El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 19 de octubre de 2013

LA MODA NO INCOMODA.

Resulta que Mañalich dice que también estuvo en Villa Grimaldi. Puta que era grande el centro de exterminio ese, porque medio mundo pasó por ahí, aunque están vivitos y coleando. La ayudista también anduvo por esos lados, y aunque se le había olvidado que no le hicieron nada, es posible que un día cualquiera, Mañalich le dijo: ¿No te he visto en alguna parte?. Y ahí se escurrió la vieja de que la torturaron, eso dice al menos. Cosas de la vida.

La señora Jeria también conoció el lugar, de eso se acuerda, aunque no del muro de su compadre Erich ni de los que murieron ametrallados tratando de cruzarlo. La familia Bachalet tiene problemas de memoria de largo plazo. Ahora solo falta que tengan Alzheimer el par de viejas.

Otros que, según ellos, casi no la contaron, son el payaso y su mujer. El ’74 los carabineros del tránsito los pararon para revisar si andaban con documentos, extintor y triángulos, aunque la señora que vive sano, aunque al lado de un insano, anda contando que se salvó de la parrilla y de viajar a Quintero en helicóptero sin pasaje de vuelta.

Luego de todo lo que sufrió Mañalich, la única razón que tiene para trabajar en un gobierno de derecha, es que este no es de derecha. ¿O cómo se lo explican?.

Está de moda hablar en contra de la dictadura. Las modas son así, el que no pasó por las manos del Guatón Romo y el perro violador, hoy día no es nadie. Es más, puede ser hasta sospechoso de haber pertenecido a la DINA.

Los más viejos (aunque no tanto), cuentan que en los ’60, mientras Bachelet, Liendo, Altamirano, Enríquez, y al parecer también Mañalich se preparaban para liquidar a medio Chile con el pretexto de crear el paraíso terrenal, la moda era pasear por la Avenida Perú, tomar algo en el Samoiedo, escuchar a Elvis, la nueva ola y las faldas plato. En los ’70, la onda estaba en la revolución, los patas de elefante, los hippies, y las primeras importaciones japonesas que entusiasmaban a todo el mundo. Así es la life, cada época tiene su onda.

Hoy, la última novedad consiste en encontrarlo todo malo, cambiar el modelo, buscar la igualdad por las buenas o por las malas (de preferencia por las malas), y contar que casi casi fueron víctimas de la dictadura en los ’70, por lo que estuvieron a minutos de no haber podido enriquecerse desde los ’80 en adelante gracias al modelo que hoy quieren pasar a mejor vida.

Son las modas. Espero que esta pase pronto.



13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. El 11 de septiembre de 1973 se corrió la voz entre nuestros vecinos de que vendría un piquete desde una población cercana a hacernos mierda. En la noche montamos guardia, repartimos armas entre nosotros (escopetas, revólveres y hasta bates de baseball) y nos pusimos a hacer guardia. Muy en eso estábamos cuando apareció como de la nada un jeep del ejército con una punto cincuenta y soldados armados. El oficial a cargo nos preguntó en qué andábamos y le contamos. Nos dijo que nos habían estado observando desde lejos y que intrigados se habían acercado. Se sonrió frente al "armamento" que portábamos y nos despachó a nuestra casas diciéndonos que durmiéramos tranquilos, que ellos se harían cargo.

    Un tiempo más tarde a algunos de la familia nos sorprendió el toque de queda a la salida de una clínica y hablando con una patrulla nos dijo que nos fuéramos tranquilos a casa pasándonos un salvoconducto donde consignó nuestra dirección y la causa de nuestro deambular a esa hora.

    En las muchas veces que me tocó tratar con militares jamás sentí el menor asomo de temor o sospecha. Al contrario, siempre me sentí muy protegido y, desde entonces, eternamente agradecido. Dios les bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obvio, si salvo algún caso aislado, la gente que no andaba armando revoluciones y matando, no le paso nada. Lo damas es cuanto.

      Eliminar
  4. el oportunismo es algo despreciable pero yo lo atribuyo (en ciertos casos) que al ser el Estado un Maton de mucho peso en un pais donde el Estado ademas se asimila al Gobierno entonces, casi automaticamente, la gente es pateticamente oportunista.

    Claro que andar inventando torturas y pasadas por Villa Grimaldi...ufff....es como mucho...Yo enfrente publicamente al GM y salvo que me echaron de una cierta pega nunca me dieron ni una cachetada.Otra vez en La Moneda me interrogaron en forma un tanto descortes pero tampoco nada de lo que no pudiera pasar ahora frente a cualquier burocrata prepotente
    Pase 17 años tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, realmente el oportunismo es despreciable. Imaginare que el mismo "mamo" Contreras reconoce a tipos como Enriquez y otros que murieron peleando; los despreciables son los que arrancaron el mismo "11", y los oportunistas como el guaton este. Son unos pobres maricones todos estos gallos.

      Eliminar
  5. Ya me estoy sintiendo ciudadano de segunda clase por no pertenecer a la secta "Villa Grimaldi".

    Lo curioso es que después del "holocausto" marxista, uno levanta una piedra y aparece uno que "se salvó". Bien "a la chilena" el "trabajo", qué quieren que les diga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que se salvaron por un pelo, deben ser unos 20 millones aprox.

      Eliminar
  6. Son simples oportunista. Hasta Bachelet están despreciable como ese ministro. Ella no estuvo en Villa Grimaldi. De hecho, ella y su madre estuvieron en un cuartel de la Fuerza Área para que no les pasara nada. Sin embargo,este 11 ella se considero 'una sobreviviente'.. Antes se había comparado la niña judía Ana Frank..

    Es importante lo que cuenta Ciro, porque yo recuerdo cuando entre en la universidad por el 87, me extraño que algunos compañeros, que eran de Izquierda, naturalmente, cuando veía un carabinero haciendo su trabajo, se comportaban como en las películas de espías o terroristas. O sea, desconfiaba y sentían temor.

    Los miristas son de suyo maricones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobrevivientes son los que se salvaron de su tío Erich.

      Eliminar
  7. Vaya, las paredes de Villa Grimaldi deben haber sido elásticas para poder expandirse y contener a los millones de chilenos "detenidos y torturados" en ese lugar. Con el paso que vamos, más de la mitad de los chilenos fue arrastrado a ese "siniestro lugar. Como dice Challenger, uno se está empezando a sentir mal de no tener en su CV una detención en Villa Grimaldi, ser parte de una minoría que no vale nada por no haber estado preso y torturado por la "siniestra dictadura" es ser patético y lo peor, como dices, te van a empezar a mirar feo, porque si no fuiste torturado, fuiste Ceneco o Dina.
    Bueno, hoy día el político que no fue casi desaparecido o preso y torturado vale callampa y algunos, como paliativos, como nadie les va a creer que fueron presos, rasgan vestidura y golpeándose el pecho gritan su arrepentimiento para poder mantenerse vigentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hunter, eres un pobre diablo, no estuviste en Villa Grimaldi. Jajaja. Supongo que al menos sacaste a pasear al perro violador para que hiciera sus necesidades. Jajaja.

      Eliminar
  8. esta moda la comenzaron desde 1990, pero lo cómico es que se ha convertido en un negocio más que lucrativo. como moda podría compararse a Dolce & Gabanna, Dior, Coke, Chanel, etc. por los beneficios que ha provisto a toda esta cáfila de vagonetas. los demás solo quieren ser populares.

    luego de leer esta columna, me siento un paria pinochetero. PERO ORGULLOSO DE SERLO!

    ResponderEliminar