El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


lunes, 18 de junio de 2012

TRAMPA EN EL SOLITARIO.

Todos conocemos el himno de la alegría, y no me refiero el de Beethoven, sino al de la Concertación, el que dice: Chile, la alegría ya viene. Y como toda consigna política difusa creada para que cada persona la entienda como mas le guste, y vote por los que le darán la alegría que solo el votante sabe cual es, terminó frustrando a los que no encontraron la alegría que suponían era la que les ofrecieron. Ya en plena “democracia de los acuerdos” y en plena “economía de la solidaridad”, la gente se comenzó a preguntar: ¿Bueno, y?. ¿Cuándo llega la alegría?. Los políticos –ágiles de mente ellos-, sabían que tipo de alegría pedía la gente, la única alegría. Querían dejar de andar con el billete corto, y llenarse los bolsillos con el billete largo. Obvio, y quien no. Ya corrían los tiempos de Frei, y los políticos, muy dados a cuadrar el circulo, a tratar de encontrarle el cuesco a la breva, y a inventar la pólvora cada cierto tiempo, decidieron culpar de todos los males a Pinochet y su dictadura que atentaba contra los derechos humanos de los que jamás han respetado los derechos humanos del resto, y le dijeron a la gente que la única forma de poder andar con el billete largo era estudiar en la Universidad. Por su parte, los políticos de la en ese entonces Alianza de derecha que con el tiempo devino en una Alianza de socialistas arrepentidos de su pasado en busca de redención, nuevos derechistas, bacheletistas-aliancistas y populistas, secundó a la Concertación en esta jugada maestra que les permitía chutar el problema del billete corto unos 10 o 15 años, hasta que los estudiantes terminaran sus respectivas carreras que los harían millonarios. Lamentablemente para los intereses bastardos de los ingeniosos demagogos que regentan esta angosta y larga faja de vivarachos, los 10 o 15 años han pasado, y la alegría y el billete largo llegaron en una cantidad que al parecer no ha dejado muy contentos a los beneficiarios de tan genial idea. A favor de los políticos hay que decir que por empeño no se quedaron, y asesorados de sus “ingenieros sociales” que han leído cada libro de “pensadores” de izquierda que se les ha atravesado por el camino, recurrieron a cuanta trampa pudieron para hacer realidad las disquisiciones de Carlitos Marx, igualar lo inigualable, y como no se puede igualar hacia arriba, comenzaron a igualar hacia abajo. El objetivo era igualar a los alumnos mas inteligentes y estudiosos con los menos inteligentes y menos estudiosos y de ser posible, con los vagos de frentón. Terminaron con la libertad de enseñanza al obligar a pasar en clases contenidos mínimos que por ser muy numerosos no dejaban tiempo para enseñar nada mas y así se convirtieron en contenidos máximos, y cambiaron la prueba de aptitud académica (PAA) que media aptitudes y conocimientos por la prueba de selección universitaria (PSU), que mide los conocimientos mínimos que los ingenieros sociales de la Concertación suponían que todos sabrían. Entregaron becas a destajo. Fomentaron la creación de Universidades a destajo. Crearon una comisión de acreditación para acreditar lo inacreditable, en fin, nada resultó, porque nada de eso puede resultar. La última ocurrencia del Ministerio de Educación para meter por la ventana de la Universidad a todo chileno en estado de semi barbarie que quiera asistir a ella, ha sido la nueva ponderación de las notas de enseñanza media colegio por colegio, donde el 10% de los mejores alumnos de cada establecimiento educacional tendrán un puntaje adicional que ayude a distorsionar los resultados de la PSU, y así poder favorecer a los que saben menos en desmedro de los que saben mas, ya que por ejemplo, una nota de 5.5 de un alumno promedio en un colegio exigente, valdrá menos que una nota de 5.5 de un alumno destacado de un colegio de mentira. Los políticos entonces, en lugar de utilizar la medida mas fácil que consistía en rebajar los 450 puntos que se necesitan para entrar a la Universidad a unos 300 o 350 puntos, y otorgar becas desde esos mismos puntajes y no de los 500 actuales, eligieron la forma mas rocambolesca posible, y la igualdad socialista dio paso abiertamente a la discriminación, desvergüenza y a un abierto perjuicio a los que mas saben para favorecer a los que saben menos. Stalin, Lenin y el “Che” estarían orgullosos de Harald Beyer. Yo no veo porqué no bajan el puntaje de postulación, si 450 equivalen a un 1.5 en la escala de notas del colegio de 1 a 7, y 350 puntos probablemente equivalga a un 1 pelado. Que mas da. Si a estas alturas no nos vamos a fijar en detalles.

11 comentarios:

  1. a ver MAXIMO , dos cosas

    la primera, tienes un pluma soberbia, mejor por supuesto que la de los plumarios de la Prensa convencional. Hay que ver lo que cuesta leer los ladrillos de El Mercurio, son de verdad indigeribles.

    Segundo, no entiendo mucho sobre el tema educacional salvo la acendrada sospecha que las Universidades "enseñan" leseras que no sirven ni para el pais ni para los educandos. Pero, admito, es solo una sospecha.

    Lo que no me cabe la menor duda es "la mala clase" de los politicos y sus lugartenientes la burrocracia. Cuesta mucho pensar tan mal sobre esta gente salvo que uno a costa de porrazos ingenuos aprende hasta donde son capaces de llegar. Una basura que tiene al pais trasformado en otro basurita tercermundista mas, por mucho que seamos menos malos que antes o mejores que los del lado. La vara es lo que se le debe pedir a un pais enorme, con 200 años de Historia, y no lo que dice aqui en Chile en el Mercurio o alla en Argemntina en La Nacion, todos sacando cconejos del sombrero para convencernos que somos la papa.

