El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


sábado, 14 de abril de 2012

PELIGROS PARA LA SOCIEDAD.

Apuñalaron al “Pato Core” mientras pasaba unos días recluido en la cárcel. Matar a un despistado que duerme la mona en una plaza es una cosa, pero que el despistado sea homosexual es otra muy distinta. Cada día aparece en televisión un asalto a casas, con secuestros –aunque no permanentes-, violaciones a la empleada o a la abuelita que dejaron cuidando a los cabros chicos, e incluso muertos. Son sin embargo, “gente bien”, nada que pueda causar un gran escándalo, ni que amerite mas de tres o cuatro minutos al inicio del noticiero para calentar los ánimos, ni la presencia del Presidente, el Ministro del Interior, el Alcalde Zalaquett, el pelao del Mobihl, ni menos solicitudes de este último para que se apersone Monsenor Ezzatti. Ni animitas en la puerta de la posta central, ni ayudas económicas a los parientes del finado. Y como las noticias vuelan, los reos de la cárcel, que por supuesto no quisieron ser menos que los que estaban linchando comunicacionalmente al pobre infeliz por la televisión, decidieron apuñalar al “Pato Core”, por malo, por discriminador, y por Neo Nazi. Si, el “Pato Core” asegura ser Neo Nazi, es probable que cada vez que se mira al espejo se encuentre con pinta de raza Aria. ¿Sabrá el “Pato core” lo que significa la ideología Nazi?. ¿Sabrá lo que es la raza Aria?. ¿Tendrá claro que de haber vivido en Alemania en 1940 lo hubieran mandado a la cámara de gases por negro y feo?. Pienso que este fulano no sabe de lo que esta hablando. No creo que su estado mental le de para entender ideología alguna. El “Pato Core” no es mas que un sicópata que tendría que haber estado en una jaula y no caminando por Santiago. Los homosexuales, los peruanos, los travestis, o lo que sea que se dedicara a apalear, patear, y matar en las noches santiaguinas, no son mas que la excusa para dar rienda suelta a sus bajos instintos. Si hubiera nacido en Irán, mataría judíos. Si hubiera sido de la raza Hutu, mataría Tutsis. Podría haber pertenecido a la banda delictual de la garra blanca o a los de abajo. Y si lo pilla a usted que está leyendo las leseras que escribo en un callejón oscuro, también le da el bajo. Eso seguro. Da lo mismo si es gordo o flaco, grande o chico. El “Pato Core” es un pobre desgraciado que la genética, la falla en los neurotransmisores, los abusos y trancas infantiles o todas las anteriores, lo convirtieron en la máquina de odiar y matar que es hoy. Sin embargo, hay otros personajes en esta historia que son mas malvados aun que el supuesto asesino de homosexuales. Son los que sí tienen noción del bien y del mal; los que entienden de ideologías; de políticas; los que buscan votos; los que buscan rating; los que utilizan a los dos pobres infelices, al que murió y al que mató. Para sacar provecho, para conmover al público, para “cuchufletear” leyes que los beneficien, para ir a llorar hipócritamente a la puerta de la posta central por un tipo que no habían visto en su perra vida. Esos son los verdaderos peligros para la sociedad, los que avivaron la cueca, los que también incitaron al odio, y que colaboraron a que al “Pato Core” lo apuñalaran en la cárcel, por ser malo y por ser Nazi. Lo apuñalaron porque lo discriminaron al él también. Tal cual.

2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo con que quienes han manipúlado la muerte de Zamudio usando el odio y la intolerancia a la vez que se hacen pasar por víctimas de la intolerancia y de la odiosidad, son más malditos, más malvados que los asesinos de Zamudio.
    Todos lloran, todos rasgan vestiduras por la muerte de eun homosexual y hacen pebre a un abogado que se atreve a llamar al pan, pan. Velatones, peticiones de pensión de gracia para la familia, hasta escuché que si la familia tenía deuda hipotecaria, había que condonarla y todo para que? para que los vivos saquen ventajas obteniendo votos o lograr, lo que anhela tanto el pelado del movimiento homosexual, el matrimonio entre personas del mismo sexo. Todos juntos con distintos fines eso si.
    Lo que si me ha llamado siempre la atención en este país es la necrofilia en su acepción de la atracción por la muerte y la necrolatría, la adoración tributada a los muertos. Zamudio, un oscuro gay, muere y se hacen velatones, medio Chile va a la Posta o a su casa a llorar y se transmite por cadena nacional su velorio y funeral, en circunstancias que si hubiese seguido vivo o hubiese sido hetero, ni un gato le hubiese maullado y ahora pasa a ser casi un beato, se le prenden velas y creo que pronto empezarán los pedidos de "favores" a la animita, alentado todo por los hacedores de odios que lo hacen con la mano escondida.

    ResponderEliminar
  2. Hunter. Claro que esta gente es peor, ya que saben lo que hacen, lo usan para sus mezquinas intenciones, y engañan a la gente. En cuanto a que Zamudio se pueda convertir en una animita y le prendan velas, no lo dudo, y si Piñera aparece un día a rezarle tampoco lo dudo, todo dependerá de que digan las encuestas. Todo lo que salga en la televisión vale, para el populacho bárbaro, y para los que viven de este populacho.

    ResponderEliminar