El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


domingo, 17 de junio de 2012

BURBUJAS PARA CREAR EMPLEOS.

Desde principios de los años ’80, la generación de PIB, y la necesidad de mano de obra, comenzaron a tomar caminos separados. Durante los años ‘90, en unos lugares más que en otros, para producir más se necesitaba el mismo número de trabajadores o incluso menos, esto significaba que había un excedente de población activa, esto es, personas entre 16 y 65 años con intención de trabajar. ¿Y que hicieron los siempre ingeniosos políticos para solucionar este entuerto?. Sacaron un conejo del sombrero de mago, aumentando el consumo vía tarjetas de crédito, lo que derivó en un creciente exceso de capacidad productiva que sólo se resolvía consumiendo más, para lo cual se necesitaba mas crédito, lo que creaba mas capacidad productiva que producía mas bienes que era necesario consumir, para lo que se necesitaba mas crédito, y así, hasta que la burbuja creada para absorber mano de obra que no era necesaria, logro dar el empleo suficiente para producir lo que se necesitaba para hacer necesaria esta mano de obra, llegó hasta nuestros días, primero gracias a las bajas tasas de interés del Señor Greenspan, y desde el año 2008, apuntalada por los planes de estimulo de USA y Europa. Esta crisis sistémica producto del mega endeudamiento nunca ha terminado. Ya a mediados de los ‘90, pero sobre todo en los 2000, y como ni con el creciente consumo la ocupación de mano de obra crecía, se dio el último y fatal paso adelante en el proceso de endeudamiento, y aprovechando el exceso de liquidez existente en el planeta, se entró en la dinámica financiera-inmobiliaria. Países como USA, España, China, e Irlanda llevaron este juego a límites nunca antes vistos. Puesta la economía a trabajar a toda maquina, endeudándose la gente hasta lo ridículo y malgastando recursos en lo que fuera necesario, la ocupación llegó a sus niveles mínimos en 2007. De ahí en adelante, Lehman Brothers, hipotecas basura, prima de riesgo, zona euro, Ninjas, PIIGS, emisiones de deuda, bonos soberanos, CDS, planes de estimulo, depresión, deflación, y otros términos económicos desconocidos hasta el momento por la gente, se convirtieron en tema de sobremesa. Como resultado de todo aquello queda un desastre bancario-financiero cuya dimensión se desconoce; un exceso de capacidad productiva inutilizable; un exceso de oferta inconsumible; y un desempleo que en algunos lugares está rompiendo todos los records producto de un excedente de población activa inocupable, tomando en cuenta, que para solucionar los problemas causados por años de hacer lo que no había que hacer, ahora se busca aumentar la productividad hasta el límite, con la finalidad de reducir costos hasta el límite. El mundo que viene, o mas bien, el que ya está aquí, es un mundo con una economía en que la oferta de mano de obra, es muy muy superior a la demanda de la misma. A algunos Países esto ya llegó, en algún momento nos llegará a nosotros, pues todo llega tarde o temprano en un Mundo globalizado, donde los políticos van siempre detrás de los mercados.

5 comentarios:

  1. Para reducir el desempleo se requiere mayor flexibilidad laboral , las excesivas regulaciones laborales tienen una parte de la culpa muy importante sobretodo en Europa

    ResponderEliminar
  2. Carlos. Si, la flexibilidad laboral es esencial, de una vez por todas hay que aceptar que las empresas contratan porque necesitan a un trabajador y despiden porque no lo necesitan. No se puede politizar el tema. De todas maneras, cada día se necesita menos mano de obra para producir lo mismo, e incluso mas, por eso los gobiernos siempre están creando fórmulas para “inventar” trabajos.

    ResponderEliminar
  3. Tambien es importante fomentar el emprendimiento para crear nuevos negocios que generen riquezas , el tema de la flexibilidad laboral va muy asociado al poder de los sindicatos que solo se preocupan de los trabajadores contratados

    ResponderEliminar
  4. Carlos. Hay que fomentar el emprendimiento, la productividad, los impuestos bajos, la flexibilidad, el término de la burocracia, en fin, lo que todos saben y nadie hace. Y los sindicatos son solo grupos de poder como cualquier otro.

    ResponderEliminar
  5. En una carta al director del pasquín de izquierda El Mercurio, un lector escribió a propósito del asunto de la Universidad del Mar, que en algunas carreras de esa Universidad se admitían alumnos con 350 puntos. El lector cuenta que según datos que obtuvo del sitio web del Demre, para obtener 359 puntos en la PSU de matemáticas, hay que tener un puntaje corregido de 0 (cero).

    ResponderEliminar