El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.

La “clase” política. (Valparaíso, 11 de marzo de 1990)


miércoles, 13 de junio de 2012

VERDADES OFICIALES.

A propósito de la obsesión de la izquierda de reescribir la historia y borrar de ella todo rastro de sus crímenes, Josef Stalin, el ídolo máximo del partido comunista chileno de Gajardo, Tellier, Vallejos y otros personajes del mismo tipo, quien gobernó con mano de hierro e instinto criminal la Unión Soviética durante los años treinta y cuarenta del siglo pasado hasta su muerte en 1953, pasó a la historia por sus famosas purgas, en las que liquidaba y mas aun, exterminaba masivamente a sus adversarios políticos —unos 700.000 fusilados— y uno de cuyos ejemplos más conocidos fue Trotski, asesinado en 1940 en México por el estalinista Ramón Mercader. Sin embargo, el asesinato de los rivales no era suficiente, porque quedaba la memoria. Por eso, durante años, fue una práctica habitual del régimen comunista, borrar toda huella del pasado que pudiera ser comprometedora para sus intereses y que se pudiera usar en el futuro para reescribir la verdadera historia. Así, el nombre del disidente que caía en desgracia era suprimido de libros y enciclopedias, y las fotografías en las que aparecía con Stalin o con otros líderes del partido o del Gobierno eran manipuladas por su aparato de propaganda. Del tipo no quedaba ni rastro, como se puede apreciar en la foto que hoy encabeza el blog. En la foto de la izquierda, se puede apreciar a Nikolai Yezhov junto a Josef Stalin, quien era comisario político y mano derecha de Stalin en la etapa de la Gran Purga, entre 1936 y 1938. Mólotov y Voroshílov, otros dos de sus colaboradores mas cercanos, aparecen también en la fotografía. Sin embargo, Yezhov cayó en desgracia y fue ejecutado en 1940, por lo que la imagen fue retocada y su figura suprimida, tal como aparece en la fotografía de la derecha. En Chile, se ha aplicado esta táctica de ocultar la evidencia para desinformar a las nuevas generaciones de lo ocurrido en los años ’60 y ’70 del siglo pasado, época en la cual el marxismo se declaró partidario de la vía armada para tomar el poder, y casi logra instaurar la dictadura del proletariado, de no ser por la oportuna intervención de las fuerzas armadas y carabineros de Chile. Hay que seguir combatiendo la desinformación de la izquierda, que cuenta con la complicidad de los medios de comunicación y ya desde hace un tiempo de los traidores de la ex derecha y la democracia cristiana, impulsores del pronunciamiento militar del que ahora aparentemente no recuerdan nada.

10 comentarios:

  1. La izquierda le teme al debate y la libertad.

    Me causa risa que los académicos con títulos de Magister en Ciencias Políticas y doctorados insistan en comparar a Pinochet con Hitler, a sabiendas que saben la etapa previa en diversos foros y columnas. No resiste el menor análisis.

    Cuando José Piñera comparó a Allende con Hitler, la izquierda se enfureció.

    La ley que ha mencionado sobre el odio antes y después del documental, ilustra que no quieren debate.

    Nos quieren censurar y callar, los mismo que teníamos libertad de pensar.

    ResponderEliminar
  2. En la novela "1984" una de las tareas del personaje Winston Smith es borrar de los registros a personas que han caído desgracia dentro del partido.

    ResponderEliminar
  3. RJ:
    Acuérdate que el Informe Valech les borraba el prontuario de terrorista a los izquierdistas.

    ResponderEliminar
  4. La columna de Daniel Mansuy en 'La Tercera' es muestra que los académicos de derecha aún no se dan cuenta que la izquierda es como el Islam.

    ResponderEliminar
  5. Javier. Claro que la izquierda le teme al debate, eso significa argumentar, y la izquierda no puede hacerlo, ni la izquierda marxista, ya que no puede justificar la dictadura del proletariado, ni la socialdemocracia que no puede justificar los mal llamados estados de bienestar que tiene como destino final la quiebra al fomentar la vagancia.
    En cuanto a ley que quiere silenciar las opiniones discordantes con el discurso oficial, confirman lo dicho.

    RJ. No leí ese libro, pero lo nombran siempre y ya se de que se trata. El autor fue un visionario.

    ResponderEliminar
  6. don Javier, Daniel Mansuy es un niño que no ha cumplido aún los 30....No cacha nada

    ResponderEliminar
  7. La Izquierda vive despotricando contra el fascismo y olvida que ellos tambien lo son. Entre Hitler y Stalin no habia mucha diferencia. Uno asesinaba a "la raza" (judios) y el otro a la "clase social" (los burgueses)

    En Chile, sus metodos de intimidacion----funas y encapuchados---son metodos fascistas.

    Asi siembran odio y por supuesto cosechan odio.
    Es lo que sucedio en l973 y es lo que esta sucediendo ahora...falta la explosion...cada 50 años segun la Historia en Chile.

    Recuerdo un titular de La Segunda en tiempos de la UP,,,,,,
    ¡Junten rabia!

    Eso es lo que estamos haciendo.

    ResponderEliminar
  8. Andrés. Son todos iguales de asesinos, además, al que lo matan no le importa por qué lo hacen, mas le importaría que lo dejaran vivo. Veremos como evoluciona todo esto, en todo caso hay que considerar que si bien el populacho bárbaro es vago y vividor, ya se acostumbró a las bondades del capitalismo, y no es llegar y cambiarles la tarjeta de crédito por una de racionamiento. La gallada alega porque no conoce la escasez, si la hubiera, se les termina el comunismo, el idealismo, y todas esas leseras de un viaje.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, hay una diferencia, los rusos no tuvieron empacho, incluso antes de caer el comunismo, de reconocer los crímenes de Stalin y de hecho su cuerpo fue sacado del mausoleo de Lenin. Los rojos de acá salieron peor, no reconocen sus crímenes, los ejecutados por su brazo armado, el FMR, alteran la historia y de terroristas han pasado a ser blnacas palomas víctimas de "militares fascistas". Los rojos y sus secuaces, al contrario de sus colegas rusos, nunca van a reconocer nada, seguirán insistiendo en su "verdad oficial" que ha sido impuesta a las nuevas generaciones de chilenos.
    Hoy los zurdos se han dado cuenta que es un peligro la disidencia, que personas luchen contra esa verdad oficial y den a conocer la verdad real de lo ocurrido en el país entre mediados de la década del 60 y el gobierno de la UP y con el beneplácito del gobierno nuevamente reflotan la idea zurda condensada en un proyecto que sanciona con cárcel a quienes nieguen, justifiquen o minimicen los delitos de lesa humanidad cometidos en Chile. Lo que en buen chileno significa sancionar a quienes se manifiesten partidarios del gobierno militar, acallar la verdad real a como de lugar. Y quien está ahora metida en este proyecto? la inefable Rubilar lógicamente. Cuanta traición de estos miserables seudos derechistas.

    ResponderEliminar
  10. Hunter. Así es, los comunistas no reconocerán nunca nada, aunque los pillaran como al infiel en la cama de la amante, seguirían negándolo. Lo que pasa es que no les queda otra, si la verdad se sabe, ellos perderían el trabajo de lavado cerebral de los últimos 22 años. Por eso quieren presentar proyectos de ley mordaza, y la Rubilar y el resto de los socialistas infiltrados en la ex derecha llevan la voz cantante en este engaño masivo.

    ResponderEliminar