El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 30 de octubre de 2011

LA POLAR: LA GRAN MENTIRA.

Resulta que La Polar perdía 100 millones de dólares al año durante 9 años. Nadie sabía nada, ni el SII, ni los reguladores, ni la empresa auditora, ni los inversionistas institucionales, ni las corredoras de bolsa que recomendaban sus acciones, ni nadie. Los ex ejecutivos se hacen los lesos y mas encima demandaron a la empresa por cientos de millones para que los indemnicen. Los rostros de madera quieren una indemnización por haber quebrado la empresa, se parecen a los empresarios del MIR que están indemnizados por haber matado gente y haber promovido una revolución marxista. Hay que escuchar cada cosa de locos, que es para volverse loco uno mismo. Supongo que todos estos gallos piensan que los demás son tontos y que les creen, pues habría que explicarles que la gente ya no le cree a los políticos, ni a los curas, ni a los profesores, ni menos a ellos. ¿No querían otra cosita?. Todos sabían, o al menos lo sospechaban, no se hagan los lesos. Horst Paulmann, el propietario de cencosud, dijo nada mas explotar esta caso que esto era una “cutufa”, ¿se acuerdan de la estafa de la cutufa?, y no necesitó leer ningún papel ni hacer ninguna auditoria, el que sabe sabe, y Paulmann si que sabe.
La estafa de La Polar es bien sencilla, los ejecutivos le prestaban a personas que ellos sabían que no iban a pagar, y las personas solicitaban préstamos que nunca pensaron pagar. Eso es todo. Y todos sabían lo que pasaba, o lo sospechaban, o eran realmente imbéciles y no tendrían que haber estado en los puestos que estaban. Yo me inclino por todas las anteriores.
Me imagino que nadie pondrá en duda que los ex ejecutivos son unos sinvergüenzas, pero es tentador decir que los clientes no lo son, pues un solo dato para meditar, los clientes reprogramados unilateralmente (esto es, los que no pagaron) son un millón de personas. ¿Alguien podría pensar que un millón de personas repentinamente perdió su trabajo o se le enfermo la suegra?. Yo no.
 La empresa esta quebrada, tiene un patrimonio negativo de casi 500 millones de dólares, y la deuda no la podrá pagar nunca con el flujo de caja que tiene. Aquí viene lo bueno, ¿algún inversionista querrá reflotarla en esas condiciones?, ¿se irá a la quiebra?, ¿o el estado meterá su mano para evitar un nuevo escándalo producto de los miles de cesantes y que eso impacte en las encuestas?. ¿ Capitalismo o socialismo?. Tengo ganas de ver que pasará. Los tendré vigilados.

4 comentarios:

  1. Parafraseando a Lagos: "Las instituciones que regulan y controlan el mercado no funcionan".

    El SII si le funcionó el ojo con Pinochet, mas no con 'La Polar'.

    ResponderEliminar
  2. Javier. Esta vez fueron demasiadas las instituciones que no funcionaron, en realidad fueron todas. Para este mal pensado observador de la vida que escribe el blog, hay cosas más posibles, menos posibles, y esta. ¿Nadie se enteró de nada durante 9 años?. Que quieres que te diga.

    ResponderEliminar
  3. Los clientes repactados de La Polar, fueron parte del fraude. Ellos se quedaron con los computadores, los LCD y los ejecutivos con los bonos. Los periodistas hablaban de los clientes de La Polar, como "los afectado", pero los únicos afectados fueron los accionistas.

    ResponderEliminar
  4. Revistajupiter. Así es, los estafados son los accionistas y veremos si los acreedores pueden recuperar su plata. Recuerda que los tenedores de bonos invirtieron en la empresa por recomendaciones de quienes se dedican a ello.
    Es bien cuestionable decir que los clientes fueron estafados, si bien es cierto que a nadie lo pueden reprogramar en forma unilateral, se llega a ese punto luego de que el cliente no paga, y tampoco se acerca a la empresa a reprogramar el mismo, ¿o es que nunca pensó pagar?.
    La prensa siempre defenderá a los “pobres”, eso tiene rating.

    ResponderEliminar