miércoles, 23 de julio de 2014

NO DEJA DE SER...

Si algo claro hay en este país en estado de semi barbarie, es que no tenemos terrorismo. Lo dicen nuestras autoridades morales del PC, el INDH y honorables tribunos como don “Wikipedia” Navarro. ¡¿Entendieron, tropa de fascistas?!. Por lo tanto, no quiero escuchar ninguna opinión discordante sobre la bomba en el Metro, la que pusieron en la iglesia y los incendios simultáneos de varios automóviles en Ñuñoa, San Miguel y Viña del Mar.

Los panfletos reivindicativos del “caso bombas”, el atentado a la iglesia Santa Ana, el de los pobres cabros a los que les colgaron el suicidio en la vía publica del cabo Moyano y el de los dos cabros inocentes que están sufriendo un burdo montaje neoliberal en España, son detalles. Además, se nota a leguas la mano de la CIA, la CNI, la DINA, la UDI, el imperio, Hitler, Pinochet, el Mamo y el doctor Price y su jeringa con talio. El montaje neoliberal es un hecho.

En todo caso, el Ministro del Interior, Rodrigo Pañailillo, tomó cartas en el asunto al reunir en una misma habitación y alrededor de una misma mesa al capo de Carabineros, al super capo de la PDI y al super capísimo de la ANI, a quienes les ordenó "aumentar el trabajo preventivo" y "fortalecer trabajos de inteligencia". Y como si esto fuera poco, el aguachado de la ayudista se comprometió a enviar en los próximos 60 días un proyecto que "moderniza la ley antiterrorista”, aunque no se para qué si en Chile ya sabemos no hay terrorismo. Otra ley absurda.

Esto de vivir en un país sin terrorismo es una gran ventaja, al menos uno puede tomar el Metro con tranquilidad sabiendo que si le explota una bomba no fue una bomba terrorista; no hay nada mejor que morir por causas naturales, lo que por supuesto no deja de ser. Podemos dejar los autos estacionados en plena calle sin temor a que alguna reivindicación terrorista nos deje a pata, a lo sumo nos podrán robar la joyita para venderla por partes en Diez de Julio, lo que tampoco deja de ser. Y como ya casi nadie va a la iglesia, salvo que sea para quemar alguna imagen divina, acusar a algún párroco pedófilo, balbucear en favor del aborto o robarse la alcancía del cura para comprar chelas, los montajes bombásticos en el altar no nos afectan mucho que digamos, lo que ya saben, no deja de ser.

No hay como vivir tranquilos. Debe ser porque estamos en la OCDE,... lo que no deja de ser.



martes, 22 de julio de 2014

FUMANDO DE LA WENA.

Pa’mi que Eyzaguirre le está haciendo a la wena, de otra manera no me explico los exabruptos diarios del ministro anti patines. Luego de prometer gratuidad para todo el mundo, el domingo solo ofreció cuatro años. ¿Se imaginan?, si los cabros más tontos sacan las carreras en ocho o diez años, cuando las sacan. ¿Quién paga el resto?. Hoy salió su amiga la gordi a prestarle ropa.

Además, se metió en contra de los curas, acusándolos de perseguir solo los bienes materiales y la selección. ¿Qué tal?. Los mismos curas que defendieron a cuanto marxista terrorista mató, asaltó, y colocó bombas en aquellos gloriosos años de la dictablanda. ¡Y así le pagan ahora los comunachos!. Me parece bien que la iglesia chilena reciba su merecido, se lo merecen. Recordemos que los curas mantenían un cuchitril clandestino en la Vicaría de la Solidaridad, donde el archivero era ni más ni menos que un terrorista que reclutaba gente para el FMR en la misma Vicaría. Ahí escondían a la basura que mataba gente inocente.

Volvamos al tema: La Conferencia Episcopal le pidió claridad al gobierno. ¿Claridad?. Pero si está más claro que el agua, el gobierno quiere un sistema educacional estatal dedicado a lavar cerebros, adiestrar políticamente y crear hombres nuevos. ¿O no?. El problema para los fanáticos de la Nueva Alcantarilla es que no cuentan con los votos, y parte de los chilenos codiciosos que votaron por ellos pensando en la gratuidad, ahora saben que el asunto no es gratis y que sus hijos se tendrán que mezclar con la chusma de la población desde donde arrancaron gracias al “modelo heredado de la dictadura”.  

El populacho bárbaro no es homogéneo, los autodenominados de clase media quieren un colegio particular con niñitos rubios y una monjita que les enseñe buenos modales a sus hijos, de tal manera de que el día de mañana se puedan mezclar con la clase acomodada. ¡No quieren volver a la población!. ¡No quieren colegios estatales que parecen más bien unos reformatorios!. Quieren escalar socialmente, solo que lo quieren hacer gratis. ¡No te confundas Eyzaguirre!.


