El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


viernes, 15 de junio de 2012

ES EL MERCADO ESTÚPIDO!!!!.

Según datos proporcionados por la Superintendencia de Bancos e instituciones financieras(Sbif), en el momento en que el gobierno lanzó su populista plan de rebajar por ley la tasa máxima convencional que se utiliza para créditos de consumo menores a UF 200 ($ 4.4 millones de pesos), del 50% al 45% y con el tiempo al 35%, esta llegaba al 50.3%. Desde ese día, la tasa no solo no ha bajado, sino que ha estado subiendo paulatinamente durante seis meses seguidos, y hoy se sitúa en un 51,39%, y ha llegado a un máximo de 55,29% anual. ¿Por qué pasó esto?. Bien simple. Parafraseando al ex presidente Clinton: Es la economía, estúpido!!!!. En este caso, se podría decir: Es el mercado estúpido. (Por si acaso, los estúpidos son los “genios” del gobierno, no ustedes). El perdonazo de Dicom para los vivarachos; La serie de indicaciones y modificaciones por parte de parlamentarios de la Concertación a dicho proyecto (desde donde seguramente saldrá un Camello); Los efectos de la crisis internacional, que han provocado un aumento en el costo de fondeo (financiamiento) en la banca europea, que es de donde mayoritariamente se financia la banca chilena; Y aunque no se mencione por razones políticas, el previsible aumento de la cesantía producto de la misma crisis europea o mundial, son factores que han incidido en el alza sostenida de la tasa máxima convencional. El gobierno y la oposición, sin embargo, siguen intentando doblarle la mano al mercado, es decir, a la realidad, y pretenden establecer una nueva fórmula de cálculo de la tasa de interés mencionada. El Senador PPD Eugenio Tuma, se reunió con el subsecretario de Hacienda, Julio Dittborn, y luego, el legislador declaró: “hemos acercado posiciones sobre el criterio de la base una base de calculo más objetiva y que consideraría el promedio de intereses de colocaciones sobre UF 200 más un diferencial de gastos administrativos y de riesgos”. El actual factor que calcula la máxima convencional es de 1,5 veces el interés corriente, que hoy se encuentra en un 34.26%, y el gobierno pretende bajarlo a 1,35 veces. Hasta el momento, el gobierno quiere dejar la dichosa tasa de interés en un 40%, el Senador Tuma en un 30%, y algunos parlamentarios en un 25%. ¿Quién da mas?. Se reciben apuestas. Bueno, esto se esperaba, por lo tanto sin chistar. ¿Y que dicen las empresas de todo esto?. ¿Como pretenden enfrentar los cambios?. Veamos: Según las multitiendas, el caso de La Polar y el borrón y cuenta nueva han incentivado los impagos, algo que ya escribí en un blog pasado, entonces se han tomado las siguientes medidas por el momento: Falabella: Exigía un ingreso mínimo de $150.000 para otorgar una tarjeta, hoy solicita $350.000, y una antigüedad en el trabajo de al menos 12 meses. Presto: Pide una renta de $350.000. ABCDIN: Subió el requisito de renta de $100.000 a $250.000, la pensión mínima que se exigía a los jubilados subió de $75.000 a $150.000. Ripley: Solicitaban una renta de $120.000, hoy ven caso a caso. Hites: La empresa dice que ellos y sus competidores han ido elevando las exigencias y perdiendo a los clientes de menores ingresos, solicitan una antigüedad minima de 12 meses en el trabajo, y ya no se entregan tarjetas a dueñas de casas. En fin, la industria del Retail asegura que se redujeron los cupos para apertura de tarjetas en un 20%, y que dejarán de atender a entre el 10% y 15% de sus clientes. Como vemos, el mercado ya está anticipando la crisis global, y las nuevas leyes que se les ocurren a los políticos para subir en las encuestas. Por su parte, los clientes desatendidos por las empresas de Retail, como no podrán dejar de consumir, tendrán que solicitar financiamiento a algún Al Capone criollo, y si no paga no le mandarán cartas a su domicilio, sino que “le harán una oferta que no podrá rechazar”, o les romperán un par de costillas y los lanzarán en algún callejón oscuro. Como podemos ver. Es el mercado estúpido!!!!.

