El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 22 de octubre de 2011

LOS ENCAPUCHADOS.

Todo el mundo habla de los encapuchados, como si hubiesen nacido así, con un paño en la cabeza. Pareciera que no tienen cedula de identidad, domicilio conocido, familia, no estudian ni trabajan en ninguna parte, capaz que ni vivan en Chile y aparecieron de la nada. Yo pienso que un encapuchado no es más que un estudiante que no estudia con capucha. Eso es todo. Yo los veo con esos pañuelos medios Árabes enrollados en el cogote, parados en las esquinas, esperando la orden del que los dirige para taparse la cara y comenzar el show. Si en Chile existiera estado de derecho y no de izquierdo como hoy en día, los carabineros podrían hacer una redada en plena protesta, llevárselos a todos a un control de identidad, luego al tribunal, y los periodistas publicarían una lista con nombre, Rut, actividad y dirección de todos los individuos. Así sabríamos los demás chilenos, quienes son los que no nos dejan vivir en paz. ¿Se imaginan?. Todos los “pacos” dados de baja, el gobierno con los pelos de punta, la oposición reclamando ante la corte interamericana de derechos humanos, los comunistas en huelga de hambre,  Chile incendiado de punta a cabo, la televisión en cadena nacional por la discriminación inaceptable, y los encapuchados haciéndose acreedores de suculentas indemnizaciones que les permitirían vivir sin trabajar, y así dedicarse de lleno a sus menesteres. La media cagadita.
Si el Almirante Merino viviera, seguramente los ubicaría como una sub especie humana a medio camino entre los auquénidos metamorfoseados y los humanoides. Debido a que además de aprender a hablar, también desarrollaron la destreza de tirar piedras. Todo un desarrollo evolutivo.
Aunque a decir verdad, no se que haríamos sin los encapuchados, de partida yo no estaría escribiendo estas leseras, los “estudiantes” que no estudian y el “docente” no se harían escuchar, el gobierno no tendría a quien culpar, los periodistas tendrían menos rating, y las protestas serían una lata. Los únicos beneficiados serían los carabineros que podrían volver a las comisarías a redactar constancias de violencia intrafamiliar, y no cumplimiento de regímenes de visita. Esa si que es vida, les faltaría el puro tejido.
Es una vergüenza que se toleren estas cosas, un paño de cocina tapando el caracho, y listo, al ataque muchachos. Supongo que en el R.U. por mucho menos van a la cárcel, ¿recuerdan a las barras bravas británicas?, la policía los apaleó hasta que se cabrearon, y muchos terminaron con penas de cárcel. ¿Se acuerdan en Canadá para el mundial sub 20?, a los jugadores chilenos los apalearon y electrocutaron por algo que aquí sería para la risa, y cuando la Gordi alegó, no la pascaron. Para que voy a poner el ejemplo de USA, ahí los policías apalean sin asco, y es cosa de ver en las películas que pasa cuando la cosa se pone complicada y llaman a la Guardia Nacional, salen hasta con tanques a la calle. Esa es la diferencia entre los Países súper desarrollados y los que están en estado de semi barbarie como el nuestro. Así nomás es la cosa.


8 comentarios:

  1. Máximo..una vez mas tal cual.Quiero retomar un tema planteado por mi que respondiste en tu publicacion anterior. Uno, yo, la sociedad derepente busca, y rebusca, da vueltas a los hechos, cuando la respuesta, la solución esta en lo simple.
    El gobierno tiene miedo a la opinión internacional, cuide su casa primero, juntos seriamos capaz de muchas obras. Juntos, Chile unido por la patria no tiene que temer nada, gracias Máximo por simpflicar y borrar mis dudas, saluda Heike

