alguna sorpresa, ya saben, por eso de que somos humanos, demasiado humanos.

Para terminar, la “ciudadanía” considera inconveniente que las AFP cobren comisión si la rentabilidad es negativa, aunque no se pronuncian sobre conveniencia de un aumento de la comisión de ser la rentabilidad positiva o muy positiva. La conveniencia de este punto también lo puede confirmar cualquier persona que sume y reste de corrido.


En fin, a mí también me gustaría un sistema como el que propone la “ciudadanía”. El proyecto es bueno, y como ya saben, solo nos falta encontrar al “otro” solidario que va a pagar y las administradoras solidarias que no cobrarán comisión. Yo me anoto en la lista de los que pagarán menos para cobrar más. Ya hice los cálculos y me conviene, seguro que sí.

28 comentarios:

  1. En la tarde venia en la micro y en la radio venían comentando que el 60 y tanto por ciento no quería que el 5% "que va a poner el empleador" vaya a un fondo común. Dos cabros de uniforme (de colegio) comentaban entre ellos que la gente (es decir la calle) es tonta, porque quieren solidaridad, pero no meterse la mano al bolsillo. Escuchar a esos dos quinceañeros me hizo recobrar la fe en la humanidad....Notar que los cabros eran del colegio salesiano, así que no todos han sido lavados de cerebro. Yo también salí de ahi....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. veremos que opinan en unos cinco años mas.

      Eliminar
  2. es un misterio como la Democracia sobrevive a si misma.

    Que el flaite de La Pintana, el encapuchado que rompe a Cristo en la Alameda, que el hijo de su papa que nunca le ha trabajado un peso a nadie, que la familia de los politcos ---vale decir---"los otros parientes de su papa", y enfin que toda la gigantesca masa de zanganos, ignorantes, parasitos y avivados que determinan el quehacer macional aun no hayan hecho añicos la Democracia es para mi un misterio.


    Cuestion de leer hoy a la Mathei---Dios la bendiga---tratando sin piedad de tonta e incapaz a la Bachelet en La Tercera es como escuchar ¡al fin! un lenguaje claro y directo que la gente entiende y respeta.

    Idem con Piñera el Bueno...son la esperanza de la Democracia. Los otros, los proceres de "la transicion mas exitosa de la Historia" ( y forrados en dinero ajeno)tienen a Chile al borde del comunismo gramsciano.

    Sigan asi, proceres dorados, y veran como solo por la via regulatoria, burocratica o administrativa los tendran de a poco de vasallos del Sr Tellier, o algo asi, que manda al PC y por ende al resto del pais, a traves de "la calle" con una pata y a traves de La Moneda con la otra pata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por otro blog me entere de lo que dijo Matthei sobre la reforma a las pensiones. Dijo que Chile "Chile Vamos" no debía apoyar esa reforma, porque sería sumarse a la retroexcavadora.

      La ex derecha aprobó la Reforma Tributaria y se presta a cambiar la actual Constitución.

      Eliminar
    2. no la han hecho añicos, pero esas son sus intenciones. toda esa crápula quiere el caos para sacar su tajada entre medio.


      Eliminar
  3. lo que mas me gusta de los articulos de maximo ( ademas de su genialidad pa escribir) son las fotos con las cuales encabeza su "editorial"....es que todas las encuentro super divertidas ...o trato de buscarle las 5 patas al gato pa encontrales lo jocoso ...y siempre me cago de la risa con ellas!!

    francamente ,creo que maximo tendria exito en cualquier cosa que se le ocurra ....como escritor ,comico ,contabilidad ,estatisticas..(pa las encuestas)leyes , comercio etc...es mi modesta opinion !!...
    una lastima que no extienda sus dotes a travez de la prensa , para combatir en forma mas abierta a estos zurdos y asi tambien poder llegar con su comentarios informando con otra vision a miles de weones ignorantes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias laninita.
      si, esas fotos que saco de internet a veces son muy buenas y dicen tanto o mas que el escrito.