6 comentarios:

  1. MAXIMO, yo suelo coincidir contigo en practicamente todo lo que escribes pero aqui tengo mis dudas que te las expongo.
    Me han dicho, y no lo se, que en Chile se aplico una receta de Hayek que tenia un tope de l5 años, esto era privilegiar a la Gran Empresa comn creditos baratos que se tomaban de los Fondos de Pensiones y que ellas trasformaban en creditos usurarios. Digamos recibian a uno y colocan al 50%.
    Este espolonazo necesario en los años de la crisis, l986, debia concluir en el 2.000, pero ha seguido hasta ahora.
    Entonces obligan con acosos publicitarios a la gente a endeudarse. No le gustan los clientes que pagan al contado. Yo ayer fui al Easy, en la Caja me cobraron $84.000 pero, me dijo la cajera, "si paga con tarjeta(Easy supongo) le bajamos a $74.000"Como pague al contado me bajaron a $81.000.
    Entonces, una cosa son los creditos sanos y otro esta mafia usurera que acosa a la gente pobre, las ordeña, la esclaviza, y despues, si viene la quiebra como en Europa o en EE,.UU dicen ¡ay, no podemos quebrar porque somos demasiado grandes."
    No tengo nada de claro este cuento.
    Creo que los de la Maffia que te quiebran los huesos ya llegaron, y estan en el Retail, en los Bancos, y que su teoria de "democratizar" el Credito es la misma del Usurero de la esquina que dice "yo no obligo a nadie, peor es que la gente no tenga credito"
    A nivel mundial la misma maffia.
    Obligaban a las naciones a endeudarse y despues querian que les pagaran las deudas.
    Enfin, te dejo la consulta....

    ResponderEliminar
  2. Andrés. Lo que escribí hoy y lo que tú dices, son cosas distintas. Lo que tú dices sobre esos 15 años no creo que sea así. Lo de las tiendas que prefrieren vender a crédito en lugar de al contado es cierto, pero eso tiene que ver con las conductas monopólicas.

    Mi blog de hoy, solo pretende demostrar que mas allá del sistema que tengamos y como funcione, el Estado, al utilizar medidas políticas para intervenir en un mercado, solo causa mas problemas de los que pretendía solucionar. El objetivo que anunció Longueira era uno solo, que la gente pudiera comprar con menos intereses, que los pobres tuvieran acceso a crédito, y para eso borraron el historial de Dicom. Resultado: La gente comprará con intereses más altos, los pobres tendrán menos acceso al crédito, y todo gracias al borrón y cuenta nueva de Dicom. Es decir, les salió todo al revés.

    Sobre lo que tú dices, me comprometo a escribir un blog la próxima semana.

    ResponderEliminar
  3. El ex director del Sernac hace lobby para que los deudores morosos se puedan declarar en quiebra y hacer perro muerto en forma legal.

    ResponderEliminar
  4. RJ. Ese asunto de la quiebra de las personas, está en directa relación a lo que digo en el blog. Por ejemplo, si las personas pueden quebrar y TODAS las deudas, ingresos y el comportamiento financiero de cada cliente son de conocimiento público para las instituciones que otorgan créditos, algo que hoy no ocurre ya que se conocen las deudas de la banca pero no la del Retail, y no hay borrones de Dicom, entonces la quiebra de las personas sería positiva ya que desincentivaría a las empresas que otorgan créditos a prestar a tontas y a locas. PERO, y aquí esta el asunto político, habría muchas personas a las que no se les prestaría ya que serían muy riesgosas, entonces, o tenemos un sistema financiero que presta menos pero bien, o tenemos un sistema financiero que presta mas pero con mas riesgo y por lo tanto con mayores tasas de interés y al que tendría acceso menos gente. Lo demás es música.

    Lo que quiere el gobierno, es crear un engendro que preste barato, a todos, y que todos crucemos los dedos para que no quiebre. ¿Te suena a Europa?. A mi si.

    ResponderEliminar
  5. MAXIMO, hoy sabado leia en El Mercurio, los "Temas Economicos" y su autor era un "clon" tuyo, afirmaba lo mismo y casi diria con igual pluma....je..je
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Andrés. Lo leí recién. Dice lo mismo. Hay que tener cuidado cuando se va en contra del mercado para tratar de “hacer el bien”.

    ResponderEliminar