El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 24 de marzo de 2012

PROHIBIDO TRABAJAR.

El año 1998, el Estado consideró –porque el Estado es aficionado a considerar este tipo de cosas-, que había muchos taxis y colectivos. Yo entiendo que son los usuarios los indicados para decidir esto -se llama oferta y demanda-, pero ya sabemos que no siempre es así. En aquel año existían 127.000 autorizaciones para trabajar en taxis y colectivos, no se autorizaron más permisos, mucha gente ha salido del negocio, y hoy solo quedan 99.000. Como no se autorizan nuevos taxis, el emprendedor que quiere entrar a este mercado, tiene que comprar un taxi en funcionamiento, lo que ha producido que además del automóvil, se tenga que pagar un “derecho” adicional al vendedor del taxi de entre 3 y 6 millones de pesos –mas demanda y menos oferta provoca el aumento de precios, todos sabemos eso-. El problema de todo esto, es que se está transando en el mercado algo que no existe, se transa una prohibición, una alteración al mercado que provocó la decisión de un burócrata. Ahora veamos el negocio del taxista: Si existiera libertad de patentes de taxi, el interesado en ingresar a este negocio solo tendría que contar con los 6 millones que cuesta el vehiculo, por lo que esperaría una rentabilidad para su negocio que esté en relación a ese capital. Al tener que invertir 12 millones, la rentabilidad tiene que ser mayor, por lo que la tarifa del taxi tiene que subir. Es decir, la decisión –prohibición- del burócrata, la termina pagando el consumidor –el usuario del taxi-. Todo esto, sin contar que la tarifa de los taxis es fija –no hay competencia-. Antes del gobierno militar, esto sucedía en todos los negocios, los importadores tenían que pagar aranceles muy altos con la finalidad –decían- de “proteger” la industria nacional que producía cosas malas y caras, y los negocios como panaderías, restaurantes y otros, estaban en la misma situación que hoy viven los taxistas, no había libertad de patentes. Los “Chicago Boys” liberalizaron los mercados, al decretar libertad de precios y de patentes. Desde el año 1990 en adelante, lenta pero sostenidamente se han ido introduciendo distorsiones en los mercados por porte de la burocracia estatal, como restricciones a las patentes de taxis y alcoholes, exigencias sanitarias, ambientales, barreras de entrada a los mercados y ridiculeces regulatorias, que solo han provocado, monopolios, prohibiciones, aumentos artificiales de precios, cesantía, desinterés por emprender, y como consecuencia, disminución en la tasa de crecimiento. Se llama socialismo, por si alguien no lo sabía.

6 comentarios:

  1. Yo le tengo otro nombre, "síndrome de ahuevonamiento fiscal", dícese del síndrome que afecta profesionales, apitutados del aparato fiscal, que jamás en su vida han trabajado en serio, creado un trabajo, o sido evaluados en su desempeño. Esta emparentado al "síndrome de ahuevoanmiento magisterial", cuyo paciente 0 actual, es un mafioso, sin trabajo conocido, de apellido que rima con bastardo.

    ResponderEliminar
  2. Heitai. Pues la enfermedad esa a la que tu te refieres, en Chile es epidemia. Son tantos que ni vale la pena contarlos. Están sentados en una silla, mientras el que quiere ganarse la viada con un taxi se tiene que poner con 12 palos en lugar de 6.

    ResponderEliminar
  3. la gente ha ido conociendo de a poco, si es que eso sucede, el encarecimiento de los precios por culpa de los "chupasangre" del Estado.

    Antes, si Ud decia un auto vale 6 millones de pesos, pocos sabian que el auto valia 5 mas un millon de Iva

    Tampooco sabian que si Lagos, en su epoca, le echaba la culpa al huracan Katrina de alzas en la bencina, la real culpa era de La Moneda que entre Iva y Impuesto Especifico (nadie lo conocia ) se iba casi la mitad del precio de la bencina-

    Tampoco sabian que si compraban 5 panes para el desayuno, uno enterito se iba para el Gran Chupasangre.

    Y mucho menos saben que hay rubros donde, al igual en La Habana, un burocrata fija los ingresos y los gastos de un boliche supuestamente privado, y que el pato lo paga el cliente, via encarecimiento del servicio.

    Como dijo la Tatcher "Inglaterra y Socialismo no son lo mismo, y no lo seran mientras yo gobierne.

    Lastima que eso fue en Inglaterra, no en el Chile actual.
    Alla, en Inglaterra, gobernaba la hija de un almacenero, nieta de un zapatero. Sabia entonces lo que era ganarse las monedas.
    Aca en cambio nos gobierna un afortunado especulador bursatil que dificilmente sabra de las perversidades estatistas

    ResponderEliminar
  4. Andrés. Hay gente que no conoce realmente cuanto paga de impuestos, ya que en Chile siempre se les ha engañado al hacerles creer que los “ricos” son los que los pagan, y de esa manera, obtener el apoyo popular para subirlos una y otra vez. (Total pagan los ricos, dirá la gente).

    ResponderEliminar
  5. Cuando el ministerio de transportes fiscaliza con los carabineros a los "transpiratas", lo que en realidad hace es proteger al cartel de operadores del Transantiago.

    ResponderEliminar
  6. RJ. Cartel que el mismo gobierno de Lagos formo, el de Bachelet mantuvo, y el que la alianza criticó mientras estuvo en la oposición, y ahora quiere darle un subsidio permanente. Cuesta la bicoca de US$ 800 millones al año, pero que mas da, para eso hay giles que pagan impuestos.

    ResponderEliminar