El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 9 de septiembre de 2011

LA CONSIGNA DEL DIA

Era cosa de tiempo, ya hay “voces” que piden “no al lucro” en salud. ¿Quién no lo sospechó desde un principio?. Aquí, ni siquiera hay involucrados dineros del Estado ( en realidad es de los contribuyentes, porque el Estado no existe). Nadie esta obligado a afiliarse a una isapre porque puede preferir fonasa. La cotización de salud, que es obligatoria, es de cada trabajador, no se la regaló nadie. ¿Pero a estas alturas acaso eso importa?. Todos los políticos que proponen esta “genial idea” se atienden en clínicas particulares y están inscritos en una isapre. Si no existiera esta alternativa a la pésima salud que entrega el Estado, seguramente irían a un médico particular o se atenderían en el extranjero. ¿Y el resto de la gente?, habría que ver que dice la próxima encuesta, y por mientras, que se los coman los leones.
Dicen que las Isapres están ganando mucha plata, puede ser, ¿y que hay con eso?. Si a mi me preguntaran que si me gustaría que me cobraran menos, las diría que depende. ¿Queremos que la isapre quiebre?. ¿La rebaja será a costa de una peor atención y de una tecnología de inferior calidad?. ¿Tendré que esperar meses para que me atiendan?. ¿Y de cuanto sería la rebaja, 5 lucas, acaso serían 10?. ¿Y como nos podríamos atender en una clínica decente si no tenemos el seguro medico de la isapre?.  ¿Y si yo, que soy el que está pagando, y con mi propio dinero, prefiero pagar las 10 lucas y estar tranquilo?.
Como el no al lucro está de moda, los políticos inescrupulosos le sacarán el jugo hasta donde puedan, los muertos que queden en el camino da lo mismo, total, para eso ellos mandan, ¿y que jue?.
Ya me los imagino por la Alameda, comunistas, socialistas, anarquistas, tontos útiles, ecologistas de macetero, flaites armados hasta los dientes, mochilas cargadas de piedras y bombas molotov. Todos recitando consignas sin sentido, no a esto, no a lo otro. Cerebros lavados, enjuagados y estrujados de tanto ver televisión “progresista”.Todos ellos decidiendo en la calle, entre barricadas, asaltos, tomas de hospitales, saqueos, incendios, heridos y tal vez algún muerto, que salud me corresponde tener a mi y mi familia. ¿Qué tal?.
Yo le diria a estos flaites vociferantes, que si quieren gastar su plata en “chelas”, zapatillas de marca de 80 lucas, teléfonos celulares que parecen computador, y veraneos en Cartagena para carretear y cogotear turistas, pues que lo hagan. Yo por mi parte, prefiero invertir en educación y en salud, que no serán ítems tan “bacanes”, pero son mi elección.
Por ultimo, si no hay suficiente competencia; si los precios son de verdad muy elevados; si hay que hacer modificaciones sensatas en la ley de Isapres, que sin destruir el sistema y la justa retribución de las empresas, beneficien a su vez a los afiliados, lógicamente hay que trabajar en ello. Pero de ahí a terminar con la libre elección en salud, y salir a la calle espetando estupideces en nombre del pueblo, hay un gran trecho.

6 comentarios:

  1. http://blogdehermogenes.blogspot.com/2011/09/el-pais-que-dejo-de-razonar.html
    Don Hermógenes:
    Como usted hace frecuente en sus comentarios la omisión deliberada de aquello que pudiera importunarle en sus convicciones, le haré un sólo reparo dentro de los trillones que pudiera hacerle a su columna, a saber, la ausencia de reflexiones que expliquen el malestar de muchas personas por estas grandes utilidades que obtuvieron las Isapres. Le contaré esos motivos- suponiendo que no los sabe, concediéndole la gracia de confiar en su buena fe y dando por superado aquel "deliberado" que le planté en un comienzo- como una pequeña ilustración de como se sienten muchos.
    Se trata nada más y nada más que el item más delicado del ser humano. Es la propia salud, que no se compara con el pan, el queso o el vino. Si no hay salud, nos morimos todos. Es simple, supongo que usted conocerá la famosa escala de Maslow. Ahí, el primer peldaño es...la salud. Ahora bien, en Chile tenemos este servicio, llega a casi todos, pero fíjese usted que curioso. Al igual que en muchas otras actividades, el servicio se encuentra estratificado. Para los ricos, un sistema, para la clase media, otro, para los pobres, unos distinto. Así entonces, hay algunos que dicen: " bueno, algo no está funcionando bien, por que esa señora de 85 años, desentada la pobre, que llego en micro a la consulta; que la antendieron mal; que se murió esperando. !Algo huele mal acá!" Y otros dirán entonces, "hay jueces en Berlin", y yo diré: Todavía nos queda un poco de humanidad. Esa que nos sirve para sentir antipatía por quienes no ayudan a su projimo, a su hermano, que yace ahí postrado, suplicando en una sala común, mientras otros, por el solo hecho de nacer en un lugar distinto, pueden recibir los mejores cuidados. Esto que yo le cuente sucede todos los días, y muchas personas sufren. No es literatura señor, no son cuentos, en el mundo HAY sufrimiento. ¿ Y que tiene que ver todo esto me dirá usted? fácil, los señores de las Isapres no han hecho nada para ayudar, para cambiar y contribuir a esa gente. Es más, están del lado de los que no sufren, de los poderosos. Por eso, la gente con un poco de humanidad no gusta de señores así, que teniendo los equipos y los medios para dar salud a la gente y para salvar vidas, se dediquen mejor a juntar exquisito dinerillo y meterlo en un banco. Y no solo eso, si no que además ganando más y más, por que la ambición del humano es ilimitada. Yo no propongo sistemas, ni estatizaciones, menos resentimiento. Se llama amor por los desvalidos, por el dolor ajeno. Y por esos señores, es muy dificil sentirlo. Voy a tener que hacer un esfuerzo sobrehumano.

    ResponderEliminar
  2. Hugo, al parecer estás en una confusión, la gente que se muere esperando en un hospital, es la que se atiende en los hospitales públicos, donde los funcionarios que son todos miembros del sindicato siniestro que es la CONFUSAM no están “ni ahí” si alguien se muere, al parecer piensan que no es su problema, y no les pasa nada por sus negligencias porque el sindicato los defiende por medio de huelgas, y presiones indebidas, y como los jefes son los políticos, prefieren que se muera gente y no tener un paro televisado. Si no te gustan la Isapres, no te inscribas en una, los hospitales de El Salvador y el de Talca te están esperando, ahí puedes pedir una hora….claro que para 6 meses mas.

    ResponderEliminar
  3. Claro, la insensibilidad no es monopolio de un solo sector político. Trasciende a la humanidad toda. Empresarios y trabajadores. Mi llamado no es político, si no moral. Además, trato de dar una explicación sociológica del rechazo a las utilidades de las Isapres, más no una solución. Eso se lo dejo a los expertos.

    ResponderEliminar
  4. Hugo:
    No basto la explicación de Hermógenes Pérez de Arce.

    ResponderEliminar
  5. hola javier. Tantos blogs q tienes. No se cual ver!( me gusta mucho la montaña magica)

    ResponderEliminar
  6. Hola Hugo:
    Hace tiempo la leí.
    Ve cualquier blog o el que esté más actualizado.
    saludos

    ResponderEliminar