El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


lunes, 2 de julio de 2012

LO GRATIS ES INEFICIENTE

Según el subsecretario de redes asistenciales, Luis Castillo, el año 2011 se solicitaron en los hospitales públicos, dos millones de atenciones de urgencia “no pertinentes”. Así se denominan en “jerga hospitalaria” las atenciones a las personas que, sin tener un cuadro grave de salud, acuden a las unidades de urgencia de los hospitales. “Son pacientes leves y que requieren tratamientos que se pueden hacer en la atención primaria. Se les atiende de todas formas, pero es la gente que más tiene que esperar”, dice Luis Castillo. En las secciones de atención de urgencias de los hospitales, los pacientes son catalogados según su gravedad. Si es crítico, es decir, de vida o muerte, es C1. Grave, C2. Complejo, C3. Sin gravedad, C4. Estos últimos casos son enfermedades como amigdalitis, resfríos, gastroenteritis, colon irritable, y similares, ninguna enfermedad que justifique atención de urgencia. Los pacientes C4, representaron el 2011, un 35% de las atenciones en los servicios de urgencias de los hospitales públicos, a esto se suman los casos que no fueron categorizados, principalmente por ser consultas aún más simples y que alcanzaron el 26% de las atenciones, los que son calificados como C5, en total, los casos de pacientes que solicitan atenciones de urgencias injustificadas en los hospitales públicos asciende al 61% de las solicitudes. Así obviamente, no hay sistema que funcione. Luis Castillo asegura que: “El personal de salud tiene que priorizar para que los casos más graves sean atendidos a tiempo. La gente que no está en esa condición y está más leve, va a ser atendida después. Esa es la gente que más nos reclama por demoras, pero hay que aprender a no ir a la urgencia si el cuadro no lo amerita”. Rayen Gac, medico del servicio de salud de Viña del Mar Quillota dice: Estos pacientes, “producen atochamiento y retardo de la atención de pacientes graves, sobredemanda del personal de urgencias, uso inadecuado de recursos médicos especialistas, de la planta física de la unidad de emergencia y sobre todo, enlentecimiento en la atención de sus propias patologías”. La directora del Servicio Metropolitano Oriente, María Angélica Silva, cuenta que: “La consulta sobre algo leve congestiona las salas de espera y ello genera mayor transmisión de enfermedades en época de invierno”, y añadió que la situación genera “malestar, rabia en las personas que sienten que la espera es prolongada e incómoda porque no dan abasto las sillas, porque están amontonados, porque los baños se hacen insuficientes, en resumen, una mala percepción del usuario sobre la atención de emergencia”. María Purísima Alarcón, médico del Servicio de Salud Concepción, añadió que estos casos generan demoras de más de cinco horas. “Estas consecuencias podrían evitarse si nuestros pacientes comprendieran que en los “Cesfam” y “Sapu” está todo dispuesto técnica y profesionalmente para dar soluciones efectivas”. Si todo esto lo lee un “pobre”, un socialista, o aun mas un político socialista o comunista, llegarían a la conclusión que para resolver este problema se necesitan mas recursos, construir mas hospitales, subir los impuestos, y tal vez eliminar las Isapres. ¿Qué para qué se tendrían que eliminar las Isapres?. Que se yo, pero eso dicen siempre estos gallos. Pero si tomamos en cuenta que durante 22 años se han adoptado precisamente esas “soluciones” y no se resuelve nada, cualquier persona sensata y no ideologizada comprendería que la solución no esta ahí. Albert Einstein definía la locura, como hacer siempre lo mismo, y esperar resultados distintos. Los socialistas, y los políticos de todos los sectores, según el criterio de Einstein estarían entonces todos locos. La única solución posible para resolver la atención hospitalaria, es cobrar por las atenciones de urgencia, por todas, aunque sean $ 2.000, y de esta manera, solo irían los que realmente necesiten ser atendidos. Lamentablemente esta solución entra en la estúpida categoría de lo políticamente incorrecto, implicaría protestas, paros, destrozos en la Alameda, baja en las encuestas, y querellas contra el Estado por atentar en contra de los derechos de las personas. Por lo tanto, hagan la colita nomás, lleven cocaví, un Ipad, y La Cuarta para leer el doctor cariño mientras esperan a que la enfermera, luego de 5 horas le entregue una Aspirina o un sobre de antiácido. Lo gratis, sin duda cuesta caro.

8 comentarios:

  1. Pienso que el sistema de salud en nuestro país muestra claramente lo subdesarrollado de nuestro país. Dicen que 20 años no es nada...sin embargo, la concerta corrupta pudo hacer algo y solo saquearon, dejando de lado a los más pobres. Ahora ellos critican destructivamente todo, pero tampoco este gobierno hace mucho, solo bla, bla, bla, bla.
    Lo comento porque vivo en un pueblo con un hospital como el de Talca, es lo único que tenemos y he tenido que ocupar sus servicios, a pesar de ser C5.
    Gracias a Dios que puedo partir a Santiago a una clínica privada porque aquí muchos encuentran la muerte antes de lo que debieran, ya sea por malos diagnósticos o por no contar con los medios apropiados para una buena atención, ésto independiente del tiempo de espera.
    Una vez tuve que llevar a un hijo al consultorio porque no había ningún pedistra en urgencia y no lo atendió nadie, me obligaron a ir a un consultorio. Una vez ahí me aparece un chascón barba de chivato, delantal abierto, seguramente andaba con condoritos, era un comunacho último, me atendió muy mal y que no me vorrespondía ese lugar porque podía pagar y pagué igual. Son unos resentidos de porquería!!
    Me voy a la clínica Alemana, pero los pobres se mueren y eso no puede ser, no se debe permitir, es el colmo!!

