El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


martes, 13 de marzo de 2012

SÁLVESE QUIEN PUEDA.

A las 22 horas del domingo, vecinos advirtieron a las autoridades sobre la crecida del río en Punta Arenas. La directora de la ONEMI regional, Erika Canales, fue increpada por un empresario turístico, que le pidió “acciones, no monitoreos”, y “no esperar a que suceda una desgracia”. Canales le respondió que ella tenía datos de la autoridad técnica, la dirección de aguas, y que hasta el momento ellos no veían una situación de emergencia. En ese minuto, faltaban 10 centímetros para que el río se desbordara. -¿Le parece conocida la historia?-, Solo cambien Punta Arenas por Chile, y puntualmente por la región del Bio Bio. Cambien a la dirección de aguas por el SHOA. La lluvia y la crecida del río por el terremoto. Y Cambien a la Erika por la rucia del chicle y sus ayudantes. A la ONEMI no la cambien, a esos los dejan ahí nomás. El 27/F, dormía en mi departamento de un quinto piso, y desperté al igual que todos ustedes, en medio de algo que no era normal, que muchos no habíamos vivido, -¿De cuantos grados fue el terremoto?-. Y que mas da, fueron muchos grados, y nadie necesitó un sismógrafo para comprobarlo, ni ver un edificio en el suelo o una ola de 20 metros para confirmarlo, ni ser miembro de la burocracia estatal para decretarlo. Claramente estábamos en peligro, y los que vivían en la costa aun más. Tal como los habitantes de Punta Arenas el pasado domingo a las 22:00 hrs. Sentido común le dicen algunos. Corazonada, le dicen otros. Me han contado que los perros se enteran antes que uno de estos desastres – a esto se le llama naturaleza-. En cambio, el SHOA, la DGA, y los políticos, se enteran después, cuando ya no hace falta que se enteren – a eso le llaman burocracia-. Arrancar de un terremoto, de una inundación, y de los burócratas, sería entonces lo mismo. Nadie quiere toparse con ellos. Más nos vale. –El terremoto fue muy fuerte!!!!. Las olas muy grandes!!!!!. Y La lluvia muy intensa!!!!!-. Si claro, es en esos casos que necesitamos al SHOA, a la ONEMI, y la DGA. Para un temblorcito, una olita, y una lloviznita, no los necesitamos. ¿O no?. Es que fue grado 9 el terremoto. Y en Punta Arenas cayeron 125 milímetros en 30 horas, un tercio del total que cae en el año. Si pues, así fue nomás. Tal vez se tenga que crear un ministerio, una sub secretaria, y una superintendencia para estos casos, así habría mas gente a quien culpar de la próxima desgracia. Yo por mi parte tengo decidido reaccionar de otra forma ante un imprevisto de este tipo, anoten mi sugerencia: No prender la radio, no escuchar a nadie, no hacerle caso a los “expertos”, y partir de la base de que lo peor puede pasar. P.D.: Dicen que habrá una recesión mundial por culpa de los vagos de Europa, pero no se preocupen, el Banco Central decretó que estamos “blindados”. Dios nos libre. Amen.

4 comentarios:

  1. La derecha chilena naturalmente no se le ha ocurrido convertir el sentido común en una filosofía. ¿Para qué se requiere que una capitanía que avise un tsunami en una localidad, después de un terremoto, si todos sabemos que es mejor pensar en esos casos en el peor de los mundos posibles que en el mejor. Es mejor salir corriendo y refugiarse en las zonas altas que esperar? El burócrata esperara y luego tomará acciones.

    Ahora que mencionas el terremoto, los medios han callado las declaraciones que hizo Sergio Bitar de por qué no quisieron sacar a los militares, cargándole todo al Shoa. El responsable de los saqueo fue esa gorda que estaba mascando chicle en la ONEMI.

    ResponderEliminar
  2. Javier. Así es, mejor arrancar, y lo peor que te puede pasar es perder el viaje. Todo esto pasa, porque a la gente la tienen acostumbrada a depender del Estado, ya sabes, lo prohibido y lo obligatorio. Si le inculcaran a la gente a estar mas alerta, se espabilarían, y no estarían esperando a que el Estado les dijera que les conviene y que no. Estoy seguro que la vieja de la ONEMI de Punta Arenas esperó hasta el último minuto para no causar alarma, ya que eso podía afectar la próxima encuesta, pues la inundación si que les afectará en la encuesta. Entre el gas y la inundación, que la alianza se olvide de la próxima elección en esa región.

    ResponderEliminar
  3. La ONEMI da una ilusión de seguridad a la población, pero al ser estatal, no tiene incentivos reales para funcionar. Todos los gobiernos la usan como agencia de empleos.

    ResponderEliminar
  4. RJ. El gran problema que tiene la ONEMI, es que tiene que funcionar en forma opuesta al resto de la administración pública. Aquí no corre el vuelva la próxima semana, traiga tal papel, o suba al quinto piso. En las emergencias no puede haber burocracia, son eventos muchas veces inesperados, hay que tener iniciativa y pensar como no piensan los funcionarios o burócratas, por eso no funciona ante las emergencias.

    ResponderEliminar