El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


lunes, 11 de junio de 2012

EL PAÍS DE LOS SIMIOS.

Hoy no podré cumplir con los deseos de mis amigos del blog y presentar una foto de “buen calibre”, los acontecimientos de este domingo, no me han dejado más remedio que descender varios peldaños en la escala evolutiva para escribir sobre el tema. A eso de la 10 de la mañana del domingo recién pasado, una manada de primates de la especie “australopitecus chilensis”, se empezó a aglutinar frente a la entrada de un teatro capitalino. La manada se comenzó a reunir, emitían sonidos ininteligibles para un oído humano no experimentado, tal vez algún antropólogo podría describirlos y contarnos si eran alertas de invasión de territorio, rituales de apareamiento, o sonidos que les permitían identificarse como uno de los suyos. Asechaban a las presas previamente identificadas, los ojos se les enrojecían y los sonidos aumentaban en volumen y diversidad. La ley de la selva reinaba en todo su esplendor. Una vez que sus víctimas comenzaron a salir de sus quehaceres y se batían en retirada, la manda comenzó a disgregarse, su instinto los llevó inconscientemente a premunirse de armas que están en la naturaleza, restos de árboles y piedras al por mayor comenzaron a volar sin destino. Por un momento recordé a sus parientes, los “australopitecus albos”, y los “australopitecus azules”, primates emparentados en primer grado, que se comunican cantando “salta en el tabloooooon”, “salta en el tablooooooon”, acompañados de agitamiento de brazos, y correrías hacia arriba y hacia abajo. Mezclados entre los primates, aparecieron parientes de la misma rama de los que el Almirante Merino definía como Auquenidos metamorfoseados que aprendieron a hablar pero no a pensar, que escupían y ensalivaban a todo lo que se movía, repartiendo gérmenes para los que tal vez ellos tengan anticuerpos, pero que pueden afectar a quienes no pertenezcan a su raza, lo que confirma la tesis de que Chile fue colonizado por tribus que llegaron desde el norte, y estos son una nueva oleada. Los simios, en un momento de descuido de los guardaparques que los custodiaban con la orden expresa de no tocarlos para no causarles ningún daño que pudiera ser motivo de queja de Greenpeace, invadieron una automotora, treparon a los automóviles impulsados ágilmente por sus extremidades posteriores, y tal como su instinto les demanda y como la científica Diane Fossey muestra en sus documentales, golpeaban los automóviles con una roca pensando en que era una gran nuez que les quitaría el hambre, y con ramas cortadas de árboles que encontraban a su paso rompían los parabrisa donde se reflejaba su imagen pensando que correspondía a un invasor de otra manada. Como vemos, ayer se exhibieron dos documentales, uno histórico, y otro sobre la evolución del hombre. Fue una tarde de televisión cultural digna de National Geografic.

12 comentarios:

  1. Cuando el estado condona la violencia, la está premiando. Un premio es un incentivo.

    ResponderEliminar
  2. RJ. Tal como dijo don Hermógenes en Tolerancia Cero, ninguno de estos energúmenos pagara los danos causados, ni irá a la cárcel.

    ResponderEliminar
  3. je...je...je...MAXIMO, debieras escribir alguna columna en la Prensa criolla, tienes una facilidad impresionante.
    Buena descripcion de lo sucedido ayer.
    Agil, elocuente, imaginativa, con sentido del humor.

    Los alemanes hablan del "cochino perro" que los hombres llevan adentro. Bueno, aqui fue "el cochino mono"...y para eso debiera estar la Policia y los Tribunales.

    Seguro que a todos esos primates la tarde de jolgorio les va a salir gratis. Y vamos a la proxima entonces.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Máximo:

    De verdad no entiendo como puede existir gente que anda con la bandera de lucha de la libertad de expresión y a la vez son los mas dictadores Morales de quien puede y tiene derecho a opinar.

    De verdad me da vergüenza y asco la forma en que estos energúmenos estaban afuera tirando escupitajos a la gente que iba saliendo, es la ofensa mas ordinaria que conozco. Ellos tendrán en mente algún acto en contra cuando celebraron la estatua de Allende? El museo de la Desmemoria? Y tantas cosas mas!!!!!