    ResponderEliminar
  2. Ale. Lo que tú cuentas, demuestra que el problema de la salud pública no es de recursos, es de gestión, ya que se trabaja mal, y político, ya que al no cobrarle a mucha gente se hace mal uso de los hospitales. Lo gratis lleva al mal uso de los recursos, y los sindicatos todopoderosos de la salud pública llevan a que sean intocables y se produzca corrupción y mala atención. Yo no le veo solución. Siempre querrán más dinero.

    ResponderEliminar
  3. En el hospital de Ovalle cobran a las personas que tienen isapre y aunque pagues $30.000 igual debes comprarte la cuarta, leer al doctor cariño y esperar esas 5 horas.
    Es un problema de gestión obviamente y te aseguro que las platas que se destinan se desvían a las cuentas corrientes de los dirigentes.
    Sabes, los auxiliares se roban los insumos. Hay una chacra realmente, tratan muy mal a los viejitos que vienen de los campos cercanos, es muy indigno y humillante para ellos. Si fueran hospitales privados o semi privados, otro gallo cantaria Máximo pero el problema es que la gente no tiene para pagar una atención decente o no quiere en otros casos porque están acostumbrados a este paupérrimo sistema.

    ResponderEliminar
  4. Ale. Si, a las personas con Isapre les cobran, y a las que tienen algunos niveles de Fonasa también, lo que produce los atochamientos en los hospitales es la gran cantidad de gente que tiene niveles de Fonasa inferior y que les permite atenderse gratis. Lo que explican los médicos, es que para eso no son las urgencias, y esta gente se tienen que atender en los consultorios. Seguramente los consultorios atienden mal, o tal vez no atienden mal pero hay que pedir hora y a la gente le sale más fácil ir a una urgencia, más aun si no le cobran la consulta. En una clínica privada, o pides hora y pagas el bono, o vas a una urgencia y te cobran mas caro. Yo voy normalmente a la Clínica Santa María, y un bono me cuesta más o menos $ 7.000, y una consulta de urgencia creo que vale alrededor de $ 35.000. No veo entonces la razón por la que una persona, por el solo hecho de tener un carnet que lo acredita como “pobre”, puede saltarse todos los protocolos y no pagar nada. El sistema es pésimo, y solo hay una solución para resolver esto, cobrar, aunque sea poco, pero cobrar, y terminar con las malas prácticas.

    En cuanto a los malos manejos al interior del hospital, bueno, eso no tiene solución mientras no se privatice la gestión de los hospitales y se termine con el mega sindicato de los funcionarios de la salud pública.

    Como dato, en España la salud era gratis, y por todos los problemas económicos, desde hace un par de meses se ha comenzado a instaurar el copago, tal como existe en Chile. Lo gratis no es real, es solo un invento de la izquierda para ganar elecciones.

    ResponderEliminar
  5. Cuando algo es "gratis" se intenta ocultar el verdadero costo de la oferta. el fraude queda al descubierto cuando la oferta se convierte en racionamiento producto de la distorsión anterior.

    ResponderEliminar
  6. Máximo, cada día estás más reaccionario, pretender cobrar por las atenciones de urgencia. Jajaja.
    En serio, el sistema de salud en Chile es horrible, he llegado a la conclusión que en este país tienen derecho a la salud la gente que pueda comprarla.
    Es patético ver gente modesta llegando a las 4 o 5 de la mañana para obtener una hora, que gente se muere en las salas de espera de consultorios u hospitales.
    La atenciónb en consultorios? Cuando veo un barbón descamisado, con sandalias atendiendo, ahí pienso porque la gente se va a urgencias, creen que los barbones de ahi pueden saber mas que el hippiento del consultorio.
    La salud es un negocio y mienstras no cambie esa perspectiva no va a tener solución, además con un personal subalterno insensible, sacador de vuelta, es poco lo que podemos esperar.

    ResponderEliminar
  7. Por otro lado, en la salud pública no hay intercambio libre de bienes y servicios, entonces los usuarios no tienen derechos en la práctica.

    ResponderEliminar
  8. RJ. El racionamiento del producto, es en este caso, la falta de atención. Por eso hay que cobrar, de otra forma las cosas terminan como estamos viendo.

    Hunter. Estoy de acuerdo en los que dices de la salud estatal, por ese motivo hay que privatizar la atención, pero preocupándose que exista competencia, de otra manera estaríamos en las mismas. Y no digo que hay que cobrar por las urgencias, lo que hay que hacer es cobrar por las no-urgencias. Si efectivamente el paciente fue por una urgencia, pues incluso que no le cobren, pero el que fue a desestabilizar el sistema para que le dieran una caja de Tapsin, tiene que pagar para desincentivarlo a que vuelva para lo mismo otra vez. No es posible que el 61% de las atenciones de urgencia en los hospitales públicos sean falsas. Lo único claro es que con esta propuesta nunca seré presidente, por reaccionario y facho. En todo caso, es una buena noticia para mi, así no tendré necesidad de decirles nobles, grandes y hermosos a los comunistas para poder completar los cuatro años. (no como otro).

    ResponderEliminar