      Eliminar
  4. Luego del "gran traspaso" de los funcionarios de la DGAC a Capredena (esto no es solo para pensiones, sino que también reciben otros beneficios que provee dicha caja) queda al descubierto el plan maestro del zurderío carroñero.

    La idea es debilitar el actual sistema de pensiones, porque no pueden matarlo de una estocada. ¿como? metiendole tumores como el "impuesto al trabajo" y el "representante de los afiliados", los cuales se ramificaran y mataran de cancer al actual sistema. así podran tirar las manos sobre los fondos.

    Yo no le tengo mucha fe a las encuestruchas. incluso las más cercanas a la realidad, porque, como diría murphy "el arreglo sale mas caro que la falla"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, debilitar todo el "modelo", lo desprestigian con mentiras o verdades a medias y luego la gente se "indigna". Luego ahí esta ellos para salvar a la horda.

      Eliminar
  5. >
    > CARTA DEL SR German Reinaldo Manriquez Surco , ENVIADA A RADIO INFINITA,QUE EXPONE LA REALIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS EN EL TEMA DE LAS PENSIONES.
    >
    >
    >
    > La siguiente carta la envié a la radio infinita, para exponer la realidad de la Fuerzas Armadas y el tema de las pensiones, puesto que en la entrevista realizada al Sr. Alejandro Ferreiro (DC) Ex Superintendente de AFP, tanto los periodistas del programa matinal “Panorama en Infinita” como las expresiones del entrevistado adolecen de el más mínimo sentido de objetividad y ecuanimidad, son sesgados, prejuiciosos e irresponsables, pues alimentan y profundizan la ignorancia del público.
    > Santiago, 11 de agosto de 2016.
    >
    > Estimados Panelistas
    > Sra. Macarena Puigrredón
    > Sr. Eduardo Sepúlveda
    > Presente
    >
    > Soy un auditor frecuente de vuestro programa y lo soy porque considero que en general tratan los diversos temas con bastante objetividad e imparcialidad, sin embargo el día diez del presente, en vuestra entrevista al señor Alejandro Ferreiro Ex Superintendente de AFP, en la parte que se alude al sistema de pensiones de las Fuerzas Armadas, mencionó que es “abiertamente injusto para el resto de chilenos”, a lo que agregó otros dichos y juicios de una liviandad e irresponsabilidad abrumadora, ante los cuales hicieron un silencio cómplice, permitiendo que expresiones equivocadas o simplemente mal intencionado quedarán como verdad, considerando que la calidad y pergaminos del entrevistado, hará que así sea, puesto que se asume que entiende y posee conocimientos detallados de los sistemas previsionales imperantes en nuestro país.
    >
    > Me ha llamado la atención no tan sólo lo prejuicioso y falto de veracidad de vuestro entrevistado, sino que me ha sorprendido vuestra ninguna capacidad de contrapreguntar o hacer evidente tamaña ignorancia, situación que me hace cuestionar si se trata de un cambio en la línea editorial y que han tomado partido y ahora el programa se ha transformado en periodismo de trinchera o que no cumplieron con vuestra obligación de estar bien informados y preparados para cumplir con los estándares mínimos de vuestra profesión, al menos y desde mi perspectiva estimo que han incurrido en notable abandono de deberes.
    >
    > Como me he caracterizado toda mi vida por no emitir juicios sin fundamento e imagino que hasta el momento los que han leído no son de vuestro agrado, procedo a entregar algunos antecedentes sobre la materia que sostienen mi decir:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. De Carácter General

      a. La naturaleza de la profesión militar es única, específica e irreemplazable, dicho en tono absurdo, no es posible llamar a concurso público o poner un anuncio de empleo para completar los cuadros de personal necesarios, sería algo como así: “La ADP llama a concurso para llenar vacante de Comandante de Batallón del Regimiento Pudeto sede Punta Arenas – requisitos chileno, grado de Mayor, Licenciado en Ciencias Militares y Estado Mayor”.

