El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


martes, 6 de septiembre de 2011

DE DULCE Y DE AGRAZ.

El terrible accidente de Juan Fernández, donde 21 personas encontraron una muerte horrorosa, trajo, paradojas de la vida, paz y tranquilidad, al menos por el momento, obviamente no va a durar mucho, pero algo es algo.
La estudiante que no estudia, el “profe” que no hace clases y el trabajador que no trabaja, desaparecieron del mapa, y al decir del mapa quiero decir de la T.V. Si les preguntaran su opinión a estos próceres, probablemente se declararían anonadados, impactados y conmovidos por la noticia, cada uno verá si les cree o no. Las protestas, dirían ellos, se suspenden por el momento, como muestra de civilidad y respeto por el prójimo, aquí también cada uno verá si les cree o no. Yo, “nica”. La cosa es que podrán estar muy impactados y podrán ser muy respetuosos, pero como la televisión tiene una noticia fresquita, no les hubieran dado bola. El pueblo, que en estos días esta construyendo animitas en la puerta de TVN, lo hubiese encontrado de mal gusto, y como “Business is Business”, y los comunistas “lucran” de las protestas, mejor las corrieron hasta nuevo aviso.
El enésimo funeral del compañero Allende, supongo que por lo del respeto al prójimo y esas cosas, (aquí también ustedes verán si les creen o no) también se suspendió. No veo porqué se tendría que haber suspendido tan magno evento, ya que un funeral es un momento intimo, familiar y de recogimiento. Supongo que sucedió un contratiempo de última hora, guardaron al muerto, y dejaron el enésimo entierro para otro día. No faltará el mal pensado que diga que el show (perdón el funeral) no tendría cobertura por lo del accidente, pero eso demostraría la bajeza de quien lo piensa. ¿Ustedes me entienden verdad?.
Son las contradicciones de la vida, un desastre que le quita la vida a 21 personas que tenían todo por delante, llega junto a un oasis de paz y tranquilidad para todos chilenos.

4 comentarios:

  1. cuando por una tragedia x se entrevista a gente corriente salen 3 cosas:

    DIOS
    PATRIA
    UNIDAD NACIONAL

    SIempre estan presentes, y no se habla de casi nada mas.
    Ningunos de los funerales del camarada allende, tragedias infladas por la izquierda, fue tan impactante como la muerte de los 21.

    vale la pena leer tu blog maximo

    ResponderEliminar
  2. Ese trio, que hoy por hoy parece que gobierna el país, no ha suspendido su violencia callejera por respeto a la tragedia y un sentimiento de unidad, simplemente lo ha hecho por conveniencia, el país no habría entendido que en este momento se desatara la violencia y la habría repudiado con pérdida de puntos para su causa. Entonces, a disfrazarse de oveja y mostrarse pacíficos por un tiempo, no muy largo si ya que están en una campaña de desestabilizar al gobierno y sacar a Piñera.
    El funeral, ya lo he escrito, se suspendió por falta de cobertura. Qué doña Isabel no quería un funeral de bajo perfil? Qué mejor ocasión que haberlo efectuado el domingo. Pero ahí está la falsedad y la mentira, el funeral se había organizado para el 4-IX, que recordaba el triunfo de Allende el 70, sabían que esa fecha se prestaría para violencia y destrozos, pero como también hubiese sido mal vista, bueno, se guarda el difunto y se deja para una mejor ocasión donde los extremistas puedan actuar libremente sin recibir el repudio ciudadano

    ResponderEliminar
  3. Esta columna me lleva a reflexionar acerca de los perniciosos efectos de la televisión en la sociedad. Ya no representa -como se pensó de antaño- la realidad, si no que devino en la realidad misma. La gente vive EN lo que ahí ve y no en su vida propia. Invito a apagar la televisión y sentir el sol pegando de frente en la cara; extasiarse con la sonrisa de un niño; o aromatizarse con la humedad primaveral en los parques. La caja estúpida es solo una fantasía.

    ResponderEliminar
  4. Army, hoy estamos de acuerdo. ¿Me estaré volviendo nacional socialista o tu liberal?.

    Hunter, así es la cosa, cada uno lleva agua a su molino, los comunistas sobre todo.

    Hugo, en Chile solo existe lo que sale en la tele, y los buenos y malos son los que deciden los periodistas.

    ResponderEliminar