    ResponderEliminar
  2. Andrés. Gracias por tu opinión de lo que escribo.

    Lo de tu sospecha sobre las Universidades, al perecer es acertada de acuerdo a los resultados de la prueba Inicia. Lo que no es culpa de los profesores que le tienen que enseñar al 60% de los chilenos que no entienden lo que leen, ni de los alumnos que no entienden lo que leen salvo que la etiqueta de la botella diga Cerveza Escudo.

    De tu opinión de los políticos, nada mas que agregar.

    ResponderEliminar
  3. Se ha instalado como verdad, que si una persona pobre y sin capacidades va a la universidad, saldrá de ella convertido en un ABC1.

    Yo creo que todos tenemos ventajas comparativas, pero la universidad nunca fue el único y verdadero camino a la felicidad.

    ResponderEliminar
  4. RJ. En Chile están errados los conceptos, lo que se necesita para que el País se desarrolle, es gente que sepa hacer bien, y ojala muy bien, cualquier cosa. Pero claro, ese discurso no gana elecciones.

    ResponderEliminar
  5. En una carta al director del pasquín de izquierda El Mercurio, un lector escribió a propósito del asunto de la Universidad del Mar, que en algunas carreras de esa Universidad se admitían alumnos con 350 puntos. El lector cuenta que según datos que obtuvo del sitio web del Demre, para obtener 359 puntos en la PSU de matemáticas, hay que tener un puntaje corregido de 0 (cero).

    ResponderEliminar
  6. El mejor ejemplo de hacer las cosas bien son los emprendedores que han cambiado el mundo, los cuales la mayoría nunca fue la universidad. Si vemos en el Oriente, el fundador del auto surcoreano que era un campesino que no sabía nada de tecnología. Sin embargo, sabía hacer las cosas bien.

    En esos sitios sobre creación de riqueza que abundan en la red, he encontrado en más de una vez que sostienen que los títulos son obstáculos para crear riqueza.

    Tan importante es la concentración, y por tanto, la meditación, que los millonarios están preocupados en generar riqueza y no en buscar reconocimiento.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Máximo:

    Acá hay un par de cosas muy interesantes de analizar. Por ejemplo, el aceptar gente con menos de 500 puntos en la PSU, significa que cada vez entran personas con menos capacidades, sobretodo por que es casi el puntaje base (como 10 preguntas buenas sin malas) eso es capacidad?. Lo segundo, es que llegar a un total cercano de 1,2 millones de jóvenes en la universidad (creciendo con becas para cualquiera, hasta los que no se la merecen) lleva a menores salarios a futuro producto de un exceso de oferta, lo que mostraría la falacia de que para ser rico hay que ser universitario. Tercero, cada día postulan menos jóvenes a carreras técnicas, incrementando esta ocupación con gente extranjera (por favor, no soy xenofobico) y creando mayor desempleo interno. Cuarto, esta situación lleva al Estado a endeudarse mas producto de mayor necesidad de entrega de becas, creando mayor inflacion. Todo esto, va llevando un ambiente se insatisfaccion y frustración juvenil que se convierte en subversión y desorden. Les parece conocida la situación? Veanlo en España, Grecia, Francia.

    Pero quien gana? Para variar los políticos sucios.

    ResponderEliminar
  8. Javier. Así es, para hacer algo bien se necesita solo las ganas de hacerlo bien. Hay carreras que se tienen que aprender en una Universidad o en un Instituto, pero muchas otras cosas se aprenden trabajando. El gobierno, desde la época de Frei, no tendría que haber ilusionado a la gente con la promesa de que el “cartón” lo resuelve todo.

    Leí que en Alemania y en Canadá, y me imagino que en los Países asiáticos será igual, hay 3 técnicos por cada profesional, en Chile es todo lo contrario, hay 3 profesionales por cada técnico. Son muchos caciques y pocos indios.

    ResponderEliminar
  9. Rodrigo. Las becas son ahora con 500 puntos, pero a la Universidad puedes ingresar con menos puntaje, recién vi en LUN por Internet, un reportaje sobre las enfermeras, tienen buenos sueldos ya que hay mucha demanda, sin embargo, en algunas Universidades postulan con 350 puntos. Veremos que pasa en 4 o 5 años mas.

    En cuanto a las carreras técnicas, toda la culpa de que la gente no quisiera estudiarlas es del Estado, ya que solo fomentaron la Universidad, a tal punto, que hasta 1 o 2 años atrás, las carreras técnicas no recibían becas, entonces podía ser gratis estudiar en la Universidad y había que pagar los institutos. ¿Cuál era la idea?. No entiendo esa discriminación absurda.

    ResponderEliminar
  10. maximo
    he leido un excelente articulo en la segunda del dia 19 de junio ....de don pablo ortuzar
    titulado "la mezquindad de la memoria " es excelente y creo que en una breve sintesis refleja lo que ha sucedido en chile desde que llego "la demooocraaaaaacia " (y el hocico les queda chico a los zurdoides).
    don pablo hace este comentario con respecto a lo sucedido en el teatro caupolican.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Laninita. No lo leí, gracias por la información, lo voy a buscar.

    ResponderEliminar