      El militar requiere ser formado a temprana edad, capacitado y entrenado permanentemente a los largo de la carrera, requiere de esfuerzo, dedicación y compromiso, es exigente en términos intelectuales, físicos y psicológicos y se le enseña habilidades y competencias que sólo le son útiles en ese mundo.

      Tal condición juega en contra de quienes han optado por dicha profesión, en términos de que no existe un mercado laboral amplio y extendido, como si ocurre para cada una de las profesiones u oficios en el mundo civil, por lo que su capacidad de reinserción laboral es cero, su única alternativa es la reinvención laboral y todos sabemos que hacerlo a los 30 o 35 no es igual que a los 45 años, pero no tan sólo les juega en contra la edad, sino que particularmente el hecho innegable que las lógicas del mundo militar difieren sustantivamente de las operan en el mundo civil.

      A lo anterior hay que agregar que dado la estructura piramidal y modelo de carrera, las instituciones se ven obligadas a eliminar personas altamente calificadas, sin más justificación que una decisión administrativa obligadas por el sistema, en virtud de la necesidad de generar vacantes para las generaciones más jóvenes. Luego, salvo por algunas excepciones, no existe la posibilidad de permanecer en ella aunque sea en lo mismo, el sistema los obliga a avanzar o salir.

      b. El permanente escrutinio, tanto de su vida profesional como privada, así como la obligación anual de demostración de vigencia y aptitud, no tiene ningún paralelo, cualquier falta a la ética, códigos de conducta o incumplimiento de deberes, significan en muchos casos, previo proceso de acreditación, inmediata baja.

      c. Si por algún motivo, alguna de esas faltas llegan a constituir delito, éstos son juzgados por Tribunales Militares bajo las normas que señala el Código de Justicia Militar, cuyas penas son mucho más severas que sus homólogas del Código Penal aplicable al resto de los chilenos, llegando incluso a contemplar la pena de muerte, para algunos delitos en circunstancias específicas, pena que como me imagino Uds. saben, en ningún caso o circunstancia puede ser aplicada a un civil. Habría que agregar que todo el tema procesal, se rige por normas y tiempos distintos al civil, en donde por ejemplo no existen tribunales de garantía.

      d. La naturaleza de la profesión militar hace de que sea considerada dentro de las más peligrosas existente, sino la más, tanto así, que las compañías de seguros no extienden pólizas a sus miembros o sus primas son impagables, lo que obliga a tener un sistema propio.

      e. La profesión militar exige total y absoluta entrega y sacrificio personal y familiar, un militar ofrece sus mejores años a la patria y al servicio de sus habitantes, día a día mientras vista el uniforme, un militar siempre debe estar dispuesto y disponible, no tiene horario, es la única profesión que su contrato le exige un régimen laboral de 24 por 7.

      f. Al menos en mi limitado conocimiento, no existe bajo ninguna circunstancia la posibilidad que a un trabajador civil o empleado fiscal, se le pueda ordenar cumplir una función o darle una misión que pueda significar su muerte, bueno en el mundo militar si, es parte de nuestro deber y es de ocurrencia diaria.

      En ese contexto, no existe en el mundo civil, en ningún nivel ni actividad, la obligación de hacer un juramento solemne de entregar la vida si fuese necesario, siendo este juramento exigible.

      Eliminar
    2. No tengo conocimiento si para el año 1978 alguno de Uds. había siquiera nacido, pero en esa época quien suscribe, era un joven Oficial de Ejército con tan sólo 20 años, que le correspondió movilizarse a la frontera, a defender la soberanía de la patria, circunstancia en la cual ninguno de los que vestíamos uniforme en esa época se opuso o intentó evadir, por el contrario, fuimos consientes de que era nuestro deber y estuvimos honrados en hacerlo.