    ResponderEliminar
  2. Heike. Esto era muy simple. Lo único que se le pedía a Piñera, era que se situara a la derecha de la concertación, que mantuviera el orden, y que respetara sus promesas a los militares. Todos entendemos que está en minoría en el Congreso y que no es mucho mas lo que se puede hacer, pero este señor no cumplió ni siquiera con el mínimo esperable.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, los encapuchados pareciera que fueran seres extraterrestres que aparecen para "desprestigiar" las "pacíficas marchas" infiltrados marcianos que desaparecen y la policia jamás puede dar con alguno de ellos a pesar que incluso los he visto encaramados en los vehículos policiales.
    Cortemos el leseo, no son marcianos ni infiltrados ni nada por el estilo. En el conflicto estudiantil son estudiantes violentista, vándalos a los que el gobierno no se atreve a aplicar la ley y coarta la labor de Carabineros que no los pueden detener. Por lo demás, si así fuera, en dos minutos los jueces de garantía los dejan en libertad.
    La solución contra estos sujetos es que se permita a Carabineros emplear sus bastones de servicio. Con unos cuantos bastonazos no volverían a aparecer en otra protesta. Pero como somos tercermundistas vivimos preocupados de lo que pueda decir cortes y comisiones interamericanas de DD, lo que diga A. Internacional, etc. En los paises desarrollados la policia actúa firmemente, sin preocuparse de esas entidades de fachada del zurderio. En las protestas que hubo hace poco tiempo atrás en Inglaterra la policia disolvió a los manifestantes con tal violencia que los vándalos apenas duraron un par de días protestando. Si Carabineros actuara así estarían todos de baja, formalizados y en prisión. Es la grann diferencia y además allá hubo un primer ministro que hizo respetar el estado de derecho y acá hay un timorato que se está haciendo cómplice de estos encapuchados.

    ResponderEliminar
  4. Hunter. En este sistema de protestas perfectamente ideado por la izquierda, a mi me parece que los famosos encapuchados no son ningunos infiltrados, son parte del diseño de las protestas, sin ellos, y solamente marchando, la atención del publico decaería inmediatamente, son los que le ponen el “sabor” a las protestas y los que las mantienen vigentes por televisión. En el fondo, son indispensables para la izquierda, aunque ellos no lo reconozcan.

    ResponderEliminar
  5. Hoy lei un interesante artículo de Héctor Sotoeln La Tercera, del que rescato algunos párrafos: "El debate educacional amenaza tirar por la borda más de 30 años de un paciente trabajo de focalización del gasto social chileno a favor de los más pobres. La idea ahora pareciera ser armar un estado de bienestar de garantias universales con cargo al erario precisamente en momentos en que medio mundo está huyendo de ese Frankestein, porque asfixia la economía, destruye el empleo, produce espejismos y genera frustración social".

    "Lo que vende en este momento es más bien el doble standard y el disparate. Por ejemplo, decir que se está a favor de la calidad de la educación y destruir los establecimientos; acusar de intransigencia al minuto después de haber tirado violentamente el mantel de la mesa de dialogo.; revestir con los ropajes de la educación desencuentros que tienen que ver con lo que siempre ha tenido que ver una forma de entender la política, esa que se reduce a la cruda captura de cuotas de poder por la fuerza"

    ResponderEliminar
  6. Cristian. Es cierto lo que dijo Soto. Ya la Gordi había anunciado que quería instaurar el estado de bienestar, que es de bienestar solo para los vagonetas que no trabajan, ya que a los que trabajan los “cogotea” el estado. Pues es cosa de mirar como esta Europa con la “genial” idea de la socialdemocracia, o socialismo europeo. Quebrados y viviendo de los prestamos bancarios, igualito a un deudor reprogramado de La Polar

    ResponderEliminar
  7. La prensa de izquierda como 'El Mostrador' sostuvo que Héctor Soto era el Halcón de la derecha. Primero, no sabía que era de derecha el abogado y comentarista de cine. Segundo, siendo abogado le parece normal las arbitrariedades que sufren los militares.

    El problema que aplicar la ley como en los países desarrollados la llaman 'represión'.

    ResponderEliminar
  8. Javier. Tanto como el Halcón no creo, no se que habrá dicho de los militares, y hoy día saber quien es de derecha es muy difícil, ya que cada uno dice lo que le conviene de acuerdo a la ocasión. Pero lo que transcribió Cristian tiene mucho sentido. Varias veces he dicho lo mismo en el blog de Don Hermógenes, en Chile se quiere instalar el famoso estado de bienestar, pero 30 años tarde, cuando en todo el mundo está haciendo agua por todos lados, ya que no se puede financiar. En nuestro País no solo hay eternos seguidores de las malas ideas, mas encima están desinformados, porque las quieren implementar cundo ya están pasando de moda, lo mismo ocurrió con el comunismo el año 70. Y para que poner el ejemplo de los comunistas bolivarianos hoy en día, en plena globalización. ¿Qué tendrán en la cabeza?. Me temo que nada bueno puede ser.

    ResponderEliminar