El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


miércoles, 18 de abril de 2012

LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN.

Como ya es sabido por todos, los habitantes de la zona típica chilena llamada Castro, y que al decir de arquitectos, políticos, y opinólogos varios son unos incultos y unos imbeciles al querer un Mall en un lugar destinado a que los turistas se fotografíen al lado de un aborigen, han decidido –producto de su incultura, claro está- en un 95% apoyar la construcción de dicho Mall. No he vuelto a escuchar a Longueira ni a Golborne ni una sola palabra sobre lo que consideraron en su momento una aberración. ¿Será porque se asustaron con el 95%?. Seguramente. ¿Y los arquitectos que dicen ahora?. Felipe Assadi, que es medio arquitecto, medio profesor, y medio opinólogo, envío una carta a El Mercurio tratando de explicar el motivo por el que su academicismo está en lo cierto y el 95% de los habitantes de la zona típica no lo está. Seguramente, mientras escribía su misiva, se encomendaba a “San” Le Corbusier y al modernismo. Un arquitecto de la zona en cuestión, proponía al calor de la discusión, plantar árboles en el techo del cuestionado Mall, sin duda, otro Le Corbusiano. Otro quería tapizar el edificio con tejuelas de Alerce para ocultar la vergüenza. Lo cierto es que nadie dio una buena razón por la que la señora Juanita tendría que seguir yendo en pleno invierno, con truenos y relámpagos, y en un transbordador a Puerto Montt para comprar unos calzones que le hacen falta, si le pueden construir un centro comercial en la esquina de la casa. Hay que construirlo fuera de la ciudad!!!!!. No puede tener siete pisos!!!!!!. Esto es una vergüenza!!!!!!. Esto no es arquitectura!!!!!. Fuera el capitalismo!!!!!. Chile entregado al mercado!!!!!. Se dijeron muchas cosas, por mucho tiempo y por muchas personas hoy desaparecidas, pero a la señora Juanita, que es tan solicitada por los políticos en época de elección, pero que fue tratada de imbécil por los mismos ex aduladores que esperaban otro resultado en el plebiscito comunal no la convence nadie, ella quiere su Mall, igual que en Santiago, igual que en Valparaíso, igualitos a lo de la tele, donde compran todos los que ayer alegaban y hoy callan. Un oscuro opinólogo del pasquín de izquierda El Mostrador, trataba de explicar con extrañas y rocambolescas razones –si es que se le pueden llamar razones-, el motivo por el que la democracia ciudadana que tanto les gusta para pedir educación publica, gratuita y de calidad, en este caso no era aconsejable. Tal vez si el 95% de los chilotes quisiera expropiar las salmoneras, ahí si que la democracia popular y el asambleismo sería apropiado. Todo depende del resultado. El academicismo, la teoría sin práctica, la ideología, y el intento por tratar de imponer la “verdadera” verdad, terminan por extraviar la razón que se pretende encontrar. A continuación una cita de “El Quijote” que cuenta como el ingenioso hidalgo perdió la suya: “Es, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso (que eran los más del año) se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura, para comprar libros de caballerías en que leer; y así llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura, y también cuando leía: los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas se fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza. Con estas y semejantes razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas, y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara, ni las entendiera el mismo Aristóteles, si resucitara para sólo ello”.

8 comentarios:

  1. Pues que me ha gustado de forma irritante, como los simio-distas, se han callado este tema, como les patearon los bajos, y escupieron sus panfletos... se han hecho, desde el primero al último, desde paulsen, a los simiodistas del canal socialista tvn, todos, se han hecho los H___NES!!!

    Y ya que lo mencionas, apenas han mencionado la recuperación de las empresas salmomeras... la mierda de sus cabezas vende.

    ResponderEliminar
  2. Nosotros podríamos haber dicho lo mismo para el plebiscito de 1989, pero respetamos el resultado. La izquierda jamás lo respeta. JC Rodríguez dijo que los chilotes estaban siendo "chantajeados", el guatón Copano dijo que la pregunta del plebiscito estaba mal hecha!!!

    Recuerdo ese tipo de actitudes cuando Bush salió reelegido el año 2004: los votantes son tontos.

    ResponderEliminar
  3. Este fin de semana en el cuerpo Artes y Letras salió un artículo criticando los rascacielos como monumento a la egolotría de los empresarios. Tiene mucho que ver con la crítica al Mall de Castro. Y demuestra la mentalidad ratona de los académicos.

    ResponderEliminar
  4. Heitai. Bueno, los simio-distas hablan cuando les conviene o cuando les pagan para ello, ya me imagino el show que hubieran armado si el 95% se hubiera opuesto al Mall. Que se acabó el capitalismo, que todos son inteligentes, el alcalde renunciando, el empresario dueño del Mall huyendo de la justicia, y programas especiales llenos de políticos opinando de la atrocidad y de los atentados en contra de los derechos “típicos”. Son unos farsantes.