La otra parte del populacho bárbaro no quiere nada en particular, solo le interesa que “alguien”, o sea el estado, se haga cargo de ellos y de los hijos que trajeron al mundo y ahora no saben qué hacer con ellos. De la salud, la educación, los bonos, la vivienda, la jubilación y lo que venga. Ese es el público cautivo de la Nueva Alcantarilla, el problema es que no son la mayoría, y sin la mayoría no pueden reelegirse el 2017 para seguir robando y armando la loca revolución marxista. ¿Y ahora qué?. Pues ahora deben seguir espetando propaganda para convencer, es decir, para comprar a la clase media con una parte más grande del botín. Veremos en que consiste el regalo. 

lunes, 21 de julio de 2014

LOS QUE CONSTRUYERON CHILE.

Ya sabemos que somos los tigres de la Ocde. Ese afán de blanquearnos, pasearnos por Europa y vivir como lo que no somos, nos lleva a la desproporción. No es nuevo este asunto, recordemos a los herederos de fortunas salitreras y haciendas en el sur paseando por Europa entre fiestas vanguardistas y mansiones arrendadas, mientras el administrador del fundo y sus secuaces les robaban hasta dejarlos en la ruina. Hasta el día de hoy se cuentan historias de chilenos tercermundistas cuya única gracia fue heredar al abuelo inmigrante bueno para la pega, vistos tomando Earl Grey tea en Londres a la “five o’clock” y practicando el francés en Montmartre junto a algún aspirante a pintor impresionista bueno para la absenta.

El chileno tiene alma de rentista, pillo y explotador. La clase acomodada tradicional nunca trabajó, los peones y gañanes tampoco. Los propietarios de las haciendas vivían de la imagen del antepasado que recibió la merced de tierras y la encomienda de indios, mientras el bajo pueblo se dedicaba a la chingana, el payaseo y el robo hormiga. Nada de eso ha cambiado en siglos.

A inicios del siglo XX aparece una nueva clase de explotadores y vagos, los socialistas, que pretenden cambiar el mundo en nombre de los hambrientos y desarrapados que lo habitan. El plan consiste en cambiar la hacienda por el estado y a los curas por la seguridad social. La sobria misericordia de las monjitas y la buena voluntad de misia Amelia Errazuriz Gandarillas que le permitirá entrar al otro mundo y a sus peones vivir a medio morir saltando, quedan atrás; ya estamos en la fiesta de los derechos, la lucha de clases, la revolución y la parafernalia de los antiguos peones y gañanes, y de los hijos medios tontos del patrón, con el cerebro infectado por algún jesuita, hoy “estudiados” y transformados en políticos.

Entre tanto vagoneta en carruaje y otros muchos a pata pelada, aparecen de cuando en cuando unos pocos que salvan la plata en esta Capitanía General del fin del mundo. Son los inmigrantes. Ingleses y alemanes en las salitreras; los mismos en el comercio internacional de Valparaíso; españoles del norte, gallegos, asturianos, vascos y algún catalán, creando el comercio detallista, zapaterías, panaderías, restaurantes, barracas, industria del cuero y del calzado; italianos también del norte, genoveses principalmente, dedicados a los almacenes, industria alimenticia y metalmecánica; judíos y palestinos formando la industria del vestuario, la banca y el cachureo puerta a puerta; los alemanes en el sur de Chile civilizando un territorio agreste e improductivo; croatas y asturianos en Punta Arenas. Luego llegaron los coreanos, hoy son los chinos.

De ellos hemos vivido durante doscientos años, de su trabajo y de sus impuestos. Mientras tanto, los descendientes de aristócratas viven recordando un pasado que ya se fue; los políticos, socialistas para hablar, burgueses para vivir y capitalistas para cobrar, saquean las arcas fiscales, y los antiguos peones, gañanes y chinas, hoy devenidos en pobladores empoderados, viven de lo que “haiga”, de lo que se pueda y de lo que caiga.  


A veces es bueno recordarlo. 

domingo, 20 de julio de 2014

GENOCIDIO EN GAZA.

La comunidad judía en Chile, tan buena para hociconear hasta por un chiste, no abre la boca respecto del genocidio en la Franja de Gaza. Al parecer utilizan el criterio de la izquierda, hay genocidios y genocidios, muertos y muertos, razones y razones para estar a favor o en contra de lo que les conviene.

Es cierto que Hamas es un grupo terrorista dedicado por estos días a bombardear con cohetes territorio israelí, pero la ofensiva judía mata más gente que un chiste sobre la supuesta avaricia de sus compatriotas.

