El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


jueves, 8 de septiembre de 2011

LAS TRES ETAPAS DEL POLITICO.

PRIMERA ETAPA: El político candidato. Hombre jovial, sonriente, dispuesto a comer sopaipillas con ají y mostaza en un carro de una feria cualquiera. Besa, abraza, aplaude, y se entrega por completo a quien decide escuchar sus promesas, que consisten siempre en repetir lo que previamente la gente le ha dicho. No tiene nada que perder, porque no tiene nada más que la ilusión de algún día tener algo, poder, un puesto, figuración, fama, y muchas veces acceso al dinero que no es capaz da ganar con el escaso talento que posee. Se levanta, come, va al baño, ve tele y se acuesta con una encuesta en la mano, son La Biblia, El Corán y El Talmud juntos. Necesita padrinos para estar en la lista definitiva, y acuchillar a los rivales para dejarlos en el camino, aquí solo gana uno, y ese uno tiene que ser él.

SEGUNDA ETAPA: El político que ostenta un cargo. Aquí la cosa cambia, los días de ferias, abrazos y besos quedaron atrás. Ya no come sopaipillas, devora manjares en recepciones y banquetes en su honor. Ya logró lo que quería, lo que lo sacó del anonimato y le dio fama, portadas y poder. Pero tiene un problema, y más grande del que tenía cuando no era nadie, sabe que la próxima elección no tardará en llegar, y que esta endeudado, con los electores que esperan ver cumplidas sus exigencias, con el  padrino que quiere su retribución por los favores concedidos y con el rival que dejó en el camino y que también quiere su parte para no hacerle olitas y dejarlo vivir y disfrutar en paz. Y lo peor de todo, tiene miedo de perder, y volver a no ser nadie, porque cuando algo bueno se prueba ya no se quiere soltar nunca mas. Aquí viene la parte donde hay que cumplir, con todos los que se pueda, dar lo que no se tiene, ofrecer lo que no existe, y hacer lo que no se debe. Todo sea por el País, y todo sea por el pueblo, al menos eso dice él, y si se lo creen, asunto arreglado. Y lo mas importante, su esperanza mas intima, que todo el desastre que están causando sus medidas populistas, se mantenga oculto, el tiempo suficiente, hasta que el se vaya, y que le exploten en la cara al que venga cuando él ya no esté.

TERCERA ETAPA: El político semi retirado. Ya no es candidato porque está muy desprestigiado, pero se defiende. Lo que hizo mal fue porque no lo dejaron hacerlo bien. Lo que no hizo fue porque no contaba con los votos. Los problemas actuales no son su culpa porque estallaron tal como lo planeó, cuando ya se había ido. Lo que le resultó bien es y será su legado, y crea una fundación para que se recuerde. Y lo mas importante, ya no comerá sopaipillas en una feria nunca mas en su vida, él ahora es alguien, y de esas cosas del pasado ya nadie se acuerda.



6 comentarios:

  1. Buen comentario. Una buen sátira.
    A propósito de tú último comentario en el post anterior, estoy terminando un post. De ahí lo subiré.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Excelente, te estabas perdiendo al no tener un blog.
    Si bien parece una sátira es una triste verdad. Vemos como cientos de vagos, porque no tienen la capacidad para surgir en otra actividad, inician su vida política como candidatos a concejal, de ahi van trepando los más audaces, alcaldes, diputados, senadores, pasando elección tras elección, comiendo cuanto le ofrezcan aunque después lleguen a sus casas a vomitar y prometiendo lo imposible, hasta que el más audaz y mentiroso llega a la presidencia del país.
    Como todos no pueden ser presidentes, el sueño es el Congreso, no por vocación de servicio como tan cínicamente dicen sino para embolsarle los cerca de 13 y 15 millones mensuales ya sea diputado o senador.
    Pero Máximo, ya no tienen el drama de volver a ser nadie. Si perdió la elección y su conglomerado está en el poder, se le consuela con alguna embajada o ministerio. En suma, nunca, tal como lo dices, dejan de ser alguien, es un respetable ex-político y al morir se hablará de su gran legado, el que nun

    ResponderEliminar
  3. P.D. No se porque no salió el final. Quise decir que cuando el ex-político muere se habla de su gran legado, el que nunca se sabe cual es.

    ResponderEliminar
  4. Hace años, cuando el Tata hablaba de los "Srs. políticos", como era niño, no entendía exactamente que quería decir. Luego de estas 2 largas décadas, ya entiendo lo que el Tata quería decir, el era un viejo zorro y sabía perfectamente de que clase de personas se trataban los "Srs. políticos".

    ResponderEliminar
  5. Veo que hoy estamos todos de acuerdo, los políticos son bien poca cosa. Solo se dedican a decir lo que la gente quiere escuchar.

    ResponderEliminar