El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


jueves, 14 de junio de 2012

GUERRILLEROS RURALES IMAGINARIOS.

El juego de palabras para decir que lo que parece ser no es, y es otra cosa que se parece pero no es lo mismo, ¿se entiende?, es en Chile algo habitual. Una mezcla de hipocresía, corrección política, miedo al ridículo, a ser funado, a no estar con la mayoría, en fin, miedo y falta de convicción. La última novedad de este chilenismo, se ha producido en la zona de guerra de la región de la Araucanía, donde el fiscal regional Francisco Ljubetic, declaró que en la zona actúa una “guerrilla rural”, algo que todos sabemos y vemos casi a diario por la televisión. Ljubetic dijo: “Para nosotros no es nuevo que estos grupos atacan predios, personas, vehículos. Vienen desde 2005. Estas manifestaciones son con planificación, con una organización independientemente del numero de participes, que además de estar armados tiene toda una lógica de apoyo para realizar este tipo de hechos. Claramente eso, si lo busca en un diccionario, la única definición posible, es una guerrilla rural”, y agregó que: “Es un tema preocupante, ya que (los atentados) se incrementan no solo en numero sino que también en violencia”, y para terminar de aclarar lo que no es necesario aclarar ya que está mas claro que el agua, dijo: “Hay personas llamando a ejercer actos de violencia que no se condicen con un Estado de Derecho y un sistema democrático”. Y claro, como la zona de la Araucanía queda en Chile, los “si bien es cierto, no es menos cierto” no se hicieron esperar. El Seremi de gobierno de la región, Mauricio Ojeda (empleado del payaso sonriente tenía que ser) dijo que discrepaba de la calificación de guerrillas, que eso era en el siglo XX, y que correspondía a grupos insurgentes que se enfrentaban con armas de fuego a militares, y que eso no ocurre bajo ningún punto de vista. Ojeda tiene toda la razón, estamos en el siglo XXI, por lo que no anda tan perdido en la fecha, se ve que el hombre al menos tiene un calendario en su oficina, lo que no tiene ni en su oficina ni en su casa es televisión, y al parecer es Seremi de la región sin haber pisado nunca la zona, ya que no sabe lo que todos sabemos, o es un chupa medias del payaso y dice lo que tiene que decir para conservar la pega que le dieron. Otro fue el dirigente de la multigremial de la zona, Emilio Taladriz, quien fue capaz de decir lo siguiente: “Lo hechos que él (Ljubetic) describe existen, y en eso estamos de acuerdo. Hay un conflicto casi fuera de control en puntos muy específicos, pero no lo calificaría de guerrilla”. Para Taladriz entonces, el problema no es lo que pasa en la región, sino que el nombre que se le da a lo que pasa, y si hubiera una guerrilla, la solución es cambiarle el nombre. Que a sus afiliados les quemen las casas, fundos, autos, camiones, maquinaria, y todo lo que los guerrilleros que no son guerrilleros encuentren a su paso, no es tan importante como para decir alguna cosa que pueda molestar a algún guerrillero que no es guerrillero, y estos puedan decidir quemarle la sede, su casa o cualquier otra cosa en represalia por decirle guerrillero a un guerrillero. El tercero en opinar fue el presidente de los transportistas de Temuco, José Villagrán, quien se declaró “impresionado con esta apreciación” – pobrecito, que alguien corra a traerle un agüita de melisa o manzanilla para que no le de un soponcio al pobre de Villagrán-. Luego de reponerse de la impresión que le causaron las declaraciones del fiscal Ljubetic, Villagrán espetó la siguiente frase para el bronce: “Yo no manejo esos términos. Si uno lo ve como un ciudadano cualquiera, pareciera que hay una guerrilla, pero son muy peligrosos los términos que se están utilizando”. Ahí estaba el asunto que yo no entendía, esto no hay que verlo como un ciudadano cualquiera, ya que ahí parece guerrilla. Pero no lo parecería si lo viéramos con otros ojos. Pucha, ahora me queda claro, todo depende de cómo se vean los incendios y balaceras a Carabineros, el problema es que como yo soy un “facho”, veo cosas que no son. Y terminó diciendo algo para lo cual no tengo palabras para calificar: “Eso significaría que los terroristas (nótese que utilizó la palabra terroristas, pero dice que no son guerrilleros) están sobrepasando a la autoridad”. A no si no, hace rato que la autoridad está sobrepasada, aunque claro, todo depende de los ojos con que se vean los actos guerrilleros de los que no son guerrilleros. No faltaba mas.

6 comentarios:

  1. En esto estoy de acuerdo con los payasos, pero por causas totalmente distintas... sucede que no son una guerrilla, por que se sabe quienes son, se sabe dónde viven (no es broma), los más violentos, son menos de 20 tipos, y es el mismo grupo que viaja de lado a lado haciendo sus gracias. Si el chiste acá es, que sabiendo quienes son los gallos, siguen libres, por la complicidad de los jueces de mierda de este país de broma, la incompetencia de los fiscales, que no les dio para la práctica privada de la profesión, y la cobardía supina, de la familia de patanes que infecta la moneda.

    ResponderEliminar
  2. Heitai. Si les preguntas a los 20 tipos, seguro que ellos mismo se declaran guerrilleros. En todo caso, el punto es que si alguien osa llamarlos guerrilleros, combatientes, comunistas, amigos de las Farc, terroristas, o como sea (porque algo tendrán que ser), el resto de la gente salta a apaciguar las cosas. Los entiendo, tienen miedo, ya que como tu bien dices en el resto de tu comentario, nadie los defiende, y si se defienden solos los secarían en la cárcel. Es increíble como unos pocos “lo que sean”, tienen de rodillas a toda la zona.

    ResponderEliminar
  3. Este conflicto fue copiado de Chiapas, México. La diferencia es que los medios chilenos llaman "comuneros" a los guerrilleros y la nueva derecha cree que los ofertones pacificarán a los violentistas.

    El senador Alberto Espina solía denunciar la pasividad de la concertación para enfrentar el conflicto mapuche, pero desde que la nueva derecha llegó al gobierno, Espina no ha vuelto a referirse al tema.

    ResponderEliminar
  4. RJ. Chiapas, Colombia, Perú con el Sendero Luminoso, son todos lo mismo, la misma ideología, el mismo manual; “intelectuales”, políticos y periodistas ayudándolos, en fin, la misma película pero con otros actores.

    Tienes razón con lo de Espina, ni me acordaba de eso. Hablaba hasta por los codos, y ahora calla. Seguro que también le molestó lo de guerrilleros, y cualquier cosa que no sea decirles nobles, grandes y hermosos.

    ResponderEliminar
  5. Un columnista de 'La Nación' escribió una columna 'Los abusos de la palabra 'terrorismo', donde decía que Mandela no fue terrorista y donde los detenidos desaparecidos no eran terroristas. Mandela fue terrorista,y luego cambió en la cárcel.

    Todos los columnista son de izquierda.

    ResponderEliminar
  6. Javier. El papel lo aguanta todo, y la pantalla de un televisor también.

    ResponderEliminar