    A veces me digo: que gente con poca educación y falta de respeto. Pero vieron las noticias? CHV decía al mostrar los incidentes: "dado que carabineros ataco a la gente que protestaba pacíficamente, además de tirarles gas y agua, es que jóvenes encapuchados comenzaron a defenderse de los ataques con piedras". POR FAVOR! si a piedrazos y escupos estaban, solo porque gente decente fue a ver un documental!!!!!

    Adicionalmente, muestran como un (perdón) weon le tiraba escupos y piedras en la cabeza a una persona de edad (piedras que podrían matarlo) y un carabinero en acto de paz y defensa ante el agresor, le pego un lumazo, cayendo a la calle. Que hizo la gente? Lo insulto y dio su nombre para que funaran al carabinero!!!! No es lo mas estúpido que pueda pasar? Lamentablemente así esta Chile y cada día da mas señales a delincuentes y terroristas de que puedan hacer lo que quieran. Como dijo ayer Hermogenes: les garantizo que ninguno será culpado. Dicho y hecho.

    Además, cual es la razón para el ataque a la automotora? El dueño era pinochetista y lo vieron, por eso el ataque? No, solo son vándalos que quieren destrozar y robar, pensando siempre que nunca serán NI multados.

    Horrible lo de ayer.
    Saludos estimado

    ResponderEliminar
  5. En mi último post, los comparo con las Fuerzas de Choque de los nazis y de los que había en la UP.
    Parece que el almirante Merino no estaba equivocado con su definición de los zurdos como Auquenidos metamorfoseados.

    ResponderEliminar
  6. Andrés. No creo que ningún diario me publique, entre los periodistas izquierdistas y el miedo a las funas por tener un columnista “facho”, decirle simio a un simio sería demasiado real.

    Rodrigo. Es vergonzoso y asqueroso, pero tan real como todos vimos y tan tolerable por las autoridades como se prueba en sus declaraciones. El Alcalde de Santiago reclamaba por los “incidentes”, aunque nunca he leído que culpe a los comunistas, eso le podría costar la reelección. Es más rentable disparar a la bandada.
    La automotora estaba ahí, eso es suficiente para estos tipos.

    Javier. Los nazis al menos no reclamaban cuando les pegaban, eran mas machitos que estos maricones y vividores del dinero de los contribuyentes. (Que conste que no soy Nazi).
    Y el Almirante Merino sabía lo que hablaba, es cosa de ver la televisión. Lo que no sabían ni se imaginaban ni él ni el presidente Pinochet, es con la clase de ratas traicioneras que se relacionaban.

    ResponderEliminar
  7. Que simios? esos no son simios son ratas rabiosas que salieron de sus cloacas a vomitar su odio. Lo malo es que como ratas se están multiplicando muy rápido. Se necesita urgente un desratizador.
    Lo más chistoso es que sujetos como Zalaquett le atribuyen a los organizados del acto en el Caupolican, la violencia desatada por las hordas de ratas. Es muy weón. Nadie debe votar por ese vendido.

    ResponderEliminar
  8. Hunter. Son lo peor. Mentirosos, intolerantes, delincuente, vividores. ¿Para que seguir?. Y lo peor es que la “nueva derecha” los apoya. Hay que ser muy vendidos para mantener el poder a ese costo para el País.

    ResponderEliminar
  9. Maximo.
    Recuerdas la película 'El hombre omega' o el remake 'Soy Leyenda'. Estos tipos se convierten como los mutantes.

    ResponderEliminar
  10. Pero, para la prensa, el único "simio" fue un Carabinero que tuvo la mala ocurrencia de defender con una luma a un anciano asistente al teatro que iba aser golpeado por un "noble y hermoso joven idealista". Todo esto bajo el silencio tácito del Director General de Carabineros, que le abrió un sumario al carabinero.
    Y todos felices.

    ResponderEliminar
  11. Jagarcia. Faltó la pura música.

    Javier. No la recuerdo, pero ya me imagino de qué se trata.

    Cristian. El carabinero cometió un atentado contra los derechos, no se si humanos o animales. Veremos si lo persiguen por un crimen de lesa humanidad, o por un atentado ecológico.

    ResponderEliminar