El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


miércoles, 14 de marzo de 2012

EDUCACION GRATIS: ESTE ES NUESTRO FUTURO (PRIMERA PARTE).

A mediados de agosto de 2005, llegó una carta al diario El País de España que anunciaba la aparición de una nueva clase social. Se titulaba Soy mileurista y decía, entre otras cosas, lo siguiente: "El mileurista es aquel joven licenciado, con idiomas, posgrados, másters y cursillos (...) que no gana más de 1.000 euros. Gasta más de un tercio de su sueldo en alquiler, porque le gusta la ciudad. No ahorra, no tiene casa, no tiene coche, no tiene hijos, vive al día... A veces es divertido, pero ya cansa (...)". La autora, Carolina Alguacil, de 27 años, reside en el centro de Barcelona y trabaja en una agencia de publicidad. Inventó el término -y decidió escribir la carta- después de pasar unos días en Alemania y comparar, con un sentimiento a medio camino entre la rabia y la envidia, cómo vivían sus amigos berlineses y cómo vivían ella y sus amigos españoles. Carolina comparte su casa con otras tres chicas de 25, 29 y 29 años. Ninguna gana lo suficiente como para arrendar un departamento. Pagan 360 por cabeza y conforman una extraña familia unida cuyos miembros hace un año no se conocían de nada. "Toda la gente con la que me relaciono es así", añade Carolina, "tengo una amiga que trabaja en una editorial de Madrid por 1.000 euros; mi hermano es ingeniero en Andalucía y lo mismo, mi cuñada es licenciada en Medio Ambiente y también. Todos estamos igual, y no es que vivamos mal, porque para algunos somos unos privilegiados, pero no es lo que esperábamos". Un reciente informe de la Unión Europea le da la razón: sólo el 40% (cifras del año 2005, hoy es muchísimo menos) de los universitarios tiene en España un trabajo acorde con su nivel de estudios. A pesar de esto, y de lo que piensa Carolina, no es un fenómeno exclusivo de España. El sociólogo francés y profesor de ciencias políticas Louis Chauvel asegura que los pobres del siglo XIX y principios del XX (los obreros sin cualificación, los agricultores o los ancianos) pertenecen a una sociedad que desaparece. "Y los nuevos pobres de hoy en día son los jóvenes". Los nacidos entre 1965 y 1980, como Carolina y sus compañeras, disfrutaron de una niñez dorada, de unos padres abnegados y responsables y de un país moderno y optimista que navegaba viento del desarrollismo en popa. Sortearon dos crisis económicas (la del 74 y la del 92), pero nadie dudó por entonces de que esa generación, la más preparada de la historia de España, la más numerosa, la del baby boom, no fuera a vivir mejor que la precedente, que todas las precedentes. Y no ha sido así, y en eso radica buena parte del problema, según apunta el sociólogo Enrique Gil Calvo. "Con estos jóvenes se crearon unas lógicas expectativas. La generación anterior, la mía y la de mis hermanos menores (yo nací en el 46), creció con las vacas gordas, pudo cumplir el sueño de matar al padre, esto es, de superarlo en todo: mejor casa que los padres, mejores trabajos... Pero para estos mileuristas, que han tenido, paradójicamente, mejores oportunidades en forma de estudio, el futuro no estaba donde debía de estar", explica. Carolina dispone de dos horas para comer. Hoy acude a un restaurante de a siete euros el menú que no puede permitirse siempre, y cuenta: "Yo quería trabajar en el cine, como productora o algo así, pero pronto me di cuenta de que no podría. Bueno. Eso pasa. Y no me desanimó. Lo peor es que no sé lo que va a pasar conmigo. Una familia como la de mis padres ya no es el objetivo, pero ¿cuál es el objetivo?". Ella no experimenta ninguna sensación de fracaso. Pero habla de un desánimo grande al definir la actitud de muchos de sus amigos o conocidos. Porque conforme va cumpliendo años, el mileurista se va cargando de amargura.

6 comentarios:

  1. El punto está que no quieren lo mismo que los padres, a saber, una familia, con todo lo que ello implica. Y con ello vendría todo lo demás, incluso producir películas.

    Hace poco hicieron un reportaje de una generación de chilenos que no quieren formar familia. Pero darse los mejores gustos de la vida, que con familia tal vez les sería más difícil. Ahora he aprendido, que es cuestión de carecer de la mentalidad de escasez y tener la mentalidad de abundancia.

    ResponderEliminar
  2. Javier. El no querer tener familia, está relacionado con la quiebra de la seguridad social. Y los mileuristas existan ya que se formaron miles y miles de profesionales que no son necesarios, porque el modelo productivo español no es capaz de absorberlos. Como hay una sobre abundancia de profesionales, ahora ya no valen nada. Oferta y demanda le dicen. Con la educación gratis de la Vallejos, vamos directo hacia allá. Y sin la educación gratis de la Vallejos igual vamos para allá, solamente nos demoraremos un poco mas.

    ResponderEliminar
  3. Maximo en Chile también se va a generar un problema similar (y ya se esta generando), hay muchos profesionales en áreas humanistas de universidades de baja calidad que no tienen espacio en el mercado laboral. En cambio existe déficit de profesionales y técnicos en la minería que pueden ganar mucho dinero y aportan mucho más al país (también en otras áreas como salud o ingeniería).

    En nuestro país el acceso a la universidad se masifico cuando dejo de ser gratis por que se crearon más universidades y la gente esta dispuesta a endeudarse para estudiar, yo no creo que sea buena la educación superior gratis pero es malo que estén saliendo tantos profesionales inútiles por lo que creo que es necesario cerrar las universidades de baja calidad y regular el numero de alumnos por carrera garantizando así que no haya sobre población de profesionales que no aportan al país .

    ResponderEliminar
  4. Carlos. Como tú dices, el problema ya está presente en Chile. Según he leído, hay 1.2 millones de alumnos en las universidades, mucho sociólogo, sicólogo, profesor, abogado, arquitecto, licenciado, y otras carreras que son importantes como todas, pero que no se necesitan en la cantidad que algunos creen. Hay que tomar en cuenta que el PIB chileno proviene mayoritariamente de la minería, agricultura, otros recursos naturales, banca y comercio.

    Hoy tenemos muchos profesionales cesantes o haciendo algo para lo que no necesitaban los estudios que tienen, y los agricultores tienen que contratar extranjeros para cosechar. Algo esta mal, no por los extranjeros, por los chilenos “mileuristas”.

    En el blog de hoy, publicaré la segunda parte del tema.

    ResponderEliminar
  5. ¿Se han fijado la cantidad de gente que estudia periodismo en Chile? Dudo que sea por vocación. "La sociedad" dice que "hay" que ir a la universidad, entonces mucha gente estudia carreras que no le gustan. En mi colegio había una obsesión con las carreras de biología, teníamos más horas de biología que de matemáticas e inglés. Los que no podían entrar a una carrera relacionada con biología terminaban estudiando periodismo o TURISMO....

    ResponderEliminar
  6. RJ. Hay mucho de todas las carreras teóricas, pero pregúntale a un gásfiter cuanto te cobra por cambiar una llave, y reza para que te la deje bien.

    ResponderEliminar