El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 19 de abril de 2014

ESPERANDO LA LLUVIA.

Volvamos sobre Valparaíso, su incendio, su pobreza y sobre su no-futuro. Mi padre nos contaba hoy en el almuerzo del que recién vengo llegando, que en los ’50 la ciudad llegaba hasta el “camino de cintura”, una especie de límite urbano que nuca se respetó. De ahí hacia arriba, solo poblaciones, algunas legales y la mayoría, tomas. Los incendios siempre fueron recurrentes, y mientras más poblaban los cerros, mas incendios. Obvio.

Hoy, las autoridades de la ciudad, de la región y la Armada, claman porque no vaya más gente a meter sus narices donde no los han llamado; que no manden más comida, y menos yogures, leche, mantequilla y mortadela, ya que no tienen donde guardarla; que no manden más ropa sucia debido a que están al borde de un colapso sanitario. En fin, que se dejen de huevear, que se dediquen a otra cosa, y que esta cuestión es un desastre y no la novedad del año.

Los pobladores, por mientras, hacen colas con la finalidad de obtener sus bonos y sus “Gift card” para comprar ollas, sartenes, colchones, calzoncillos y camisetas de Colo Colo campeón.

Además, ya comenzó la “reconstrucción”. La gallada está volviendo en masa a sus sitios arrasados por el incendio, con fonolas, tablas, zinc, plásticos y demás materiales de construcción, a la espera del próximo incendio. ¿Quién los va a sacar de ahí?. Obviamente nadie que pretenda ganar la próxima elección del puerto, ya sea a alcalde, diputado, concejal, CORE o presidente de una junta de vecinos o del club de futbol de la cuadra.

Los que no han parado de lucrar con la desgracia ajena son los periodistas, quienes se mandan cada hociconazo que da miedo. ¿Estaba muy caliente el incendio?, y preguntas como esa se apoderan de los programas de televisión.

Nosotros, en la conversación de sobremesa encontramos nuevos nichos de negocio para los ágiles reporteros vendidos en cuerpo y alma al lado oscuro. Aquí algunos programas tentativos: “Semana Santa en el infierno”. “Durmiendo bajo las estrellas”. Y otros de dudosa calidad, reputación y decencia.


Claro que el pez gordo de las noticias aun no llega. ¿Se imaginan el festín del Amaro, la Coni, el Matamala y la señora del MEO cuando comience a llover?. Eso sí que va a ser cuática, y de la buena; con todo este lumpen televisivo colocando cara de pena y desazón mas falsa que una declaración de amor y fidelidad de la Kena Larraín. Las desgracias, lamentablemente se multiplicarán como callampas al igual que los programas especiales entre barriales, derrumbes, cabros chicos con gripe, viejas con el barro hasta el cogote y Fariña preguntando a un poblador: ¿Qué se siente estar todo cagado?. Esto recién comienza. 

5 comentarios:

  1. Bueno, en Valpo siempre han habido tragedias relacionadas con incendios, pero donde alcanzaron su apogeo fue con los terroristas que por causar problemas al gobierno militar creaban a veces un anillo de fuego alrededor de la ciudad, miles de hectáreas consumidas por acciones terroristas. El incendio es un arma muy usada por los terroristas , basta ver lo que sucede en la Araucanía.
    Lo que no puedo entender es que siendo este u país que sufre tragedias cada cierto tiempo, no haya una organización que canalice y priorice la ayuda.
    Todo ha sido desorganización en la tragedia de Valparaíso, se envió ayuda sin ton ni son, sin saber que era lo necesario. Miles de voluntarios partieron a ayudar, pero muchos mas molestaron que ayudaron. Si la remoción de escombros debió hacerse de inmediato con maquinaria y cargarla en camiones en el momento y no acumularla a mano en las estrechas calles dificultando aun mas el tránsito de los vehículos indispensables para la ayuda.
    No se a quien se le ocurrió mandar pan a destajo, resultado, se perdió el pan y tuvieron que pedir las autoridades que no se enviara mas ese producto.
    Vi cientos y cientos de cajas de tomates y frutas perecibles. Nos imaginamos donde irá a parar la mayoría de ellas, a la basura.
    Lo peor la ropa, vi que un canla se atrevió a mostrar temprano, después no apareció mas la noticia, como se llenaba un gran camión de ropa que se enviaba al vertedero por una epidemia de sarna, así textual.
    Mientras se considera la novedad del año el siniestro y se hace turismo visitando y fotografiando los cerros afectados, los pobladores, a la voz de bono, hacen fila esperando el pago a la vez que de nuevo están volviendo a los lugares siniestrados, con los mismos materiales que usaban antes, fonolas, latas, maderas, plásticos y así todo volverá a la normalidad. Como ya había escrito, nadie se atreverá a sacarlos de ahí.
    Bueno, los periodistas son una demostración de la calidad de la educación universitaria, en otro tema escribi sobre el idiota que le preguntaba a los afectados, como se sienten. como se encuentran. Las preguntitas y para eso estudiaron 5 años.
    Claro que como dices tu el festín mayor no llega aun, la gloria para los buscadores de sintonía será la llegada de las lluvias, mostrarán afectados mojados, como el agua se escurre por las viviendas, pero el gobierno callará a los pobladores con un buen bono de invierno o uno nuevo, el de lluvia.
    Así estamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de los comunistas incendiando no me extraña. Aseguran estar junto al pueblo aunque en realidad lo usan como carne de cañón.

      Lo de la desorganizacion es tremendo, y claro, entendible, si en el fondo a nadie le interesa lo que pasa en esos cerros, por algo están como están.

      Se que lo de la lluvia suena cruel, pero es cierto. Yo apostaría plata a que los canales están esperando un temporal para tener el rating del ano. Son aves de carroña.

      Eliminar
  2. Máximo, te puedo plantear un off-topic? Como tu tuviste local, probablemente me puedas orientar.
    Una vecina mía tiene el típico almacén de barrio, y religiosamente hizo sus imposiciones durante 20 años, pero cuando fue a pedir la jubilación le dijeron que por ser dueña de un negocio no tenía derecho a nada y mas encima siempre ha tenido que pagar medico particular porque no la aceptan en FONASA.
    Aun teniendo presente que este pueblito es la versión Maulina de "Macondo"... te suena lógico que pase esto? O se la están agarrando para el leseo y tiene que patalear como gato de espaldas?
    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bien raro lo que me cuentas. Si impuso, la plata tiene que estar ahí, y la tienen que jubilar.

      Te cuento que mi padre también fue comerciante y ademas impuso por algún tiempo, pero poco. Igual se jubilo, y aunque le entregan pa'la micro y algo mas, se lo entregan religiosamente todos los meses.

      Que tu vecina averigüe bien o que reclame.

      Saludos.

      Eliminar