      En dicha coyuntura histórica, además de tener que soportar todo tipo de privaciones por más de ocho meses, durmiendo en trincheras, mal equipados, mal alimentados, soportando climas extremos, nos vimos enfrentados a la posibilidad cierta de que nuestros días estaban contados.

      No sé si alguno de Uds., ha tenido alguna vez una bolsa negra esperándolos con su nombre, nosotros sí, para esa época las mejores proyecciones de bajas eran de 10 a 8, es decir que desatado el conflicto, el 80% de nosotros debía morir o quedar seriamente herido, mutilado o con secuelas irremediables e invalidantes. Todos sabíamos que nuestra esperanza de supervivencia era escasa pues teníamos plena conciencia de aquello y sin embargo no dudamos en hacerlo, es más, en conversaciones propias del momento nos preguntábamos respecto de que haríamos en caso de eventual oferta de rendición, siendo tajantemente rechazada, pues en virtud de nuestra formación y herencia histórica, ningún soldado chileno de ayer ni de hoy puede concebir semejante alternativa. De ocurrir un enfrentamiento, no sería hasta la última bala, sino hasta el último hombre, así nos han formado desde los albores de la patria, así nos juramentamos todos. Eso no se compra en la esquina y no sabría decir que valor de pensión merece, pero estoy seguro de que no hay equivalencia en la vida civil.

      Eliminar
    3. 2. En lo particular

      a. La situación descrita del año 78, se realizó sin ningún tipo de incentivo económico, los sueldos permanecieron exactamente iguales, el único incentivo fue nuestro sentido del deber, para eso nos habíamos preparado, conocíamos los riesgos y sólo nos quedaba actuar con responsabilidad, ejemplo personal, honor y patriotismo, fieles a nuestro juramento.

      b. En un ejercicio hecho recientemente, en donde se homologó una jornada normal de un trabajador cualquiera sujeto a un régimen de 45 horas semanales, nueve horas diarias, de lunes a viernes, sin horas extra y sin vacaciones, con la respectiva equivalencia al mundo militar, las que a modo de normalidad además de una jornada típica incluye: períodos de instrucción con horarios de 05:30 a 22:00, por al menos un mes cada año, servicios en horarios similares para el resto del año con una frecuencia de al menos una semana al mes, guardias, campañas, ejercicios, misiones de reconocimiento fronterizo, patrullajes, períodos de catástrofes, elecciones, feriados, pascua, año nuevo y muchas otras más, que resulta muy largo de enumerar, todo ello arroja que en un año normal, un civil trabaja unas 2.340 horas/año, cualquier hora adicional es pagada con un 50% de recargo, mientras que un militar lo hace en promedio 4.694 horas/año, más del doble y su ingreso sigue siendo el mismo.

      Dado esas cifras y si se considera que el personal militar con derecho a pensión ha servido en promedio por un período 25 años, implica que su trabajo es el equivalente a 50 años de un ciudadano normal, mientras este último sólo trabaja en promedio 20 años, lo que visto desde otra perspectiva, su sueldo real es la mitad de lo que percibe, lo que en los grados más bajos, significa menos que el sueldo mínimo.

      Se ha repetido permanentemente que una pensión bajo el sueldo mínimo es indigna, entonces un sueldo real bajo esa cifra ¿qué viene a ser?, pero la dignidad de un militar no es tema, no es noticia y no importa, sin embargo es importante señalar que la dignidad de un soldado es una cuestión de actitud y no pasa por el bolsillo, por lo que no se atormenten.

      Eliminar
  6. Además de no percibir ni un centavo más, por las innumerables actividades que debe desarrollar fuera de un horario normal al de un civil, tampoco percibe bonos de desempeño, gestión o metas ni gratificaciones de ninguna especie.