Recuerdo las críticas del presidente de la comunidad judía a propósito de las supuestas discriminaciones a las que era sometida Lily Pérez en RN, aunque la ahora nueva derechista se demoró 25 años en darse cuenta de las supuestas miradas en menos dentro del partido oligárquico y rancio, luego de ser candidata a diputada y senadora en más de una ocasión.

Recordemos las declaraciones del fanático de Gabriel Zaliaznik sobre las camisetas de Palestino, donde reemplazaban el número uno por un mapa de la región de palestina completa, declarando: “Irresponsabilidad de dirigencia de club Palestino no tiene precedente. El odio y la violencia se institucionalizan en fútbol chileno”. Si eso no es fanatismo, discriminación, aprovechamiento político y odio en el futbol, no sé qué podría ser.

A propósito del genocidio en la Franja de Gaza, el actual presidente de la comunidad judía en Chile, Gerardo Gorodischer, declaró en una manifestación frente a la Cepal (¿qué tiene que ver la Cepal en esto?):  "nosotros vamos por la paz. No nos confundamos, no nos dejemos engañar por ese discurso. Aquí hay un solo discurso: la vida está primero", agregando que "el día en que los radicales y los terroristas quieran más a la gente, que al odio que le tienen a Israel, vamos a poder encontrar la paz. Israel y el pueblo judío en Chile queremos la paz". La paz, para el señor Gorodischer consiste en que los palestinos se sometan a los judíos. ¿Y los territorios ocupados?. ¿Y los asentamientos?.

Ya lo he escrito en otras oportunidades, los judíos utilizan una supuesta superioridad moral obtenida gracias al nacional socialismo y su plan de exterminio. Ellos pueden matar, intervenir en territorio ajeno, eliminar gente utilizando drones y construir un gigantesco muro que encierra a los habitantes de Gaza, todo en nombre de la seguridad y la paz. El resto no puede hacer lo mismo. ¿Unos son más iguales que otros?.

Si utilizamos el criterio judío para lograr la paz en La Araucanía, donde un grupo étnico distinto atenta en contra de la población chilena, exige un territorio propio y se utiliza el terrorismo, el Estado chileno podría intervenir perfectamente en la zona. ¿Y si se produce un genocidio?. Seguramente la comunidad judía lo denunciaría. ¿O callaría?.

P.D.: Advertencia para los que no entienden lo que leen: No estoy en contra de los judíos ni soy palestino. Solo comparo situaciones.





sábado, 19 de julio de 2014

DEFENDIENDO EL MODELO.

¿Que se cuece dentro de la Nueva Alcantarilla?. Descontando el aroma a aguas servidas que emana día a día de la agrupación de izquierda y, descontando las ansias por el poder que les permite echar mano al erario público sin contrapeso, no sabemos hasta donde pude llegar la irresponsabilidad de los moderados, ni hasta dónde puede llegar el fanatismo de los más extremistas.

Hasta el momento, ha sido el senador Andrés Zaldívar quien ha tomado la voz de los sin voz. Nada de revoluciones, ha dicho el senador sin tapujos, mientras la derecha no ayuda mucho en esta cruzada de los pocos concertacionistas responsables que van quedando.

El flamante senador DC por el Maule Sur, Manuel Antonio Matta, hizo su aparición en la escena política sin vergüenzas ni complejos. La izquierda está advertida, nada de revoluciones, ni refundaciones, ni retroexcavadoras. Los acuerdos no han vuelto porque jamás se han ido. Lamentablemente la senadora Alvear y el senador Sabag no fueron reelectos.

En resumen, es la democracia cristiana quien está sacando la cara por el modelo parido en dictadura y bautizado y reconocido durante los gobiernos de la Concertación. La derecha no ha dado el ancho, nunca lo dio.

Los sectores moderados de la Nueva Alcantarilla (hijos del modelo), y la nueva clase media que vive como sus padres jamás se imaginaron vivir (los otros hijos del modelo), no creen en revoluciones ni apariciones mágicas de sabelotodos. Tal vez porque algunos conocieron la UP y a otros le contaron la historia. Seguramente porque intuyen que Venezuela y Argentina son solo espejismos de un paraíso terrenal que saben no existe y no quieren experimentar.

Ha sido un muy buen negocio para muchos reclamar en contra del modelo, indignarse, dárselas de progresistas y amantes de la igualdad. Pura boca. El chileno es tan capitalista como el que más, solo quieren que, dentro de lo posible, el modelo les salga gratis, o al menos que les haga un buen descuento.



viernes, 18 de julio de 2014

TURISMO AVENTURA.

