El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 2 de marzo de 2012

SIN UNIFORME.

La ministra del Trabajo Evelyn Matthei, firmó un proyecto de ley que pretende reducir en forma gradual la extensión de la jornada laboral de las trabajadoras de casa particular “puertas afuera” en un plazo de tres años, desde las 72 actuales, hasta 60 horas el primer año, 54 el segundo año, y 45 horas semanales el tercer año. Me parece bien, siempre tendría que haber sido así. En los hoteles y restaurantes existen horarios de 60 horas semanales, pero con 2 días libres a la semana. Lo de las empleadas era demasiado. Además, se establece un descanso diario no imputable a la jornada de 30 minutos. Será el horario de colación, supongo. Obvio, para que la mujer almuerce tranquila. Y la existencia de una bolsa de horas de trabajo extraordinario de hasta 15 horas semanales, las que serán pagadas como horas extraordinarias; esto es, con un recargo de al menos un 50%. Ya empezamos con los problemas, el gen socialista que hay en cada chileno metió la ojota. ¿Por qué 15 horas extras como máximo?. ¿Y si empleada y empleadora pactan trabajar mas horas extras?. ¿Y si la mujer necesita la plata?. Por Dios ministra, una cosa es igualar el trato, y otra es prohibir que la gente trabaje si así lo quiere. Son adultas, no cabras chicas. Pero el socialismo no termina aquí, el Gobierno se comprometió a apoyar un proyecto de ley del diputado Tucapel Jiménez para prohibir la exigencia de usar uniformes para las trabajadoras de casa particular. ¿Se acuerdan cuando les dije que todos estos líos de Chicureo terminarían mal?. Pues ahí lo tienen. Por lo tanto, la empleada que no quiere usar uniforme porque le da vergüenza, no lo usará, y la empleada que si lo quiere usar para no ensuciar su ropa, no lo podrá usar, ya que la empleadora supondrá que el día que la despida, esta irá a la inspección del trabajo a decir que la discriminaban, y multa para la empleadora. Y las horas extras se pagarán en “negro” ya que será un delito trabajar, aunque las dos partes estén de acuerdo en ello. ¿Que hay en la sicología chilena que nos lleva a tomar siempre decisiones de este tipo?. ¿La cultura. La Raza. La idiosincrasia?. No lo se, pero cada vez que se está a punto de hacer algo bien, nos sale lo socialista, esa necesidad de decirle al prójimo como debe vivir, de proteger al débil del poderoso, de creernos con la verdad absoluta. Recordemos: Se crearon universidades privadas, pero se les ocurrió que tenían que ser sin fines de lucro. No se explota el turismo, porque las playas son de todos, y nadie invierte millones de dólares, para que después llegue una jauría en un convoy de micros a comer sandias al lado de un turista que paga 300 dólares la noche de hotel. No se privatizó Codelco porque era estratégico. No se puede explotar el Litio por la misma razón. Siempre hay un pero, un detalle socialistoide que estropea todo. No se concibe nada sin que tenga el gen de la prohibición, es como si le tuviéramos miedo a la libertad. Seguramente es eso, no encuentro otra explicación.

6 comentarios:

  1. Creo que este será recordado como el gobierno de la "inflexibilidad laboral", la receta opuesta según la ciencia económica a la reducción de la cesantía. Creo además que los empresarios han tenido una paciencia con este gobierno que raya en lo estupido y servil, manteniendo un silencio inexplicable mientras son golpeados una y otra vez.
    Este gobierno ha sido más papista que el Papa, o mejor dicho, más socialista que los propios socialistas, lo que de hecho constituye una aberración de su naturaleza.

    ResponderEliminar
  2. Cristian. Este gobierno se situó dese un comienzo a la izquierda de la concertación. En este caso, igualar las jornadas laborales es lógico y razonable, pero impedir el uso de uniforme es ridículo, y solo lo hacen por el escándalo de Chicureo, y mas encima ahora las empleadas informaron a través de su sindicato, que quieren jubilar a los 55 años. Parecen “nanas griegas”. Aun no terminan de igualar sus contratos al resto de los trabajadores, y ya quieren un trato preferente. Con Piñera todo es “llegar y llevar”, ojala que no terminemos como La Polar.

    ResponderEliminar
  3. Yo no estaría de acuerdo ni siquiera con la limitación de horas semanales. De hecho, creo que ningún gobierno tiene nada que decir acerca del acuerdo que alcanzo yo con otra persona para el asunto que sea: es cosa de nosotros.
    Como dices, el miedo a la libertad (aunque yo creo que se trata más de cierta repulsión) campea entre los chilenos.

    ResponderEliminar
  4. El problema con la Evelyn Mathei es doble

    Por una parte quiere ser candidata presidencial y usa el cargo como catapulta electoral, populista.

    Por otra, como ella pertenece a la clase pullman no tiene idea de lo que significa pagar a una empleada domestica. Ella puede pagar varias, en diversos turnos.

    Pero una mujer de clase media que deja su hijo a cargo de la nana para irse a trabajar no puede cumplir estas jornadas laborales utopicas de la Mathei.

    Y, como todo miembro del Chile real, se tendra que abanicar en la Ley porque de lo contrario no sobrevive.

    La Mathe no solo perjudica a las patronas, muchas de ellas casi casi a nivel de las nanas, sino que a las nanas mismos cuya contratacion se reducira en terminos formales.La informalidad sera su salvacion

    No hay algo peor que un rico con complejo de rico, termina haciendo puras leseras

    ResponderEliminar
  5. Maximo, te robe la foto de la Nana, cosita linda, y se la mande a una lista de 50 e mails. Cuando recomiendo tu Blog me reclaman que en el Google aparecen varios Maximos, Blogs, y no saben cual es el tuyo.
    ¿hay una manera facil de reenviarte ?
    Ufff, esa nana me corto la respiracion. Como decia Neruda "mientras mas viejo mas....."
    AS

    ResponderEliminar
  6. Cristian y Andrés. Yo también creo en el acuerdo entre las partes, además, las necesidades de las distintas trabajadoras y empleadoras son distintas, y eso vale para cualquier tipo de trabajo, por lo que las partes involucradas deberían tener plena libertad para convenir el trato que les de la gana. Es mas, pienso que no tendría que existir el sueldo mínimo, o si existe, tendría que ser por hora trabajada, y no mensual como es hay día. Creo que en USA es así, se paga por hora.
    Lo que no puede ser, es que si una persona hace aseo en una empresa y trabaja 45 horas, y la otra hace aseo en una casa y trabaja 72 horas, ganen el mismo sueldo mínimo que impone el gobierno. Ahí hay una distorsión.
    En lo que estamos de acuerdo con Andrés, es que ahora comenzarán los acuerdos por debajo de la mesa (hecha la ley, hecha la trampa). También es cierto que muchas empleadas quedarán cesantes. Si se pagara por hora trabajada y punto, esto no pasaría.

    Andrés. A la nana de la foto le pagaría las horas extras que fuera necesario, y me paso por cierta parte lo que dice la Matthei, que a propósito, a estas alturas de la vida, no le pagaría ni el mínimo. En cuanto al blog, cuando lo hice me di cuenta que el nombre existía, por lo que le puse los guiones entre las palabras: www.blog-de-maximo.blogspot.com. Y gracias por la publicidad.

    ResponderEliminar