    En lo personal junto a muchos otros y como consecuencia de una situación muy especial por la que atravesaba el país en la década de los 80, se me ordenó permanecer en campaña por un período de nueve meses, viviendo en carpa, sin agua potable, calefacción, ni nada que se le parezca, con un régimen de permiso de 1 domingo cada quince días, orden que cumplí sin objetar ni cuestionar, sin percibir por ello ningún tipo de compensación o pago adicional. Situaciones como estas no son excepcionales, basta con referenciar sólo a modo de ejemplo, los largos períodos de tiempo bajo un clima inclemente que tienen que soportar los soldados pertenecientes al Cuerpo Militar del Trabajo, los que a punta de pala y explosivos por años abrieron y construyeron la carretera austral y hoy cumplen similar labor en otros rincones de nuestro país.

    c. Pero no tan sólo un uniformado trabaja más que un civil, sino que su estatus normativo es absolutamente distinto, el militar no tiene derecho a jubilación, sin importar la causal de baja, si esta se produce antes de cumplir 20 años efectivos de servicio, virtualmente se queda sin nada y no existe pilar solidario para él. Disculpen he confesar que he sido poco riguroso en este punto, efectivamente recibe un Bono de Reconocimiento para que lo deposite en una AFP, por la mitad de su valor, pues el Estado sólo le cotizó por la mitad de sus ingresos, ¿justo no?

    Durante todo el período en que ejerce su profesión, un militar no tiene derecho a indemnización por despido, no tiene derecho a oponerse al tipo de trabajo que se le asigne, como tampoco al lugar donde deba ejercerlo, no tiene derecho a negociación ni colectiva ni individual, es más existe una norma que señala expresamente “Todo militar deberá manifestarse satisfecho con el puesto que desempeña y la remuneración que percibe”, a priori y por todo el tiempo mientras vista uniforme, no tiene derecho a reclamo alguno sobre estas situaciones, las que en el mundo civil son de frecuente ocurrencia.

    d. No existe ninguna institución del tipo de Inspección del Trabajo, que vele y resguarde sus derechos o que interceda por él, no son concebible en el mundo militar.

    e. El Acceso Universal a Garantías Explícitas, AUGE o GES, tampoco se encuentra dentro de sus posibilidades, el mundo militar no tiene derecho al GES, ni activo ni en retiro, así de simple.

    Si tanto Uds., como vuestro entrevistado piensan que es injusto que las Fuerzas Armadas tengan un sistema de pensiones diferenciada al mundo civil, entonces sería deseable primero que se informen bien antes de emitir una opinión, más aún si se trata de personas profesionales de la información, por lo que se espera que al menos al momento de entrar a comparar lo hagan aplicando principios elementales, tal como “peras con peras y manzanas con manzanas”, metodología que se enseña desde los cursos básicos.

    ResponderEliminar
  7. Este tema se ha abordado en los últimos 15 años al menos unas 3 veces, siendo la primera que recuerdo mientras la actual presidente fue Ministro de Defensa, durante su primer mandato presidencial y durante el de su sucesor, incluso se promulgaron normas que eliminaron algunas situaciones que resultan obsoletas para nuestros tiempos, tales como las pensiones de las hijas solteras y otras similares.

    Todos los estudios serios en tal sentido han arrojado que el traspaso de las Fuerzas Armadas al sistema de AFP, resulta ser mucho más oneroso para al erario nacional que la alternativa del estatus quo, los actuales USD 1.300 millones aludidos, pasarían a tener que multiplicarse en cantidades significativas.

    En semejante escenario y como una cuestión de mínima equidad y justicia, se tendría que homologar el actual nivel de sueldos al de la administración pública general, significando a grandes rasgos duplicar el presupuesto de remuneraciones, pagar todas las horas extraordinarias y festivos a su valor correspondiente, considerar bonos y gratificaciones, pagar sobre sueldo por ser profesión altamente peligrosa, eliminar el código militar, incorporación al AUGE, alargar la carrera y ampliar la planta para garantizar 30 años de trabajo, pagar indemnizaciones por despido, eliminar la imposibilidad de modificar sin consentimiento del trabajador y sujeto a compensación el lugar y tipo de trabajo, eliminar el juramento a la bandera y su exigibilidad y un largo etc.