Uno que no da pie con bola es el pobre “Huenchu”. El pobrecito no cacha ni una. Su última performance igualitaria consistió en deducir que “la pobreza es caldo de cultivo para la disconformidad y la violencia en La Araucanía”. Esto lo espetó a los cuatro vientos, solo unos días después de anunciar que los hacendados de la región con dos mil hectáreas deben entregar sus tierras para evitar que se las tomen sus vecinos disconformes.

Ahora anuncia como la gran solución para la zona en llamas, inversiones estatales en infraestructura, aunque no nos cuenta que utilidad puede prestar el desembolso de dinero de los contribuyentes, si los pocos empresarios de la zona deben salir arrancando antes de que los quemen vivos y arrasen con sus dos mil hectáreas que terminarán entregando por las buenas o por las malas.

También propone créditos productivos, los que seguramente serán destinados a engrosar los bolsillos de los nuevos hacendados, los indios pirómanos que de productivos tiene bien poco. Me imagino unos créditos blandos que nadie pagará, aunque pueden servir para evitar unos cuantos incendios y dos o tres asesinatos. Las rucas se llenarán de plasmas con DirecTv gracias a los créditos productivos financiados por los contribuyentes.

Por último, el pobrecito del “Huenchu”, no conforme con dar pena, pretende, con singular éxito, hacer el ridículo promoviendo la industria del turismo en la zona en toma perpetua. Tal vez podríamos subsidiar una gira internacional del “Huenchu” y el director de Sernatur promoviendo las bondades de la región. No debe ser muy difícil convencer a los jubilados europeos para que prefieran Angol y Ercilla en lugar de Afganistán, Irak, Chechenia, Libia y Ucrania. Al menos en la zona solo incendian camiones y buses, aun no derriban aviones de pasajeros.

Pienso que lo del turismo es lo que presenta mejor futuro, después de todo, cada pasaje de avión y reserva de hotel podría tener el “sello INDH” que certifique “ausencia de terrorismo”. Como Chile es considerado un país serio, el sello causaría impacto mediatico instantáneo.

A los policías apostados en la zona los podemos hacer pasar por guardabosques nativos; los incendios por machitunes; las tomas de fundos por paseos campestres; las tomas de caminos diremos que son representaciones teatrales para dar la bienvenida a los turistas extranjeros.

Sería una especie de de turismo aventura con chipe libre, donde lo único que se tendría que prohibir para mantener la paz social serían los trajes tiroleses, los strudel de manzana y las longanizas bratwurst.



jueves, 17 de julio de 2014

EL GALLINERO DE LA DERECHA.

Como andará de mal la ex derecha, que hasta la ex ex ex derecha los critica. La Lily Pérez salió a liquidar el acuerdo tributario con la pistola sobre la mesa al que llegó la nueva derecha y los bacheletistas aliancistas. No sé si por oportunismo, por pica de que no los pescaron o porque es cierto. Hernán Larraín Matte, el hijo medio marxista del senador que se arrepintió por, según él, no haber hecho nada para evitar que los comunistas nos comieran el ’73 con guaguas y todo, también critica el acuerdo tributario. ¡Imagínense!. Larraín Matte asegura que la ex derecha se “desperfiló”. ¡Imagínense!. Para que un Larraín diga esto quiere decir que el desperfilamiento fue con cuática. Solo nos falta escuchar a Stalin Mañalich despotricando en contra del acuerdo. ¡Y yo que pensaba que lo había visto todo!. Me faltaba esto.

La Teresa Marinovic, con quien comparto una o dos cosas y la siguiente no, se mandó una columna en el pasquín marxista “El Mostrador” que deja a la ex derecha en ridículo, es decir, la deja donde debe estar. Lean: http://www.elmostrador.cl/opinion/2014/07/17/la-derecha-gallina/

Le encuentro toda la razón a doña Tere, por pensarlo y por escribirlo. Ya saben que a mí me parece que esta lesera de la componenda y el mal menor ha sobrepasado todos los límites de la racionalidad y la decencia. La única manera de que la gente decente y valiente que va quedando en Chile colabore con la causa de la libertad, es dándole con el mocho del hacha a los traidores, oportunistas y cobardes. Parafraseando al cura rojo, hay que darles hasta que duela.

Está tan mal la ex derecha que fue necesario que Andrés Zaldívar, Walker y Lagos jr., el bailador del perrito, dieran la cara para salvar “algo que sea”. ¿Y los derechistas?. Ahí estaban los weas, espetando que comparten el alza de impuestos, que luego de este robo al despoblado la educación chilena quedara “terrible de bacán”, pero que por favor no se afilen de una pura vez y sin anestesia.

Tiene razón doña Teresa, son unos gallinas, y además hacen el ridículo. Yo creo que esto es producto de que perdieron la vergüenza.