    En cuanto a las salmoneras, hicieron un escándalo (y con bastante razón) cuando tenían la cagada y había gente cesante, pero ahora que se están recuperando guardan un “rojo” silencio.

    RJ. Estos tipos no pueden creer que el 95% quiere llevar una vida normal, igual que los sacos de pera que no quieren el Mall en Castro pero que compren en el de su ciudad. Ahora son todos los chilotes imbéciles, menos ellos que son inteligentes y tienen la razón en todo. Este Mall de seguro no será ni más feo ni más bonito que ningún otro, con la sola excepción del Portal La Dehesa que es un caso para que lo analice un psiquiatra.

    Javier. La gente que es demasiado teórica no comprende nada que suceda mas allá de su aula y su biblioteca. No se que dirán de los políticos, que viven haciendo monumentos, basta ver lo que quería hacer Lagos en el mismo Chiloé con el famoso puente subsidiado y deficitario, y claro, con plata de todos para la satisfacción del ególatra que se cree perfecto y que aun anda diciendo que el Transantiago no fue culpa suya. Y mas encima lo dice poniendo cara de serio.

    ResponderEliminar
  5. Al margen del tema en discusion, una confesion personalisima. Me cargan los Malls, por el gentio, por el gigantismo agotador, por su aire viciado, por su facil extravio, por su cuasi esteril busqueda de lo que uno quiere.

    Pero tardiamente encontra un Mall de proporciones humanas. ¡El Apumanque!. Tiendas pequeñas, atendidas por sus dueños o por empleados que lucen como tales, donde uno encuentra lo que busca sin safaris exhaustivos, ya que en un solo piso de facil desplazamiento e infinidad de pequeñas tiendas hay mas surtido a mano.

    En el Alto Las Condes, por el contrario, la otra vez no podia encontrar mi auto estacionado y los encargados tampoco. Resulto que habian dos¡ 4 C ! ...uno para la Cordillera y el otro en el polo opuesto.

    Si los de Chiloe logran un Apumanque van a estar felices.

    ResponderEliminar
  6. Andrés. Somos dos. A mi tampoco me gusta ir a los Mall. Como les he contado en otras ocasiones, yo trabajo en el centro, donde hay todo lo imaginable, al aire libre, sin tener que estacionar, y aunque hay bastante gente no son las aglomeraciones de los Mall. El único que me parece con tamaño y organización ordenada es el Florida Center (aunque no los conozco todos), tiene un solo pasillo central y no te pierdes adentro. Pero como los habitantes de Castro tienen lluvia 10 meses al año: Que viva el Mall de Castro!!!!.

    ResponderEliminar
  7. No se trata que a uno le gusten o no le gusten los malls. Los castrinos debieran tener su mall y darse el gusto y sufrir las consecuencias. De lo que se trata es de un problema de lógica formal y de proporción, que no tiene que ver con la academia ni con la teoría. No parecen lógicos ni el volumen ni el emplazamiento del mall de Castro, por más que se lo quiera tener. Sería como si a la Virgen del San Cristobal la rodearan de antenas de telefonía móvil porque se necesita cobertura. Parte del 95 % de aprobación está en la forma de la pregunta y en las consultas accesorias de la encuenta. Quien pregunta siempre tiene la oportunidad de orientar la respuesta. En cualquier caso, va a ser interesante ver el mmento en que ese mall comience a arruinar a los pequeños comercios de Castro, incluido tal vez, el de la Sra. Juanita

    ResponderEliminar
  8. Jagarcia. No estoy de acuerdo y te explico la razón. No se a que te refieres con lógica formal, pero me imagino que proporción quiere decir la escala del Mall en relación a las casas que hoy existen. Pues bien, si tomáramos ese concepto y lo aplicáramos desde hace 500 años, no se podría construir nada mas alto, ni mas denso, ni de otro estilo, ni para otro uso de suelo que las primeras chozas de Pedro de Valdivia. Antiguamente (y me lo contaba mi abuela), no se podía construir nada en el pueblo que fuera mas alto que la iglesia. El barrio cívico de Santiago, que tanto ha dado que hablar y del que todos se sienten orgullosos, se construyó en un lugar en que se levantaban viviendas, se demolió todo, se creo el Eje Bulnes, y en ese momento, se rompió la escala, el estilo, lo que hoy se denomina la zonificación, en fin, todo, sin esa ruptura, no habría barrio cívico, el que hoy no desentona para nada con el entorno de hoy, ya que el entorno de ayer ya no existe. La pregunta que yo me hago es, ¿Hay que preservarlo todo?. Y la otra pregunta es, ¿hay que medir la escala y la densidad en base a lo que hay o en base a lo que habrá en 20, 40, o 60 años mas?. Si no se pueden construir 7 pisos en una ciudad, la única alternativa es extenderla hasta el infinito. En cuanto al diseño, el Mall tiene estilo de Mall, un cajón, feo y sin gracia, tal vez esté de acuerdo a los tiempos en que vivimos.

    ResponderEliminar