    A pesar de que los argumentos existentes no se limitan a los ya mencionados, según mi modesta opinión, la sola mención de lo relativo al tema del juramento, su exigibilidad y la absoluta disposición de sus miembros a honrarlo, es suficiente para establecer una significativa diferencia entre el mundo militar y el civil, por consiguiente para justificar y sostener un régimen como el que actualmente impera.

    Resulta esperable que Uds. tengan algún nivel de rigurosidad durante el tratamiento de un tema tan sensible para todos, pero desafortunadamente no ha sido así, pues han lanzado al aire datos, apreciaciones y conceptos a modo de certeza que resulta ser erróneos, tal como el siguiente y cito textual: “uno sabe que ahí que el fisco se gasta mucho dinero…. más dinero que el que, el que va al fondo solidario… exacto”.

    ¿Exacto qué?, si tal aseveración quedó desvirtuada de inmediato por el propio entrevistado al señalar cifras de 1.300 millones de dólares para el sistema de pensiones de las Fuerzas Armadas versus, 1.800 millones de dólares que se destinan al pilar solidario y hasta donde yo sé, 1.300 es menor a 1.800 y no al revés, los números hablan por sí solos.

    Luego, el entrevistado en su intervención apela a la necesidad de discutir frontalmente si “tiene sentido gastarse 1.300 millones de dólares en pagar la diferencia para las Fuerzas Armadas o puede mejorar el pilar básico solidario…”, por lo que se infiere que sería deseable hacer semejante redistribución.

    Pensar que los 1.300 millones de dólares aludidos pudiesen quedar disponibles para incrementar el actual aporte del pilar solidario, no es sólo ilusorio, sino demagógico, pues como ya se demostró existe un problema objetivo de aritmética y no de voluntad política.

    Si vamos a hablar de seriedad, frontalidad y honestidad en cualquier discusión sobre esta o cualquier otra materia que involucre recursos fiscales, habría que comenzar por dejar de mirar al presupuesto de las Fuerzas Armadas con un posible botín a repartir en las infinitas propuestas populistas que surgen a cada rato y de modo cada vez más frecuente.

    Si queremos una conversación seria, hay que señalar que las Fuerzas Armadas son un instrumento del Estado para otorgar orden y seguridad tanto interna como externa, que es subordinada a la autoridad civil, y que, es el propio Estado el debe definir que tipo de Fuerzas Armadas necesita y cuanto está dispuesto a financiar, incluidas las correspondientes pensiones.

    ResponderEliminar
  8. Las actuales Fuerzas Armadas del país, han mantenido a lo largo de su existencia un sello y una impronta que es motivo de respeto y admiración internacional, condición que las ha hecho extremadamente eficiente en disuadir cualquier aventura reivindicatoria o expansionista de nuestros vecinos, intensiones que en los últimos 30 años no han sido pocas. Esa impronta, ha sido responsable de la paz que nuestro país ha podido gozar, por más de un centenar de años, paz y seguridad que son condición básica y fundamental, para el desarrollo de cualquier nación y que permite, entre otras tantas cosas, se puedan destinar 1.800 millones de dólares al pilar solidario, sin dicha paz y seguridad no habría ni un peso ni para eso, ni para nada y aún así nunca falta el que quiere darle un zarpazo.

