El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 28 de enero de 2012

EL COIMERO Y EL CRIMINAL.

 El juez Baltasar Garzón, que se reía de lo lindo cuando se las dio de verdugo del presidente Pinochet, ha probado el viejo dicho que dice que por donde pecas pagas, y ha sido inculpado de cohecho impropio por el Tribunal Supremo de España, que instruye la causa abierta al magistrado por los dineros  con las que diversas entidades patrocinaron varios cursos que recibió en Nueva York en 2005 y 2006. Se dice que Garzón recibió 300.000 dólares de “coimision”, para no tramitar una querella en contra de directivos del Banco Santander. Si esto se comprueba, el sinverguenza solo podría ser castigado con una pena de multa, ya que por la fecha en la que supuestamente fueron cometidos los hechos no se hace “merecedor” a la última reforma del Código Penal Español, que castiga el cohecho impropio con pena de prisión de seis meses a un año y suspensión de  cargos públicos de uno a tres años, ¿y porque tan poco?, tendría que ser vitalicio. Se salvó jabonado. Pero este ex diputado socialista que se “reconvirtió” en juez, no solo es coimero, también tiene a su haber dos juicios por prevaricación, uno por ordenar las escuchas ilegales en el caso de corrupción "Gürtel" (caso que afectaba al P.P.) y está siendo enjuiciado por el mismo delito por haberse declarado competente para investigar los crímenes del franquismo. Obviamente los que cometieron los franquistas en contra de los republicanos, ya que de los “otros” crímenes, como las torturas en las checas, y los asesinatos de monjas, curas, y terratenientes, ya no se acuerda nadie (igual que en Chile).
 En Corea del Norte la cosa está de cuidado, el régimen dictatorial y criminal de los amigos de los comunista chilenos, advirtió que cualquiera de sus ciudadanos que sea atrapado tratando de huir a China o usando teléfonos celulares durante el periodo de luto debido a la muerte de Kim Jong-il (el ex amado lider), será tratado como criminal de guerra y castigado como la ley lo estipula, ¿Qué tal?, cagaron todos los copuchentos. En 2010, se registró otro episodio de este tipo, cuando un hombre fue ejecutado por llamar desde su celular a un amigo de Corea del Sur, (al parecer es verdad que hablar por celular hace mal a la salud, en Corea del Norte fue “confirmado”). La gente que es descubierta tratando del huir del país, así como también los que son detenidos en China y son enviados de vuelta, generalmente terminan en Corea del Norte trabajando en los campos de trabajo forzado, según lo que han reportado grupos de derechos humanos, mientras que personas que han tenido conductas ilegales repetidas, pueden ser ejecutados. Ya lo saben los pobres Coreanos del Norte, que no los pillen hablando por celular en forma repetida, porque les meten un tiro en la nuca. Tampoco les recomendaría a los esclavos del Coreano psicópata que se intenten comunicar con señales de humo, los pueden acusar de contaminar el “fundito” de su nuevo amado líder, y capaz que los pongan a picar piedras por 40 años.




3 comentarios:

  1. Ahora falta juzgar a los jueces prevaricadores.

    ResponderEliminar
  2. Garzón es amigo del genocida de Paracuellos, quien ordenó asesinar niños, mujeres, hombres y soldados.

    ResponderEliminar
  3. Javier. A los prevaricadores chilenos lo veo difícil, son cono James Bond, “tienen licencia para prevaricar”.

    ResponderEliminar