    Si ese mismo Estado con la miopía característica de sus políticos, deciden modificarla y transformar los actuales soldados en meros funcionarios públicos, con reducción de presupuesto incluido, sería importante de que toda la sociedad civil tome nota desde ya de sus consecuencias y los pille confesados, pues en cuanto la naturaleza haga de las suyas como suele hacerlo a menudo por estos confines, esperemos que no lo haga cuando estos nuevos funcionarios, no tengan los medios o no estén disponibles para ir en su socorro, reestablecer el orden y comenzar a generar las condiciones para su reconstrucción, pues podrían justo en ese momento, encontrarse en alguna reivindicación sindical o situación por el estilo y aprovechar la coyuntura para ejercer presiones indebidas, como hemos visto en muchos casos en los últimos tiempos.

    Sería importante que comiencen a rezar, incluidos agnósticos y ateos, pero en particular los iluminados gestores de semejante irracionalidad, si tenemos que enfrentar un escenario bélico en donde las Fuerzas Armadas de baquelita, que para ese entonces así serán, no sean capaces de disuadir ni menos combatir ni a Bolivia. No es necesario ser un erudito para pronosticar que ocurrirá entonces con ese país, si hoy a pesar de la enorme superioridad que poseen nuestras Fuerzas Armadas, es capaz de hacer las bravuconadas que hace, no alcanzarán ni a pestañar cuando estén en Antofagasta.

    Luego, ¡Pongámonos Serios!, a estas alturas ya hemos sido testigos de muchas buenas intensiones, pero de escasa racionalidad, el tema de la Fuerzas Armadas no se puede discutir con tamaña liviandad.

    Finalmente, en el convencimiento que el episodio de la entrevista fue sólo eso, un mal episodio, vengo en apelar a vuestra honorabilidad, sentido de justicia y profesionalismo, para que procedan a difundir el contenido de la presente o entrevisten a cualquier persona que pueda exponer esta verdad, de modo de que la ciudadanía se pueda informar adecuadamente, ubicando el tema en su verdadero contexto.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías haberlo resumido y no mandarte semejante mamotreto. condensarlo solo citando las partes más importantes de esta carta.

      Eliminar
    2. Excelente y completo mamotreto. Si lo condensas nadie entendería la verdad sobre la carrera militar. Felicitaciones para Hugo Solo

      Eliminar
    3. Si me lo he leido entero tu tambien podras hacerlo.

      Eliminar
    4. usalo como ejemplo cuando quieras redactar tus comentarios, Hugo.

      Eliminar
    5. Esta bien, si eso no se discute por ninguna persona normal, lo de gendarmería fue una avivada de los políticos, no tiene nada que ver con los militares.
      Es una profesión especial.

      Eliminar
  9. Les encanta la palabra 'solidario' mas no la palabra 'caridad'. La solidaridad se basa en coacción, mientras la caridad es un acto voluntario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "caridad" y la "solidaridad" a la larga son igual de nefastos. son perfectos generadores de parásitos y genera un inmovilismo peligroso.

      Ambas tienen una careta demasiado buena y aceptada como "actos de bien" para comprarse un lugar en el cielo, pero duran mientras dura el suministro del benefactor.

      Eliminar
    2. A mi no me gusta la solidaridad ni la caridad, prefiero analizar las cosas de a una sin fanatismos ni culpas.

      Eliminar
    3. Quería destacar solamente que cuando la izquierda habla de solidaridad tal como la expresa Maximo "quieren que sea solidario con ellos con el dinero de “otro”.". Agregaría sin el consentimiento del "otro". En cambio, la caridad es voluntaria. Nadie te obliga ser caritativo.

      Eliminar
  10. Para quien le interese buscar el libro de Philip T Hoffman Por que Europa Conquisto El Mundo trata sobre el desarrollo de la polvora y aplicable a todos esos paises en donde nunca se ha desarrollado nada aplicable sobre todo a Sudamerica y gracias Jorval.

    ResponderEliminar
  11. Prefiero el termino Solidaridad la Caridad esta unido a la Limosna y a la Beneficiencia pero vienen a ser lo mismo es cuestion de gusto o sesgo politico o religioso mas o menos.

    ResponderEliminar